El Traductor de Google: ¿Listo para el mundo empresarial?

06/08/2015 | Michael Skapinker (Financial Times) – Financial Times Español

Si estás de vacaciones en un lugar con un idioma diferente al tuyo, quizá puedas ayudarme probando el recientemente ampliado servicio de traducción visual del Traductor de Google.

Primero necesitas descargar la aplicación del Traductor de Google en tu teléfono y poner el idioma que deseas traducir. A continuación, toca el icono de la cámara, enfoca un letrero y observa como Google traduce al inglés.

Yo obtuve resultados ambivalentes traduciendo imágenes basadas en la pantalla desde mi escritorio. Google tradujo un letrero en español al inglés como “no váyase sobre motoneta”, lo cual es literal, si no gramaticalmente correcto. La traducción de un letrero en alemán como “peatones por favor otro lado de la calle usar” también sugiere que la herramienta de traducción visual pretende ser más funcional que ‘elegante’.

La semana pasada, Google anunció que iba a aumentar de siete a 27 el número de idiomas que se pueden traducir a través de la cámara. Los idiomas disponibles ahora van desde finlandés hasta filipino.

Aunque los resultados sean algo deficientes (y puede que los tuyos sean mejores), la traducción visual representa un logro significativo.

Como lo explica Google, antes de que pueda traducir las palabras, la aplicación tiene que identificar las letras, separándolas de los objetos circundantes — tales como árboles — e ignorando manchas y borrones.

Google revela que la aplicación encuentra las letras observando los “grupos de píxeles que tienen color similar y que también están cerca de otros grupos similares de píxeles”.

La traducción visual mejorará, de la misma manera que ha sucedido con el sistema de traducción de escritos por teclado del Traductor de Google. Eso también es un logro.

En su libro ‘El pez en la higuera’, David Bellos, un experto en lenguaje de la Universidad de Princeton, afirmó que Google ha creado un nuevo tipo de sistema de traducción.

También lleva a cabo búsquedas en informes de empresas, libros y artículos publicados on line en más de un idioma.

En lugar de traducir lo que tú le pides que traduzca, el Traductor de Google busca en dónde tus frases u oraciones ya han sido traducidas y decide, estadísticamente, cuál es la mejor versión posible.

Puede que tú hayas notado que, como el Sr. Bellos nos dice, el Traductor de Google — aunque utiliza la computación súper rápida y la minería de datos — está “construida basándose en los millones de horas de trabajo de los traductores humanos”.

Google también requiere de los seres humanos para mejorar sus traducciones. Si utilizas el Traductor de Google a través de la función de traducción escrita por teclado, verás un pequeño ícono que dice “¿No es correcto?” que te permite enviar tu propia traducción con mejoras.

Aunque el Traductor de Google ha mejorado, todavía no es lo suficientemente bueno como para que un negocio respetable lo utilice, a no ser para obtener una idea general de lo que otra persona ha dicho.

Definitivamente no debes utilizarlo para proporcionar una traducción de tu sitio web corporativo. “Todo esto nosotros anima continuar con nuestra metas voluntarismo”, es como el Traductor de Google tradujo una declaración en francés la semana pasada de Sébastien Bazin, el director ejecutivo de Accorhotels.

La función verdaderamente impresionante del Traductor de Google es su opción de voz. Tú tocas el icono del micrófono, dices algo en tu idioma y lo escuchas de vuelta traducido. Esta funcionalidad está destinada a servir como un intérprete de bolsillo.

Lo he probado tanto para el francés como para el griego. Los resultados fueron lo suficientemente impactantes como para preguntarme cuántas empresas lo habrán utilizado para conducir discusiones entre personas con diferentes idiomas.

