¿Cuánto hace que no entras en una agencia de viajes?

Fueron un negocio a punto de la extinción durante los duros años de la crisis, entre 2008 y 2014, coincidiendo con la proliferación de portales especializados en servicios turísticos que ofrecían precios más baratos y la comodidad de diseñar tu viaje desde casa y a golpe de click. Las agencias de viajes tradicionales vieron peligrar su existencia no sólo por la aparición de sus homólogas online, sino también por la apuesta de la venta directa de los proveedores -especialmente compañías de transporte y hoteles- y por el cambio de mentalidad del nuevo, joven y moderno viajero: el internauta.

Internet desempeña hoy un papel fundamental a la hora de elegir destino vacacional. Según una encuesta de la Universidad Europea, este año ha sido el medio elegido por el 80% de las personas consultadas. Y según un informe de Booking, el portal especializado en reservas de alojamientos, el 44% de los viajeros lo ha hecho desde el móvil.

Desde 2014, las agencias de viajes online que operan en España han crecido un 18%. Entre ellas, las más conocidas son eDreams, Rumbo, Logitravel, Destinia, Kayak o Expedia además de algunos portales outlet como atrápalo, Groupon, Lest Bonus o Groupalia que también tienen un área destinado a grandes descuentos en viajes.

El crecimiento es muy superior al experimentado por las agencias de viaje tradicionales que han conseguido remontar la crisis y crecer un 6%. A pesar de ser inferior al de sus competidoras, el dato es positivo teniendo en cuenta que durante los años de la crisis, más de 4.000 agencias de viajes cerraron en España, algunas tan conocidas como Barceló Viajes, Viajes Iberia, y Viajes Marsans. Simplemente, desaparecieron o fueron engullidas por las cinco más grandes que suman más del 50% del volumen total de negocio y que sobreviven gracias al fenómeno de la franquicia (Halcón Viajes, Viajes El Corte Inglés, Viajes Eroski, Viajes Carrefour, Nautalia). Según la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), la actividad del sector tradicional crecerá, durante este 2017, y por tercer año consecutivo, hasta un 10%, situándose así en los mismos niveles anteriores a la crisis.

Los turistas vuelven a reservar con antelación y a ampliar la duración de sus estancias. El 80% de los españoles han optado este verano por el turismo nacional mientras que Europa, Estados Unidos, Sudeste asiático, Japón y los cruceros están siendo los destinos estrella.

Los nuevos viajeros están más informados, son más exigentes y más autónomos. Se calcula que un cliente internauta visita una media de cinco agencias online antes de contratar su destino (el trabajo no es fácil y hay que tomárselo con calma), frente a las dos visitas que un viajero tradicional puede hacer a una agencia de viajes física. ¿Cuáles son, pues, las ventajas de cada opción?

La diferencia radica en el tipo de viaje que se quiera realizar: si es económico y sencillo, el viajero optará por una agencia online. Si es complicado, buscará el asesoramiento y trato personalizado de un agente de viajes.

En general, las ventajas de acceder a una agencia online para planear un viaje son la comodidad de hacerlo desde casa, precios más baratos y variedad de ofertas. Para conseguir información adicional, el internauta consulta, además, fotos y chats que le ayudarán a despejar algunas dudas. ¿Y los riesgos? Algunas asociaciones de consumidores y usuarios advierten de varios: el precio final no suele ser el anunciado ya que no incluye seguros, tasas o gastos de gestión; tampoco suelen informar de los gastos añadidos como el exceso de equipaje; la política de cancelación no siempre es clara; y el proceso de reclamación suele ser más engorroso.

Por el contrario, las ventajas de las agencias de viajes tradicionales son el asesoramiento personalizado, el contacto inmediato en caso de alguna incidencia durante el viaje y el pago fraccionado. En definitiva, más seguridad.

Las agencias de viajes, tradicional u online, siguen coexistiendo aunque las primeras tendrá que seguir luchando por recuperar su lugar y sobrevivir en el futuro a través de estrategias más competitivas, con precios más asequibles y especializándose en productos diferenciados que la red no pueda ofrecer… de momento. Una u otra opción siguen siendo válidas. ¡Lo importante es viajar!

Autora: Elvira Calvo (11 agosto 2017)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!