¿Entiendes las liquidaciones de intereses que te hace tu entidad bancaria?

Esta semana explicamos En Letra Grande un documento de liquidación de intereses, algo que todos recibimos de nuestro banco pero que posiblemente nunca nos hemos detenido a calcular. En este caso mostramos la liquidación de intereses de una Imposición a plazo fijo, lo que más comúnmente conocemos como un depósito.

 

El plazo fijo es una opción de inversión a través de la cual se puede obtener un rendimiento conocido, y previamente pactado, al realizar un depósito de una cantidad de dinero determinada durante un periodo de tiempo establecido. La entidad bancaria durante ese tiempo utiliza el dinero libremente, comprometiéndose a pagarle al inversor una tasa de interés fijada de antemano.

 

Es decir, cuando dispones de una cantidad de dinero que no vas a necesitar en un tiempo, tienes la posibilidad de depositarla en una entidad bancaria a cambio de una rentabilidad. Tú y la entidad acordaréis la duración del depósito y el tipo de interés entre otras condiciones, previamente a hacerse efectiva la imposición. Durante el periodo acordado será la entidad quién disponga de esa cantidad de dinero.

 

La liquidación de intereses de una imposición a plazo fijo es el cobro del rendimiento de esa cantidad que se ha depositado en función de la tasa de interés acordada. Además también habrá que saber si el interés es fijo o variable, y cada cuanto tiempo se efectuará la liquidación, que puede ser trimestral, anual, etc.

 

El compromiso se documenta en un certificado de depósito en el que se incluye: datos del inversor y del banco, la cantidad depositada y la que finalmente se va a cobrar, la tasa de interés, y fechas de constitución y vencimiento de la operación.

 

La entidad bancaria emitirá recibos informándonos de cada liquidación. Uno de ellos es el documento que podemos ver explicado detalladamente aquí, una Liquidación por imposición a plazo fijo, y en la misma página a la izquierda del documento, encontramos un vídeo explicativo más general, de una duración de dos minutos, también sobre ese documento concreto.

 

El depositante utilizará este documento para retirar su dinero más los intereses obtenidos por la Imposición a plazo fijo.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!