José Ángel Sánchez Asiaín (II)

Sánchez Asiaín, por tanto, fue pionero tomando la iniciativa en la oleada de fusiones, una vez superada la crisis bancaria y con un marco de estabilidad política e institucional. Aun contando con el apoyo de las nuevas autoridades económicas (Mariano Rubio en el Banco de España y Carlos Solchaga en el Ministerio de Hacienda) Asiaín primero fracasó con Banesto (lo que propició la consolidación de Conde y Abelló en detrimento de las familias tradicionales encabezadas por Pablo Garnica). La historia es conocida, al menos en sus aspectos más públicos: iniciativa del Bilbao, posición defensiva y contraopa indirecta de Banesto, y finalmente la no admisión de la OPA por parte de la Bolsa de Madrid. Pero este fracaso no alteró la estrategia marcada desde la Presidencia sino que obligó a apostar por otra vía: la fusión con su vecino Banco de Vizcaya, una entidad algo más pequeña pero bien gestionada, cuyo Presidente era el joven Pedro Toledo (que ya había intentado un acercamiento al Central de Alfonso Escámez, aunque sin éxito). En enero de 1988, los dos bancos vascos estaban firmando las bases amistosas de la fusión y en junio se daba por hecha la operación. Esta debía casar dos culturas bancarias bien distintas, lo que se tradujo en un primer año lleno de tensiones y dificultades. En diciembre de 1989 moría Toledo y Asiaín no logró imponerse como Presidente único ya que hasta ese momento ambos ocupaban una Vicepresidencia cada uno. Finalmente, a inicios de 1990, la resolución del Banco de España hizo Presidente del Bilbao a Emilio Ybarra. En todo caso la influencia de Sánchez Asiaín siguió siendo muy intensa desde su responsabilidad en el Consejo. Así, entre 1990 y 2000 –periodo en el que el banco se constituyó como un grupo financiero de gran presencia internacional, especialmente en América Latina- Asiaín ha sido consejero y miembro de la Comisión Permanente del BBV y promotor y Presidente de la Fundación BBV (posteriormente Fundación BBVA) de la que es Presidente de Honor desde 2000. Por otra parte, su trabajo en el sector bancario no se limitó a dirigir el Bilbao ya que también ha formado parte de otras iniciativas como el United International Bank (1971-1979), la Corporación General Financiera (1977-1990), el Banco Industrial de Bilbao (1982-1989), el Banco de Bilbao Deutschland (1984-1991), y el Istituto per le Opere di Religione (I.O.R.) Banco del Vaticano, del que fue uno de sus cinco consejeros durante diecisiete años, entre 1989 y 2006.

La actividad académica, o, in extenso, la difusión de las ideas y del conocimiento constituye el núcleo orgánico de la trayectoria profesional de Asiaín, inherente al ejercicio de uno u otro cargo o responsabilidad. El listado de campos de investigación sobre el que ha trabajado es amplio, abarcando principalmente el negocio bancario (y su historia), la innovación y sus efectos económicos y empresariales, la ética en los negocios, el genoma humano, la Hacienda Pública (y su historia), la integración de la economía española en el marco internacional, etc. que arroja un saldo de más de 1.000 publicaciones de todo formato. La atención a las actividades culturales se multiplicó desde su abandono de la Presidencia del banco -y la creación de la Fundación BBV en marzo de 1990- pero ha estado presente desde sus mismos inicios profesionales. El fomento del conocimiento ha supuesto en ocasiones la creación de la base empírica necesaria, como ocurrió en el Ministerio de Industria, en el Servicio de Estudios del Bilbao, o la propia universidad. Así junto a las publicaciones ya mencionadas Asiaín impulsó otras como Boletín de Estudios Económicos (Deusto), los Cuadernos Bibliográficos de la Hacienda Pública, promovió y dirigió las primeras investigaciones sobre la Distribución Provincial de la Renta Nacional, las primeras tablas input-output regionales, y numerosos cálculos sobre macro-magnitudes de la economía española. Desde el banco y su fundación el impulso dado a la actividad cultural desde la década de 1990 ha sido muy destacado, liderando iniciativas que han sido o son referencia en sus ámbitos: el Colegio Libre de Eméritos (del que es Presidente de Honor), ambiciosos programas editoriales, programas de investigación económica regional, sobre el futuro del estado del bienestar, sobre la construcción europea, las nuevas formas del trabajo, el cambio tecnológico, etc. En todas estas empresas se han implicado cientos de investigadores, universitarios, también artistas, pensadores españoles y foráneos (por ejemplo, cabe destacar las funciones ejecutivas de Asiaín en la Fundación Club de Roma y en la Sociedad de Estudios e Investigaciones Económicas y Sociales de Bolonia). La relación de patronatos y fundaciones a las que el banquero pertenece y ha pertenecido es abultada así que sólo destacaremos –junto a los ya mencionados- el Patronato del Museo del Prado, la Fundación Europea de la Cultura, la Fundación Club de Roma, la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, la Cátedra Derecho y Genoma Humano, la Academia de España en Roma, la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados, y la Fundación Príncipe de Asturias.

Finalmente, los historiadores económicos –y más concretamente los hacendistas y los financieros- tienen en Sánchez Asiaín a uno de los suyos. Su interés por las enseñanzas de la historia en el diseño económico (sobre todo en materia fiscal y bancaria) se ha visto reflejado sobre todo en su programa de investigación sobre las finanzas de la guerra civil. Junto al inmenso trabajo de rescate y puesta al servicio de investigadores de los fondos documentales del Archivo Histórico de San Nicolás (BBVA), la investigación sobre la banca en la guerra civil constituye su aportación académica más destacada. Sus primeros resultados se conocieron en el discurso de acceso a la Real Academia de la Historia en 1992, publicado bajo el título de La Banca española en la Guerra Civil, 1936-1939. Sobre esta base veinte años después publicó la obra definitiva, La financiación de la guerra civil española. Una aproximación histórica, merecedora del Premio Nacional de Historia de 2013, y referencia obligada para cualquier aspecto relacionada con la cobertura financiera del conflicto y la posguerra.

Bibliografía:

– González, Manuel Jesús (Dir.): Ciento cincuenta años, 150 Ciento cincuenta bancos, Madrid, BBVA, 2007.

– Perdices, Luis y Baumert, Thomas (coord.): La hora de los economistas, Madrid, Ecobook, 2010.

– Sánchez Lissen, R.: Los economistas de la ‘Escuela de Madrid’, Madrid, Instituto de Estudios económicos. 2007

Joaquim Cuevas. Universidad de Valencia.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!