Ericsson

Los cables cubrían el cielo de Estocolmo, Suecia, a finales de 1800. Sucia, donde nació Ericsson, era el país con más teléfonos del mundo y Estocolmo tenía más de 4.832 usuarios. Para controlar esta demanda y el caos que suponía estar rodeados de líneas de teléfono, en 1887 decidieron construir Telefontornet, una torre de teléfono en el centro de Estocolmo.

Telefontornet estaba localizada en el centro de Estocolmo. La ciudad tenía 5.500 teléfonos y las líneas telefónicas ocupaban más de 5.000 kilómetros, desde la torre por todo el centro de Estocolmo. Se oscurecía el sol con tantos cables, según contaban los habitantes.

La torre no duró mucho con semejante despliegue de cables. En 1913, toda la red ya se había ocultado bajo tierra, gracias a compañías como Ericsson, que nació en Suecia hace nada menos que 140 años y que ha recordado la Telefontornet en su blog.

Lars Magnus Ericsson fundó Ericsson con el convencimiento de que la comunicación satisfacía una profunda necesidad humana. Como emprendedores innovadores apasionados por la tecnología, Lars Magnus y su mujer Hilda trabajaron juntos para establecer una compañía que se convertiría en líder mundial en sistemas y servicios de telecomunicaciones.

En cinco años, la compañía ya estaba trabajando en diferentes continentes. Su innovación tecnológica también fue evolucionando y en 1923 Ericsson ya había desplegado la infraestructura que dio lugar a las redes telefónicas en crecimiento exponencial, el 500 switch.

Ericsson lanzó el primer Sistema de telefonía móvil, NMT (Nordic Mobile Telephony), en Arabia Saudí en 1981. NMT fue el primer sistema telefónico móvil totalmente automático y los estándares con los que se construyó allanaron el camino hacia el GSM y la tecnología de comunicación móvil moderna.

Ericsson trabajó con otros para desarrollar la primera generación de internet móvil llamada Mobitex. Se trataba de tecnología de Ericsson que permitía la primera comunicación de datos inalámbrica de doble vía. Mobitex fue la primera red inalámbrica en suministrar servicios siempre conectados e inalámbricos de correo electrónico, así como el primer servicio de comunicación de datos sin cables de acceso público en Norteamérica.

Cuando Ericsson inventó el Bluetooth en 1994 y lo comercializó en 1998, los dispositivos de todo el mundo empezaron a conectarse entre sí de forma inalámbrica. Llamado así por el rey danés “Blatand” (Bluetooth, “diente azul”) Gormsson, esta tecnología inalámbrica se convirtió en la norma mundial para intercambio de datos en distancias cortas, ahora más fácil que nunca gracias al NFC.

Mucho ha cambiado el mundo de la telefonía desde que Telefontornet tapaba el cielo de Estocolmo. De hecho, no había sido posible sin el desarrollo de las tecnologías inalámbricas. O sí, pero a día de hoy los cables taparían el mundo entero.

Fuente: Europa Press (10 de abril de 2016)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!