Los jóvenes colombianos tardan 30 años en recuperar el dinero invertido en educación

21/02/2016 | Europa Press – Europa Press Español

 

Un joven colombiano recién salido de la universidad gasta un promedio de cuatro millones de pesos por semestre durante cinco años, sumado a los gastos en materiales de trabajo, libros, transporte y derechos de grado, lo que lleva a una inversión mucho mayor a los 70 millones de pesos.

Estos estudiantes que salen al mundo laboral obtiene de media un salario mensual de un millón de pesos, por lo que debería separar unos 195.000 pesos al mes (casi un 20 por ciento del sueldo) durante 30 años para pagar sus estudios.

Esta es la queja a la que los recién salidos de las universidades colombianas están plasmando ante la sociedad y ante las empresas, pues existe un escalafón salarial. De la misma forma, los expertos aseguran que las carreras más demandadas en la Universidad no son las que se pide en el sector a la hora de ofrecer trabajo.

Por un lado, las cifras de la DIAN (Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia) indican que Medellín se mantiene oír encima de la media nacional en cuestión de desempleo, con un 9,7 por ciento en el último trimestre de 2015.

Sin embargo, algunos sectores destacan que sí que existe oferta laboral, pero el problema es que los perfiles de estudiantes graduados no se ajustan a lo que el mercado necesita.

“No hay diálogo entre la academia y el empresariado. Mientras las universidades siguen graduando abogados, contadores y administradores, las empresas están pidiendo personas capacitadas en Sistemas e Informática, construcción e ingeniería”, aseguró el funcionario de la Institución Universitaria Colegio Mayor de Antioquia y miembro de la Red de Egresados de Antioquia, John Alexander Piedrahita.

La falta de diálogo, añade el funcionario, no es el único problema, pues también está el problema salarial que afecta al sector, y en especial a los postulantes. “Muchas de las ofertas laborales que nos llegan a nuestras bolsas de empleo para profesionales ofrecen remuneración de menos de un millón de pesos. Eso es absurdo, con el aumento del salario mínimo pero con uno similar en la inflación no da para vivir y no justifica la plata (dinero) que los estudiantes gastan en su pregrado”, dijo Piedrahita.

Una de las herramientas para que los recién graduados tengan cómo saber cuánto pedir en una entrevista, es la tabla de salarios, la cual está avalada por 34 universidades del departamento y sus respectivas bolsas de empleo, una tabla elaborada por la red de comunidades de egresados de Antioquia, Enlace Profesional (REP).

Sin embargo, de nada sirve dicha herramienta si el perfil del solicitante no encaja con lo que está pidiendo el mercado laboral.

Por el lado contrario, el Ministerio de Educación sigue insistiendo en que la tendencia muestra que los estudiantes que reciben una mayor formación académica tienen más oportunidades de empleo y obtienen una mejor remuneración.

En el estudio elaborado por el Observatorio Laboral para la Educación recogido por el diario “El Colombiano”, se identificó que el 92,5 por ciento de los recién graduados de programas de posgrado tienen más posibilidades de una vinculación laboral formal, 15,4 puntos porcentuales por encima de la tasa de vinculación de los recién graduados del nivel de pregrado.

De la misma forma, el Observatorio Laboral para la Educación mostró que existe una brecha salarias entre hombres (1,8 millones de pesos) y mujeres (1,6 millones de pesos), algo que va en aumento.

Copyright &copy “Europa Press“.
“Europa Press” is a trade mark of “Europa Press”.
Published for Finanzas para Mortales with authorization of “Europa Press”.
¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!