Las multas más sonadas de Bruselas a grandes empresas

28/06/2017 | Europa Press

 

Bruselas acaba de anunciar una multa a Google por un valor de 2.420 millones por haber favorecido en los resultados de búsquedas a su comparador de precios, Google Shopping, frente a sus competidores.

Se trata de una de las multas más sonadas que la Unión Europea ha impuesto a una empresa, pero no es la única. Facebook, Apple o a varios clubes de fútbol españoles han sido otras de las sociedades que se han visto señaladas por Bruselas para rectificar algunas de sus estrategias.

FACEBOOK

En mayo de este año, la Comisión Europea decidía imponer una multa de 110 millones de euros a Facebook por haber proporcionado datos “incorrectos o engañosos” sobre la compra de la empresa de mensajería instantánea WhatsApp, una operación a la que Bruselas dio su visto bueno en 2014 y que no se vio afectada por esta sanción.

La Comisión creyó probado que la empresa de Mark Zuckerberg ocultó en el momento de notificar la compra en 2014 que contaba ya con los avances técnicos necesarios para vincular de manera fiable y automática los datos de los clientes de ambas redes sociales, pese a que en la información remitida a Bruselas y en un cuestionario posterior dijo lo contrario.

ENTIDADES BANCARIAS

CreditAgricole, HSBC y JP Morgan fueron multadas con una sanción de 485 millones de euros por participar en un acuerdo ilegal para influir en los precios de productos derivados de tipos de interés de referencia, como el Euríbor.

Los derivados de tipos de interés (por ejemplo, los acuerdos de tipos futuros, los “swaps” o las opciones) son productos financieros utilizados por bancos y empresas para gestionar los riesgos de las fluctuaciones de los tipos de interés. Su valor deriva de un tipo de interés de referencia como, en lo que se refiere al euro, el Euríbor.

Bruselas acusó a estos tres bancos de haber violado las normas comunitarias en materia de competencia, al haber intercambiado información sensible y discutir elementos de la fijación de precios de productos derivados de los tipos de interés del euro. Los productos afectados por el cartel fueron los indicadores del mercado interbancario en euros Eonia y Euríbor.

Esta no es la primera multa a entidades bancarias por este motivo. En 2013, ya se impuso una multa de 1.700 millones a seis grandes bancos – Deutsche Bank, Royal Bank of Scotland, Société Général, JPMorgan, Citigroup y RP Martin – por participar en un acuerdo ilegal para manipular tipos de interés de referencia como el Euríbor o el Líbor.

APPLE

A mediados de 2016, Bruselas reclamó a Apple la devolución de 13.000 millones de euros por las ventajas fiscales recibidas en Irlanda, al determinar tras una investigación en profundidad iniciada en 2014 que constituyeron ayudas públicas ilegales.

El Ejecutivo comunitario consideró que Irlanda concedió ventajas fiscales ilegales a la multinacional de Tim Cook que le permitieron pagar “sustancialmente menos” impuestos que otras empresas, un trato “selectivo” según Bruselas que otorgó una “ventaja significativa” a la compañía de la manzana.

La multinacional anunció su intención de apelar la decisión de la Comisión Europea.

FABRICANTES DE CAMIONES

También en 2016, la Comisión Europea multaba con 2.930 millones de euros a cinco fabricantes de camiones – MAN, Volvo/Renault, Daimler, Iveco y DAF -, a los que acusaba de haber pactado los precios de venta de sus vehículos y haber repercutido en el comprador los costes de cumplir con las normas en materia de emisiones contaminantes.

Los cinco fabricantes sancionados reconocieron su implicación en el cartel, que duró catorce años, entre 1997 y 2011, por lo que el Ejecutivo comunitario ha aceptado reducir en un 10% las multas e incluso perdonó totalmente la impuesta a MAN, por ser la empresa que confesó la existencia del pacto.

CLUBES DE FÚTBOL

En julio de 2016, la Comisión Europea exigió la devolución de hasta 68,8 millones de euros en ayudas estatales a siete clubes de fútbol españoles – FC Barcelona, Real Madrid, Valencia, Athletic Bilbao, Club Atlético Osasuna, Elche y Hércules -, tras concluir que se trata de apoyos públicos ilegales.

La sanción más importante afectó al Valencia Club de Fútbol, que debía devolver a las autoridades públicas 20,4 millones de euros.

FABRICANTES DE TUBOS CATÓDICOS

También los fabricantes de tubos catódicos para televisores y pantallas han sido acusados por la Comisión Europea de prácticas ilegales.

En concreto, en 2012 Bruselas impuso una multa de 1.470 millones de euros a siete fabricantes – entre ellos, LG, Philips, Samsung, Panasonic o Toshiba – por participar durante diez años en dos acuerdos ilegales para pactar precios y repartirse el mercado.

INTEL

En 2009, la entonces comisaria europea de competencia, Neelie Kroes, anunciaba una multa de 1.060 millones de euros al grupo informático estadounidense Intel por abusar de su posición dominante con el objetivo de tratar de expulsar a sus rivales, especialmente a AMD, del mercado de microprocesadores.

Para lograrlo, Intel recurrió a prácticas que Bruselas consideró ilegales, como fuertes descuentos e incluso pagos a fabricantes de ordenadores como Acer, Dell, HP, Lenovo o NEC para que no utilizaran microprocesadores de AMD. La empresa estadounidense también pagó al distribuidor Media Markt para que vendiera sólo ordenadores equipados con microprocesadores Intel.

La Comisión Europea también ha multado a empresas del sector champiñonero, como Riberebro o empresas energéticas, como Electrabel.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!