¿Qué es la prima de riesgo y qué significa que esté por debajo de los 100 puntos?

La prima de riesgo vuelve a ocupar portadas en la prensa económica. La cotización de la prima de riesgo española, que vuelve a estar por debajo de los 100 puntos, ha traído a las primeras planas de la prensa salmón este concepto del que tanto se habló durante los años más duros de la crisis económica.

Pero, ¿qué es exactamente la prima de riesgo? Vamos paso a paso:
Los países emiten deuda soberana para poder financiarse, una deuda que los inversores compran en los mercados secundarios a cambio de recibir intereses.

Si los inversores consideran que un país tiene un alto riesgo de no devolver el dinero de su deuda, que estos adquieren mediante bonos, letras u obligaciones, exigirán a los estados unos tipos de interés más altos que compensen el riesgo que estos toman. Es aquí cuando aparece la prima de riesgo.

La prima de riesgo es la diferencia del tipo de interés que paga un país al que los inversores consideran “con riesgo” de la de un país del que los inversores se fían. “Cuanto mayor es el interés significa que el inversor ve más riesgo”, explica la coordinadora del servicio de estudios del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Almudena Semur.

¿Cuál es la referencia?

Según explica el director de economía pública de Funcas, Eduardo Bandrés, para medir el tipo de interés que se paga por la deuda pública se coge como referencia los tipos que se pagan por el bono a 10 años, una medida de deuda a largo plazo que refleja las tendencias de fondo de la economía.

¿Cómo se mide prima de riesgo?

La prima de riesgo se calcula comparando el tipo de interés de la deuda alemana con el de la deuda española, ya que se considera que Alemania es un país con un riesgo “muy bajo” o “nulo” de no devolver el coste de la deuda soberana a sus acreedores.

Para calcular el nivel de prima de riesgo se utilizan los puntos básicos, una medida en la que 1 punto se corresponde con el 0,01% de diferencia entre los intereses pagados por la deuda con riesgo (por ejemplo la española) y la deuda sin riesgo (la alemana).

Pongamos un ejemplo práctico:

Si la deuda pública española (concretamente los bonos a 10 años) cotiza en los mercados con un tipo de interés al 4% y la deuda pública alemana cotiza con un tipo de interés al 0,5%, la prima de riesgo española se sitúa en los 350 puntos.

La operación es sencilla: el resultado se obtiene de restar la prima alemana a la española y multiplicar el resultado por 100 para convertirlo en puntos básicos: 4 – 0,5 = 3,5; y por tanto la prima española sería 3,5 x 100 = 350.

¿Significa esto que cada día cambian los intereses que paga el estado por la emisión de su deuda?

No. Los bonos a 10 años, como los demás títulos emitidos por los estados, cotizan en los mercados internacionales, donde cada día, los inversores realizan operaciones que pueden hacerla cambiar de precio y de manos, algo que no se traduce en que los estados deban pagar más en el momento de la liquidación, ya que cada estado que emite deuda la pagará al precio que se negoció en el momento de su emisión, no al precio que cotice en el momento de su liquidación.

“Es un indicador de cómo se está valorando tu posición”, explica Bandrés, quien indica que la variación diaria de la prima de riesgo solo influye de cara a futuras emisiones de deuda.

¿Qué factores hacen variar el interés de la deuda?

En la deuda pública de cada país, influye, según apunta Almudena Semur, “que los inversores tengan la sensación de que el crecimiento no avanza”. “Si el inversor ve que un país tiene problemas, vende ese bono y compra el de un país refugio como Alemania y esto hace subir la prima de riesgo”, explica la experta.

“La prima depende de tu tipo de interés y del tipo de interés de Alemania”, añade Bandrés, quien distingue tres factores de influencia en los avances de la prima de riesgo:
1. El riesgo de crédito: Es el principal factor que afecta a la prima y se trata básicamente del riesgo que corren los inversores al prestar dinero, asumiendo que existe la posibilidad de que haya un retraso en la devolución e incluso un impago.
2. El riesgo de liquidez: Tiene menos importancia que el primero. Se trata del riesgo de que el mercado no sea muy profundo y de que exitan problemas para vender la deuda que se haya comprando en caso de necesitar liquidez.
3. El clima de aversión al riesgo: Se determina por factores globales y se trata de que los inversores huyan de la deuda pública de países que as su parecer, puedan ofrecer riesgos por vivir situaciones de incertidumbre política o económica y acudan a países refugio como Alemania.

¿Cómo se ha llegado hasta aquí?

“Lo más importante ha sido la política monetaria del BCE“, indica Eduardo Bandrés. Él asegura que la compra de deuda pública por parte del Banco Central Europeo ha sido clave en recuperación de las primas de riesgo europeas.

El organismo dirigido por Mario Draghi ha adquirido deuda pública en los mercados por un importe a 14 de julio de 1,6 billones de euros, una actividad financiera que según Bandrés “le ha dado seguridad a la deuda de todos los países de la eurozona y en particular a España”.

Fuente: Europa Press (24 julio 2017)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!