El negocio de las bodas

Cada año se celebran en España más de 170.000 bodas aunque, según datos del Instituto Nacional de Estadística, el número se ha reducido un 16% en solo una década. Religiosa o civil, suponemos que todas se celebran por amor pero el quid de la cuestión es saber si ese descenso viene determinado por los cambios sociales o por el alto coste que supone un enlace, teniendo en cuenta que el precio medio de una boda ronda los 20.000 euros.

El precio depende de muchos factores: del número de invitados, del tipo de evento elegido, de si los trajes nupciales son nuevos o alquilados, de si hay luna de miel, … Pero en general, el desembolso económico por dar el sí quiero suele ser, además de alto, un quebradero de cabeza para casi todas las parejas que son, ahora, las que asumen el coste. Afortunadamente, eso de que pagara el padre de la novia, ya no se lleva. También es un quebradero para los invitados puesto que el precio medio de un cubierto ronda los 200 euros por persona, un despropósito en la época de la economía colaborativa que vivimos.

El banquete es la partida más cara. Al precio por cubierto, hay que añadir el coste del alquiler de espacios, la decoración, el aperitivo, la barra libre o la contratación musical (dependiendo de un DJ o una orquesta, el precio oscila entre los 700 y los 2000 euros). Mucho menor, pero no por ello menos importante, es inmortalizar el momento a través de fotos y vídeos. Esta partida suele alcanzar los 2.500 euros. Las invitaciones, los detalles y el transporte de invitados y, finalmente, el viaje de novios que depende, lógicamente, del destino elegido, también cuentan.

Capítulo aparte merecen los atuendos nupciales: comparativamente, el del novio suele ser más austero (alrededor de 1.200 euros) que el de la novia que, por tradición, suele ser desorbitado (alrededor de 2.000 euros) dependiendo de las calidades, los complementos (joyas, zapatos, ramo, etc), la peluquería y el maquillaje (hasta 600 euros).

El tremendo negocio de la moda nupcial merece un epígrafe final, sobre todo teniendo en cuenta que, en eso, España es toda una potencia mundial desde la década de los 90. Y es que los diseños made in Spain marcan tendencia en todo el mundo, lo que le convierte en un mercado singular, muy rentable, muy competitivo y en constante evolución. El mercado nupcial español marca tendencias, viste a famosos y celebrities e inspira a fabricantes y diseñadores de todo el mundo.

Aunque su volumen todavía es pequeño (nos gana China en cantidad, que no en calidad ni diseño), el sector mueve en España 1.300 millones de euros, lo que representa el 13% del mercado textil, según el informe Millennial Brides. Una cifra muy alejada de los 600 millones que facturan los estadounidenses David´s Bridal o Justin Alexander.

Aunque muy fragmentado, el mercado español está liderado por dos marcas principalmente, Pronovias y Rosa Clará, que se reparten el 70% del pastel (50 y 20 respectivamente). El tercer grupo es GB Design Group, cuya marca principal es Cabotine, seguido de otras pequeñas y medianas empresas y pequeños talleres centrados en Barcelona y Sevilla. En total, 700 empresas y 6.000 empleados que hacen de España el segundo productor del mundo (755.000 vestidos al año) y uno de los que más exporta: el 70% se comercializa en Europa, el 10% en Asia-Pacífico, el 7% en Latinoamérica y el 5% en Estados Unidos.

Pronovias nació hace 50 años en un pequeño comercio de telas y encajes que regentaba un inmigrante turco, padre del fundador y propietario, Alberto Palatchi. Hoy es un próspero negocio internacional cuya cifra de negocio alcanza los 150 millones de euros y con presencia en 90 países. El año pasado, Palatchi vendió el 90% al fondo británico de capital riesgo BC Partners que valoró la firma en 553 millones de euros y que acaba de anunciar la adquisición de su competidora italiana, Nicole Fashion Group. Tamaño y volumen parecen ser las líneas a seguir para liderar el mercado mundial.

Por su parte, la diseñadora Rosa Clará, se formó en los talleres de Pronovias hasta que decidió ponerse por su cuenta en 1993. Hoy tiene una cuota de mercado del 20% y unas ventas que superan los 60 millones de euros, con 140 tiendas y más de 3.500 puntos de venta internacionales.

Lo dicho: ¡todo un negocio!

Autora: Elvira Calvo (31 agosto 2018)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!