Capital, John Lanchester

Desde la ventana de su casa, el escritor John Lanchester ha creado en su nueva novela, “Capital“, un microcosmos centrado en la ficticia calle Pepys Road de Londres, en el que refleja la ciudad de antes de la crisis, con una serie de personajes que serán amenazados con una siniestra postal.

Esta obra empezó a tomar forma hacia 2006, cuando la crisis global todavía no se había hecho efectiva y la ciudadanía “tenía necesidad de obviarla”. Sin embargo, en su opinión, a poco que se fueran teniendo en cuenta algunos indicios, “era muy claro que llegaría el ‘crac'”. “En mi caso, veía como subían mucho los precios de las viviendas y cómo las piezas artísticas también aumentaban su valor“, ha precisado.

En “Capital”, el británico arma una historia de vidas cruzadas, de personajes que tienen que ver con la calle Pepys Road, desde un banquero de la City, siempre atento a la millonaria prima anual, a una familia paquistaní que regenta una modesta tienda de ultramarinos.

En este friso, también aparece una anciana que no sabe que en su casa hay escondido medio millón de libras, un albañil polaco, una cuidadora de niños española, un artista escandaloso llamado Smitty, o una joven promesa del fútbol, considerado el Messi de Senegal.

Un día, cada uno de los vecinos del lugar recibe una postal en la que se indica: “Queremos lo que usted tiene”, empezando cada uno de ellos a pensar qué es lo que poseen de mayor valor.

Lanchester, conocido especialmente por su novela “El puerto de los aromas”, reconoce que en un primer momento pensó que el “crac” económico se iba a basar en la propiedad y afectaría básicamente a una ciudad como Londres. “Nunca hubiera creído que la crisis fuera tan global y sistémica, algo que da miedo”, ha apostillado.

Ha querido crear una novela histórica, centrada en los años 2007 y 2008, escrita desde “la misma libertad con que lo hacía Dickens en 1850”, poniendo ante el lector el mundo de las finanzas y el de las desigualdades, “tan presentes hoy como en la época victoriana”.

Aunque cree que más que denunciar, lo que ha hecho es describir determinadas situaciones, sí considera que el lector verá “implícita la denuncia” en algunos momentos de la narración, en la que el sentido del humor está asimismo presente.

“Creo que en la vida hay una única verdad. La vida es trágica en su estructura y cómica en su textura, lo que he intentado captar al escribir sobre Londres”, ha apuntado.

Lanchester ha comentado que los diferentes personajes de clase media o baja de la trama pueden estar basados en personas que ve a diario por la calle, mientras que ha imaginado las vidas de los que tienen que ver con el mundo de las finanzas.

En este punto, ha indicado que habló con personas relacionadas con este ámbito, en el que se pagan primas millonarias a final de año por los beneficios obtenidos por las transacciones, se leen revistas en las que se sugiere cómo gastar el dinero y se acude de forma habitual a los partidos de tenis de Roland Garros.

A su juicio, “no son malas personas, pero sí son enfermos”, que no entiende cómo “pueden vivir tan alejados de la realidad del resto de las personas”.

En este retrato de la capital inglesa, tampoco se salvan del objetivo el mundo del arte o el del fútbol, donde “se ve muy claro que las normas que se imponen son las de los bienes de consumo“.

Preguntado sobre si cree que a Karl Marx le gustaría su novela, Lanchester ha aseverado que seguramente le encantaría “porque se sentiría reivindicado”. “El tema es siempre el mismo, lo único que cambian son las respuestas”, ha sostenido.

Por otra parte, tras acabar un ensayo también relacionado con la actual crisis económica global, porque había acopiado mucho material para la ficción, ha avanzado que está trabajando en un nuevo relato, que espera no se centre sobre esta temática. EFE Vía: El Confidencial

También puedes escuchar el podcast de la entrevista a John Lanchester en “Nunca es tarde” de RNE

 

FICHA TÉCNICA

Autor: John Lanchester

Editorial: Faber & Faber

ISBN: 978-0571234622

Num. Páginas: 592 págs.

 

capital

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!