En un sinnúmero de casos hoy en día, estas conversaciones se llevan a cabo en inglés. Esto puede resultar difícil cuando el inglés no es la lengua materna de ninguna de las partes, y aún más difícil cuando se incorpora a un angloparlante nativo que desconcierta a todos con su charla coloquial y su lenguaje figurativo. La función de voz del Traductor de Google puede ser mejor que algunas de estas discusiones. Muchos de los matices se le escapan, pero con frecuencia lo mismo sucede de cualquier manera cuando las personas no están hablando en su propio idioma.

Para las conversaciones importantes, todavía necesitas a un intérprete humano calificado, y también necesitas a un traductor competente para los documentos, anuncios y materiales web de la empresa.

Pero ya no es imposible imaginar un día en el que — después de haber realizado una excelente labor y haber puesto en línea el producto final — muchos traductores humanos se habrán dejado a sí mismos sin trabajo.

 

Google Translate: good enough to use in business?

08/06/2015 | Michael Skapinker (Financial Times) – Financial Times English

If you are on holiday in a place with a different language to yours, perhaps you can help me by testing Google Translate’s newly expanded visual translation service.

You need to download the Google Translate app on to your phone and enter the language you wish to translate from. You then tap the camera icon, focus on a sign and watch Google translate it into English.

I had mixed results translating screen-based images from my desk. Google translated a Spanish sign into English as “not go in scooter”, which is literal, if not grammatical. A German sign translating as “pedestrians please other side of the street use” also suggests that the visual translation tool is intended to be functional rather than elegant.

Last week, Google announced that it was increasing the number of languages from which your camera can translate from seven to 27. The languages available now range from Finnish to Filipino.

However ropey the results (and yours might be better), visual translation is quite an achievement.

As Google explains, before it can translate the words, the app has to decide which the letters are, separating them from surrounding objects, such as trees, and ignoring smears and smudges.

It finds the letters, Google says, by looking at “blobs of pixels that have similar colour to each other and are also near other similar blobs of pixels”.

Visual translation will improve, just as Google Translate’s typing translation system has improved. That is also an achievement.

In his book Is That a Fish in Your Ear ? , David Bellos, a Princeton University language expert, says Google has created an entirely new type of translation system.

It also searches company reports, books and articles posted online in more than one language.

Instead of translating what you ask it to, Google Translate looks at where your phrases or sentences have already been translated and decides, statistically, which is most likely to be the best version.

You may have noticed, as Bellos tells us, that Google Translate, while relying on superfast computing and data mining, is “built upon the millions of hours of labour of human translators”.

Google also requires humans to improve its translations. When you use the Google Translate typing translation feature, you see a small icon saying “wrong?” that allows you to submit your own, better translation.

While Google Translate has improved, it is still not good enough for any credible business to use it for anything other than getting a general idea of what someone else has said.

You certainly should not use it to provide a translation of your corporate website. “All this we encourages it to continue with our goals voluntarism”, is the way Google Translate interprets a French announcement last week from Sébastien Bazin, chief executive of AccorHotels.

The truly impressive feature of Google Translate is its voice option. You tap the microphone icon, say something in your language and hear it repeated in translation. It is meant to be a pocket-sized interpreter.

I tried it for both French and Greek. The results were sufficiently impressive for me to wonder how many businesses have used it for discussions between people with different languages.

In many cases today, these conversations take place in English. This can be difficult when English is not the native language of either side, and even more difficult when a native English speaker turns up, bamboozling everyone else with colloquial chat and figurative language. Google Translate’s voice feature may be better than some of these discussions. Many of the nuances may be lost — but they are often lost anyway when people are not speaking their own language.

For the important conversations, you still need a skilled human interpreter, and you need a proper translator for company documents, announcements and web materials.

But it is no longer impossible to imagine a day when, having done such superb work and put it online, many human translators have done themselves out of a job.

Copyright &copy “The Financial Times Limited“.
“FT” and “Financial Times” are trade marks of “The Financial Times Limited”.
Translation for Finanzas para Mortales with the authorization of “Financial Times”.
  Copyright &copy “The Financial Times Limited“.
“FT” and “Financial Times” are trade marks of “The Financial Times Limited”.
¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!