El trading entra en nuestras casas

Si has visto cine americano de los 90, recordarás películas en las que mujeres y hombres con traje llamaban a gritos por sus teléfonos para adquirir acciones o se reunían en las bolsas de valores para comprar y vender. Éstos eran y son los llamados brokers. Pertenecer al gremio parecía complejo y lleno de hermetismo. Hoy en día el modelo financiero ha facilitado su uso y cada vez son más los particulares que ven en esto la gallina de los huevos de oro. Un claro ejemplo es el trading, un modelo de compra y venta de productos financieros que se ha popularizado en este último lustro, llegando a especularse hasta su uso.

El trading se basa en la compra y venta de valores subyacentes normalmente en operaciones intradiarias, es decir, una operación abierta y cerrada en un periodo de 24 horas. Pero, ¿Qué es un valor subyacente? Es un activo real o financiero en el que se basa un derivado, que éste a su vez se basa en el precio de otro activo como el oro o materias primas.

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías basadas en Internet y un servicio de broker que te proporcione el acceso a la plataforma, quién quiera puede realizar trading. La creencia popular determina que es fácil. Sin embargo, datos oficiales concluyen que sólo el 5% gana una cantidad considerable. En este formato es muy común el apalancamiento. Consiste en que el broker, con el que estás operando, te presta dinero para realizar tus operaciones asumiendo tú el riesgo. No obstante, es interesante saber que con el trading puedes marcar un mínimo al que puede bajar el producto que has obtenido, de tal manera que si llega a tal punto tienes la orden de venderlo y por lo tanto minimizar la pérdida. Además, es un mercado muy líquido en el que es fácil la venta a pesar de que su valor baje. Una clave para que esto funcione tiene nombre: especulación.

Además de lo anteriormente comentado, ¿Qué hace que el trading sea tan popular? Sin duda es el espíritu emprendedor que ha emergido desde la gran crisis de 2008. El mercado más importante en el que opera es el FOREX (mercado de divisas) a pesar de su gran volatilidad y riesgo (si un valor baja un poco la pérdida puede ser muy grande y viceversa). Este mercado es de fácil acceso, con gran demanda y posibilidad de aprender con cuentas de demostración. Las jóvenes criptomonedas (puedes conocer más en el anterior artículo que hablamos sobre ello) viven su momento más dulce, el cual está siendo aprovechado por el trading. Aunque no llegue al 10% el volumen que ocupan los inversores minoristas (el resto es de los grandes bancos y los fondos de capital riesgo) esto supone 250 mil millones de dólares en operaciones diarias.

Las finanzas no tienen fin y sigue sin preocupar que adelante hasta cinco veces el volumen de la economía real. El trading es una manera de ganar dinero fácil y rápido. De perderlo también. Pronto se verá si este espejismo es una ilusión que de lejos se veía venir.

Autor: Daniel Moreno (27 abril 2017)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!