¿Pueden las acciones llegar a valer cero euros?

La respuesta es muy rápida y clara: mientras sigan cotizando en bolsa, no. Si se produce una fuerte caída la CNMV intervendría o en su defecto podrían ser los propios acreedores quienes solicitasen entrar en concurso para evitar la devaluación de las acciones.

Imaginemos que el precio de las acciones es cero, entonces se podrían comprar infinitas acciones por cero euros. Esto no podría suceder porque se estaría comprando por cero euros el valor “intrínseco” de algo que puede subir.

Fuentes de Bolsas y Mercados Españoles (BME) explican que a pesar de que no es técnicamente imposible que una acción llegue a tener valor cero, sí es extremadamente difícil. Desde la propia entidad explican que los valores cotizan con tres decimales, algo que dificulta que se llegue a cero y destacan, que en el caso de las cotizaciones, solo la CNMV tiene potestad para intervenir.

Puede darse el caso de que las acciones de cualquier empresa, lleguen a tener un valor de cero euros. Lo que pasa normalmente es que cuando hay caídas fuertes, es la  propia empresa la que pide el concurso de acreedores.

Una vez en concurso de acreedores, se decide si se declara la quiebra. En caso de que sí, se liquidan los activos y se procede a realizar los pagos a los implicados siguiendo el siguiente orden de preferencia: empleados, proveedores, bonistas y accionistas. En el caso de que a los accionistas no les quede nada, entonces es cuando el valor de la acción es cero.

Tras anularse su cotización y declararse una ampliación de capital o una compra, hay empresas que han logrado sobrevivir al desastre y volver al sendero del crecimiento e incluso a la cotización. Un ejemplo fue el de la papelera Sniace, cuya cotización fue suspendida en 2013 tras haber solicitado la declaración de concurso voluntario de acreedores, y que en su vuelta al parqué en 2016 sus acciones se dispararon más de un 155%.

Fuente: Europa Press (5 junio 2017)

 

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!