Las mujeres sustentan dos terceras partes de toda la deuda estudiantil de EEUU, que asciende a 1,2 billones

24/05/2018 | Europa Press

 

Unas 44 millones de personas en Estados Unidos están actualmente pagando un préstamo bancario solicitado para el pago de los estudios universitarios en Estados Unidos, cuyo valor de la deuda total asciende a aproximadamente 1,4 billones de dólares (1,2 billones de euros), de la que las dos terceras partes está siendo sustentada por mujeres.

El incremento de los préstamos estudiantiles y la mayor proporción de prestatarios que no pueden hacer frente a la devolución de los mismos ha puesto en evidencia el problema que supone la deuda estudiantil en EEUU, al tiempo que los datos constatan que es un desafío particularmente grave para las mujeres.

Así se desprende de un informe elaborado por la Asociación Estadounidense de Mujeres Universitarias (AAAUW, por sus siglas en inglés), en el que se apunta que la brecha entre la cantidad de deuda soportada por hombres y mujeres graduados en la Universidad casi se ha duplicado en los últimos cuatro años.

De media, las mujeres con un título universitario se graduaron con 2.700 dólares (2.290 euros) más de deuda en 2016 que sus homólogos masculinos, frente a la brecha de 1.400 dólares (1.188 euros) que existía en 2012.

En este sentido, aunque las mujeres representan más del 56% de todos los estudiantes universitarios estadounidenses, soportan cerca de dos terceras partes de toda la deuda estudiantil, o casi 900.000 millones de dólares (763.676 millones de euros). Si la tendencia continúa su trayectoria actual, Kevin Miller, coautor del estudio, estima que solo la deuda estudiantil pendiente de las mujeres podría superar el billón de dólares en 2019.

Según reza el documento, la mediana de los ingresos de las familias en EEUU apenas ha cambiado desde 1976 hasta la actualidad, mientras que, al contrario, el precio medio de las matrículas universitarias se ha más que duplicado. Esta diferencia se cubre con la solicitud de un préstamo.

No obstante, tras la obtención del título de grado, las mujeres tardan más que los hombres en pagar su deuda en parte debido a la brecha salarial de género. Las mujeres que trabajan a tiempo completo con títulos universitarios ganan un 26% menos que los hombres. La brecha es algo menor un año después de graduarse (18%), pero vuelve a aumentar pasados cuatro años (20%).

En este escenario, los hombres pagan, de media, el 38% de su deuda pendiente en el periodo transcurrido entre el primer y el cuarto año después de haberse graduado, mientras que las mujeres solo hacen frente al 31% de la misma. El ritmo de pago es particularmente lento entre las mujeres negras e hispanas.

La dificultad para pagar el préstamo estudiantil también queda reflejado en la tasa de incumplimiento, que son más altas para las mujeres que para los hombres. Además, quienes tienen un título universitario y siguen pagando la deuda relacionada con sus estudios cuatro años después de haberse titulado tienen menos probabilidades que los no endeudados de poder cubrir sus gastos esenciales, como el alquiler o una hipoteca.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!