¿Puedo pedir un préstamo para pagar mis estudios?

A medida que se accede a los estudios superiores, los costes de las matrículas y en ocasiones el desplazamiento fuera de la ciudad de residencia habitual suelen encarecer mucho el coste de los estudios.

Se puede intentar ahorrar con anterioridad, pero en ocasiones las previsiones se quedan cortas; esto ocurre, por ejemplo, cuando surge la oportunidad de cursar una parte de los estudios en el extranjero y las becas de movilidad sólo cubren una fracción de ese coste.

Por estos motivos, algunas entidades financieras ofrecen productos (préstamos en este caso) para poder estudiar bien tu carrera universitaria, másteres y postgrados.

Es interesante informarse expresamente de las condiciones previstas por ciertos bancos para préstamos exclusivamente dedicados a financiar estudios superiores. Suelen pedir justificación de los costes de los estudios y los intereses son un poco inferiores a los préstamos personales habituales. También es habitual que haya un periodo de carencia, por ejemplo de seis meses o un año, durante el cual no se paga ninguna cuota de amortización. Y el plazo de amortización normalmente supera en uno o dos años el tiempo de duración de los estudios, pero hay que tener en cuenta que a mayor plazo, más intereses.

La mejor fórmula sería comenzar a ahorrar una cantidad cada mes en el momento en el que el niño comienza la secundaria en la escuela y ya muestra unas aptitudes que indican que posiblemente sea capaz de seguir estudios superiores.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!