La montaña rusa del euro/dólar

En las últimas semanas se está hablando mucho de la tendencia alcista de euro, es decir, que sube su valor frente al dólar. Aún está lejos de la excepcionalidad de 2008 cuando se podía cambiar 1 euro por 1,6 dólares, pero ya hay incertidumbre en los mercados de divisas ante su escenario futuro. Actualmente, falta poco para el umbral 1,20 del euro/dólar y su disposición es seguir aumentando. La hegemonía del dólar estadounidense en la economía global tiene una larga historia, pero desde 2002 se cuestionó su poderío. Ese año fue el primer día de circulación oficial del euro (aunque en 1999 ya cotizaba en los mercados financieros) con un tipo de cambio de 1 euro por 0,9038 dólares.

El euro ha vivido una escalada imparable desde el pasado abril. Las divisas no dejan de ser otro producto más, y como tal su precio varía por la ley de oferta y demanda. Este hecho de que el euro haya pisado el acelerador se debe a la incertidumbre que se está generando en torno a la política fiscal del nuevo presidente en EEUU. Por otro lado, la Unión Europea se está fortaleciendo como bloque único con actuaciones como la armonización fiscal. Además, el BREXIT no ha afectado tanto como en un principio se esperaba, ya que siempre han tenido la libra como moneda. Dos realidades distintas que agrandan la brecha simbólica entre las divisas a extremos del Atlántico.

Siempre es bueno que una divisa crezca, pero como ocurre con la inflación, si no se controla tiene consecuencias negativas. En un panorama tan global y competitivo, no solo China exporta, Europa también. Una moneda muy fuerte, como le está ocurriendo ahora a el euro, afecta directamente a las exportaciones. Al exportar, un tercero adquiere bienes del país y normalmente debe pagar la operación con la moneda del país exportador. Por lo tanto, si la moneda tiene un valor fuerte (como le ocurre al euro ahora) será normal que se busquen otras alternativas donde la moneda sea más débil y no cueste tanto el tipo de cambio. Por ejemplo, si un móvil vale 600 euros en Europa y en EEUU 600 dólares, un ciudadano o empresa de EEUU que quiera comprar el teléfono en Europa (con 1 euro obtienes 1,20 dólares) le saldrá por 720 dólares al cambio. La operación sale de multiplicar 600 por 1,2. Sin embargo, las importaciones serán más rentables, con el caso anterior un español que vaya a EEUU y compre el móvil le saldrá por 500 euros, ya que 500 euros equivalen a 600 dólares al cambio.

Euro vs dólar

Según las grandes firmas de analistas, parece que el escenario de la paridad (cuando con un dólar tienes un euro y viceversa) está lejos de que suceda este año. No obstante, el mercado de las divisas es muy complejo dada su alta volatilidad, es decir, de un día para otro su valor puede cambiar mucho. El FOREX (mercado de divisas) es un mercado muy especulativo en el que grandes compras, por parte de fondos de inversión, pueden influir en el valor de cotización. Por otro lado, es importante tener en cuenta para la evolución de una moneda las políticas que llevan a cabo los bancos centrales, así como la situación política de EEUU y la zona euro.

El dólar funciona como una divisa refugio, es decir, es un depósito de valor confiable y estable para momentos de crisis. El cambio de presidente en la Casa Blanca junto con la estabilidad mostrada por Europa tras las dudas de su fortaleza, hacen que el euro/dólar se coloque en esas posiciones tan altas. A principios de año el contexto era la paridad (1 euro = 1 dólar) y puede que esta situación vuelva o se aleje más, sin embargo, saberlo es conjeturar sobre un mercado que se ve afectado por palabras, políticas y moral.

Autor: Daniel Moreno (16 agosto 2017)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!