El litio: la nueva esperanza económica para Iberoamérica

24/04/2016 | Europa Press – Europa Press Español

En medio de la creciente crisis que se cierne sobre la industria minera y petrolera mundial, hay un producto que acapara todas las miradas y que pone un halo de esperanza para la industria: el litio.

La producción de este metal, indispensable para el funcionamiento de muchas baterías de coches eléctricos o aparatos tecnológicos, verá durante este año un gran despegue, algo que mejorará la economía mientras que la minería y el petróleo vive sus horas más bajas.

Mientras que los productores petroleros no dejan de ver como su producto pierde fuerza, y que las empresas mineras ven como los mercados se hunden, el sector del litio vive sus horas más álgidas, incluso el banco de inversión Goldman Sachs lo bautizó como “la nueva gasolina”.

La producción del litio promete traer grandes beneficios a varios países iberoamericanos, entre ellos Argentina, Chile y Bolivia.

Entre Argentina, Chile y Bolivia se encuentra el 60 por ciento de las reservas conocidas de litio, según estudios del Servicio Geológico de Estados Unidos.

Bolivia tiene el mayor yacimiento del mineral en el paisaje de Salar de Uyuni. No obstante, uno de los problemas que tiene el país andino es que el litio de su salar está muy mezclado con magnesio, y se necesitan insumos caros para poder separarlos.

El gobierno del presidente boliviano Evo Morales ha buscado establecer condiciones a las multinacionales interesadas que permitan al país sudamericano retener un control importante de la industria, para que así no se repita la historia minera del país, en la que durante siglos, entidades extranjeras explotaron sus recursos sin dejar apenas beneficios para la población local.

Por su parte, en Argentina y Chile son varias las empresas privadas que ya extraen litio, aunque muchos aseguran que los esfuerzos de ambas naciones deberían centrarse en la producción de las baterías, que tienen un mayor valor agregado.

Hasta ahora, Chile gozaba del liderazgo de la producción mundial de este metal, con el 33 por ciento de la oferta total. Sin embargo, la llegada del presidente argentino Mauricio Macri, con unas políticas comerciales mucho más aperturistas que las del anterior gobierno, puede dinamizar la llegada de capitales extranjeros al sector de la explotación en litio en esa nación.

¿POR QUÉ?
Los precios de litio importado a China se duplicaron en cuestión de dos meses entre noviembre y diciembre de 2015, llegando a los 13.000 dólares por tonelada, según recogió el diario “The Economist”.

Un informe de la consultora Allied market Research estima que el mercado mundial de las baterías de litio podría acercarse a los 46.000 millones de dólares en 2022. Esta euforia está relacionada con el anuncio que realizó el empresario Elon Musk a principios de abril de mostró sus deseos de expandir la producción de los automóviles eléctricos Tesla.

Miles de personas han encargado anticipadamente su nuevo Modelo 3, por lo que el empresario está construyendo una gran fábrica de baterías para estos automóviles, según señala “BBC Mundo”.

“Para producir 500.000 vehículos al año, básicamente necesitamos absorber toda la producción de litio del mundo”, dijo a los medios Elon Musk.


Copyright &copy “Europa Press“.
“Europa Press” is a trade mark of “Europa Press”.
Published for Finanzas para Mortales with authorization of “Europa Press”.
¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!