Haciendo el agosto con el diciembre de otros

Aún hay un gran volumen de población activa que mientras desarrolla sus actividades y procesa órdenes de algún superior, a la vez le ronda en la cabeza un pensamiento que no puede borrar ¿Dónde me iré de vacaciones? ¿He ahorrado lo suficiente? Veámoslo según grupos de edad.

De 0 a 16 años:
Si estás en este grupo de edad irás de la mano de vacaciones, pero de la mano de tus progenitores. Algunos de los que se encuentran en este grupo no saben leer todavía pero seguro que habrá algún mortal cerca que tendrá la complacencia de ayudarles a desencriptarlo, si emiten un buen llanto o lamento. Los más veteranos de esta agrupación, estáis llegando a la meta de la independencia. Vuestros progenitores decidirán dónde iréis, pero tranquilidad en el frente, está todo incluido. Solo hay que obedecer y disfrutar.

De 17 a 28 años:
En este punto, la palabra libertad empieza a tomar una fuerza imparable. Se instala en tu imaginario y es parte constante de tu argumentario. Además, viene acompañada de una independencia económica suficiente para desplazarte por la geografía de España, no obstante, utilizarás los medios de transporte más baratos posibles como Blablacar o los vuelos low cost. Pero, ¿A dónde irás? Presuntamente (vocablo muy utilizado a nivel jurídico para acusar a alguien de lo que quieras sin tener repercusiones serias), te moverás por todo el levante peninsular. El sol será tu mejor o peor aliado y oirás hablar de la dieta mediterránea, aunque al final acabes en una franquicia de comida rápida. Eso sí, disfrutarás mucho, ya que estás en esos años en los que nunca volverás a tener un periodo vacacional tan extenso. Tu gasto medio será de unos 50 euros diarios, del que una gran parte se invertirá en cereales, concretamente en cebada fermentada. Normalmente, los que estáis en este grupo, invocaréis un crowdfunding (micro financiación colectiva) de los grupos de edad superiores con los que tengáis un lazo sanguíneo suficiente. Véase padres, madres, abuelos, etc. Aunque a veces la prima de tu madre o el tío-abuelo colaboren. Nunca descartéis esta variable.

De 29 a 40:
Parece que estás de suerte. Trabajo fijo y vacaciones pagadas. Además, es probable que tengas hijos con los que ir. Tu estilo no es alojarte en habitaciones compartidas con extranjeros que se acuestan cuando tú te levantas y van con chanclas y calcetines. En cuanto al destino, es lo de menos. Pero seguro que tu alma intrépida no te hará repetir e irás moviéndote de norte a sur. Buscarás costa si eres de interior y viceversa. Tu experiencia vital ha hecho que seas un ahorrador de calidad y puedas permitir gastar una media de más de 110 euros al día (esta estimación variará según los hijos que tengas).

De 41 a 64:
Eres un experto en vacaciones y, además un sibarita. Huirás de los destinos masificados por la juventud y buscarás una paz que esté a la altura de la que se respira en un templo budista. Buscas cultura que canalice tu energía y si ves un museo es muy probable que entres, aunque sea el museo de la mostaza. No obstante, sabes desenvolverte como turista y tu criterio es impecable. Como Imanol Arias en “Un país para comérselo”, te gusta mucho la meseta y su cultura, su nobleza e historia. También el norte de España y su bravura, su basta geografía, sus noches templadas y sus comidas. No te importará gastar dinero en un buen puchero casero. La comida de la abuela que siempre se recuerda y fácilmente te transporta a la infancia. El gasto medio será de 105 euros al día (es menor que el anterior porque tus hijos ya son adultos y se van de vacaciones por su cuenta).

De 65 en adelante:
En este momento los viajes suelen ser un retorno a la infancia. Como cuando ibas unos días fuera con el colegio, viajas en autobús y cantas la mayoría del viaje. Viajas en grupos grandes, es decir, en los famosos desplazamientos del IMSERSO. El destino preferido es el sur de España y Valencia. Ya muchos disfrutan de la jubilación y los viajes no son tan estacionales, ya que viajas en verano u otoño. Tú eres la abuela o el abuelo que antes se mencionó, así que no tratarán de sorprenderte con gastronomía y sí con una buena actuación que te permita bailar. El gasto medio suele ser de 75 euros día y, sobre todo, se centra en restaurantes y hostelería.

Para los españoles supone un gran esfuerzo el ahorro que se tiene que hacer durante el año para poder irse de vacaciones en verano. Es más, según EGATUR (Encuesta de gasto turístico), son muchos los españoles que se anticipan varios meses a estos gastos, y ahorran una gran parte de las pagas extra. Los turistas residentes viajan cada vez más por España, dados los buenos precios y la competitividad que ofrece respecto a otros destinos. Por lo tanto, dime tu edad y te diré dónde vas.

ADVERTENCIA: Este texto no es un horóscopo veraniego que determina tu destino vacacional. En nombre de todo el equipo de Finanzas para mortales, lamentamos no disponer de una bola de cristal.

Autor: Daniel Moreno (5 julio 2017)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!