Economía de guerra para superar septiembre

El mes de septiembre es sinónimo de gastos extras. Nos marca el fin de las vacaciones y el inicio de un nuevo curso. Es la vuelta a la normalidad y a la bendita rutina …. ¡a precio de oro! El noveno mes del año se vive como un infierno. Tras el verano, llegan los pagos de la Visa con la que nos hemos ido de vacaciones y de rebajas; además, hay que hacer frente a los gastos que supone iniciar una nueva temporada: colegios, academias, gimnasios, reformas, talleres, impuestos, etc. La cuesta arriba la sufren todos pero especialmente las familias con hijos en edad escolar.

El regreso a las aulas supone un gasto medio de 1.200 euros por niño, una cuantía superior a la media europea (974 euros) y todo un galimatías para muchas familias que deben cuadrar sus cuentas a la vuelta de las vacaciones de verano. Según el comparador de precios idealo.es, solo los gastos básicos (mochila, zapatillas, papelería, chándal y libros) suponen una media de 400 euros, a los que hay que unir los gastos de comida y transporte (entre 285 y 330 euros). Tal y como informa la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), además, dependiendo si el colegio es público, concertado o privado, hay que tener en cuenta los gastos destinados al uniforme (entre 132 ó 204 euros) o a la matrícula (unos 277 euros de media).

Es lo que tiene la vuelta al cole, un tema que preocupa al 60% de las familias españolas, según un estudio elaborado por Sondea para el portal Rastreator. Y es que el presupuesto familiar dedicado a la educación es una partida que ha ido aumentando a lo largo de los años, por eso, en muchos hogares se opta por reutilizar libros y ropas, ahorrar en transporte y comedor, eliminar actividades extraescolares, solicitar becas e, incluso, cambiar de colegio privado a público.

Septiembre es el período medio entre las pagas extras de junio y diciembre. Es una prueba a superar y para ello nada mejor que mentalizarse y marcarse un plan de consumo racional y responsable, comparando precios y listando prioridades. Pura “economía de guerra” para eliminar gastos innecesarios y afrontar la temida cuesta de septiembre:

  • Ahorrar energía (luz, gas, agua).
  • Comparar precios y aprovechar las ofertas, promociones y cupones descuento, especialmente en Internet.
  • Eliminar servicios y productos que no aporten nada: seguros con coberturas duplicadas, varias tarjetas bancarias, suscripciones a revistas que no lees o a gimnasios a los que no vas, cuotas de asociaciones etc.
  • Utilizar el transporte público, ahorrando en gasolina o estacionamientos.
  • Acudir al mercado de segunda mano o practicar la economía colaborativa.
  • Si te planteas nuevos retos en tus inversiones, huye de las propuestas arriesgadas.
  • Cambiar de piso o renegociar el alquiler.
  • Controlar el nivel de endeudamiento pagando en efectivo para un mayor control de los gastos, no suscribiendo préstamos y planificando la economía al detalle con un presupuesto.
  • Arreglar la ropa.
  • Dejar de fumar y gastar menos en salir a de fiesta.

Son algunos consejos que ya aplicaban nuestros abuelos en tiempos más difíciles. Porque recuerda, no hay mal que cien años dure. ¡Ánimo!

Autora: Elvira Calvo (12 de septiembre 2016)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!