La FIFA ganará dinero pero la Copa del Mundo será más aburrida

02/02/2017 | Simon Kuper – Financial Times Español

“Por el bien del juego”, es el lema de la FIFA. Pero la decisión de la autoridad del fútbol mundial de ampliar la Copa del Mundo a 48 equipos en 2026 es mala para el juego. De hecho, es un ejemplo perfecto del conflicto entre los intereses de la FIFA y los de los aficionados. La FIFA ganará más dinero y Gianni Infantino, su presidente, puede esperar que las agradecidas federaciones asiáticas y africanas lo reelijan en 2019. Pero incluso la mayoría de los aficionados asiáticos y africanos sufrirán mientras el principal torneo del fútbol se desliza hacia la insignificancia como resultado de esta decisión.

Cuando se trata de la Copa del Mundo, para utilizar la frase del escritor Kingsley Amis, más es peor. En 1978, la Copa del Mundo tenía sólo 16 equipos. Desde entonces, se ha permitido la participación de equipos cada vez más débiles. La mayoría de estos equipos vienen al torneo a jugar a la defensiva y cometer faltas. Para los aficionados, es como ver a alguien intentar aparcar un autobús durante 90 minutos. Los conocedores de estas cuestiones consideran el partido Ucrania-Suiza en Colonia en 2006 (sin goles hasta la tanda de penaltis) el punto más bajo de los 10.000 años de civilización humana, aunque Paraguay-Japón en Pretoria en 2010 (cuando los goles no sólo estuvieron ausentes, sino que eran inconcebibles) es otro candidato.

La Eurocopa 2016 muestra lo que sucede cuando los torneos internacionales se amplían, en el caso de la Eurocopa, de 16 equipos a 24. Los equipos débiles jugaron a la defensiva y el promedio de goles por partido disminuyó a 2,12, la cifra más baja en 20 años.

África envió cinco equipos a la Copa del Mundo de 2014, Asia sólo cuatro. Los habitantes de estos enormes continentes podrían argumentar que merecen más, pero no es así. Ninguno de los cuatro equipos de Asia llegó ni siquiera a la segunda ronda y el cliché de que un país africano ganará “algún día” la Copa del Mundo hace tiempo que ha sido descartado.

Europa Occidental tiene sólo el 6 por ciento de la población mundial, pero sus equipos han logrado ocho de las nueve plazas del podio (primera, segunda o tercera) en las últimas tres Copas del Mundo. En 2014, el resto del mundo mandó sólo un equipo que pudo competir con ellos: la Argentina de Lionel Messi. Para los otros 16 equipos mediocres que calificarán a la competición de 2026, lo más destacado serán los meses de emocionante anticipación antes de que comience el torneo. Su ambición será lograr empates de 0-0.

La mayoría de los partidos de primera ronda en las Copas del Mundo de 32 equipos son de menor calidad que los partidos de las ligas española, inglesa, italiana y de Champions que los espectadores de todo el mundo están acostumbrados a ver. A partir de 2026 tendrán que ver 16 grupos de tres equipos antes de las rondas eliminatorias.

“Nada estimula más el fútbol en un país que participar en una Copa del Mundo”, dice el Sr. Infantino. Pero no si se trata de una aburrida Copa del Mundo carente de prestigio.

Los espectadores — los cuales ya no ven tantos deportes en directo, quizás atraídos por los medios de comunicación en internet — pueden acostumbrarse a ver las Copas del Mundo sólo desde la fase eliminatoria. Y muy pocos países tendrán suficientes estadios para albergar estos eventos masivos. En un mundo cuerdo, al cual el fútbol internacional no pertenece, China o EEUU serán los anfitriones en 2026.

La FIFA considera que el torneo ampliado generará mil millones de dólares más en ingresos de las televisiones, los patrocinadores y la venta de entradas, en comparación con los 5,5 mil millones de dólares que se esperan de la Copa del Mundo en Rusia el próximo año. Mucho de ese dinero se destinará a las 211 federaciones nacionales y parte del mismo, si nos guiamos por la historia, a las cuentas bancarias personales de los presidentes de las federaciones. Por supuesto, el consejo de administración de la FIFA votó a favor de la ampliación: son como niños chiquitos que votan por la Navidad. No parece importarles que una Copa del Mundo con más equipos equivalga a una Copa del Mundo de menor calidad.

Fifa will make money but a bigger World Cup will be a duller one

02/02/2017 | Simon Kuper – Financial Times English

For the good of the game,” is Fifa’s slogan. But the global football authority’s decision to expand the World Cup to 48 teams in 2026 is bad for the game. In fact, it is a perfect example of Fifa’s interest clashing with that of neutral fans. Fifa will make more money and Gianni Infantino, its president, can expect grateful Asian and African federations to re-elect him in 2019. But even most Asian and African fans will suffer as football’s premier tournament slides into tedious mediocrity as a result of this decision.

In World Cups, to borrow the writer Kingsley Amis’s phrase, more means worse. In 1978 the World Cup featured only 16 teams. Since then ever more weak teams have been admitted. Most come to the tournament to defend, run around and foul. For fans, it is like watching someone spend 90 minutes parking a bus. Connoisseurs of these matters consider Ukraine-Switzerland in Cologne in 2006 (goalless until the penalty shootout) the nadir of 10,000 years of human civilisation, though Paraguay-Japan in Pretoria in 2010 (when goals were not merely absent but inconceivable) is another contender.

Last year’s Euro 2016 shows what happens when international tournaments expand — in the euros’ case, from 16 teams to 24. The weak teams defended and average goals per game plunged to 2.12, a 20-year-low.

Africa sent five teams to the 2014 World Cup, Asia only four. Inhabitants of these vast continents might argue that they deserve more, but they do not. None of Asia’s quartet even reached the second round and the cliché that an African country will “one day” win the World Cup has long since been jettisoned.

Western Europe has just 6 per cent of the world’s population, but its teams have nabbed eight of the nine podium places (first, second or third) at the past three World Cups. In 2014, the rest of the world produced only one team that could compete with them: Lionel Messi’s Argentina. For the 16 additional mediocre teams qualifying in 2026, the highlight will be the months of excited anticipation before the tournament begins. Their ambition will be 0-0 draws.

Already, most first-round games in 32-team World Cups are of lower quality than the Spanish, English, Italian and Champions League matches that regular viewers around the world are used to. From 2026 they will have to sit through 16 three-team groups before the knockout rounds.

“There is nothing bigger in terms of boosting football in a country than participating in a World Cup,” says Mr Infantino. But not if it is a dull unprestigious World Cup.

Viewers — already switching off live sport, perhaps lured away by social media — may get into the habit of watching World Cups only from the knockout stage. And very few countries will have enough stadiums to host these mass events. In a sane world, which international football is not, China or the US will host in 2026.

Fifa thinks the bigger tournament will produce $1bn more income from broadcasters, sponsors and ticket sales, compared with the $5.5bn expected from next year’s World Cup in Russia. Much of that cash will go to the 211 national federations and some of it, if history is any guide, to the personal bank accounts of federations’ presidents. Of course Fifa’s governing council voted for expansion today: they are like small children voting for Christmas. They don’t seem to care that a bigger World Cup means a diminished World Cup.


Copyright &copy “The Financial Times Limited“.

“FT” and “Financial Times” are trade marks of “The Financial Times Limited”.
Translation for Finanzas para Mortales with the authorization of “Financial Times”.


Copyright &copy “The Financial Times Limited“.
“FT” and “Financial Times” are trade marks of “The Financial Times Limited”.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!