Radares: ¿prevención o recaudación?

Que levante la mano el conductor que no ha recibido una multa por exceso de velocidad después de ser “cazado” por un radar… Los hay fijos, móviles y hasta voladores (drones y helicópteros). La Dirección General de Tráfico asegura que los radares “sirven para salvar vidas y que están colocados con criterios técnicos de seguridad vial” pero lo cierto es que también suponen una importante fuente de ingresos para el Estado. El año pasado, solo los radares fijos recaudaron más de 75 millones de euros (más de 206.000 euros diarios). La cifra, aunque vertiginosa, es ligeramente inferior al año anterior.

Andalucía es la comunidad autónoma donde más multas de radares fijos se registraron, seguida de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón, Extremadura y Comunidad Valenciana. Cataluña y País Vasco tienen transferidas las competencias en materia de tráfico, así que sus datos no aparecen en los de la DGT.

La recaudación total de los radares, fijos y móviles, ha crecido un 37% en los últimos 5 años, motivo por el que ciudadanos, asociaciones y hasta diputados, han protestado contra el Gobierno de Rajoy al que acusan de afán recaudador. Sin embargo, no parece que España sea un país con carreteras “sembradas” de radares. Según la Asociación de Automovilistas Europeos, en España hay 29 radares fijos por cada 10.000 km de carretera, frente a los 54 de Francia o los 955 de Bélgica. En realidad, de lo que se quejan algunos españoles es que los radares no están colocados en los puntos negros de tráfico sino en los puntos donde es más fácil cazar a los conductores y multarles. Lo cierto es que cada año mueren alrededor de 300 personas en accidentes de carretera y muchos de ellos se producen por el exceso de velocidad.

Pero ¿a dónde va el dinero recaudado con los radares? Pues al mantenimiento de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, una unidad especializada y específicamente concebida para funciones en materia de tráfico, transporte y seguridad vial: pago de nóminas, renovación de vestuario y vehículos, mejora de las instalaciones, mantenimiento, etc.

El exceso de velocidad no es el único motivo de sanción. También multan por estacionamientos indebidos, uso del teléfono móvil, alcohol y drogas, no respetar los stop o ceda el paso, conducción temeraria, no ponerse el casco, no respetar la distancia de seguridad … Se calcula que, cada año, se imponen casi 4 millones de multas. Según el Anuario de la DGT, las cinco más habituales en las carreteras españolas son por exceso de velocidad, no respetar la distancia de seguridad, no respetar la prioridad de paso, invadir parcialmente el sentido contrario y saltarse un stop. Sanciones que oscilan entre los 600 y 200 euros, más la retirada de varios puntos del carnet. En las ciudades, es más fácil que nos multen por no llevar el cinturón de seguridad o por hablar por el móvil. Según el mismo Anuario, las multas más habituales en vías urbanas son, además, por no respetar las señales de prioridad o los pasos de peatones, castigado con 200 euros y retirada de puntos, y las alcoholemias, penalizadas con hasta 1.000 euros y 6 puntos o, incluso, pena de prisión.

Son algunos tipos de multas, las más habituales, pero el Reglamento General de Circulación contempla otras muchas razones bajo el paraguas de la educación, el respeto y el decoro: te pueden multar por conducir con la mano, el codo o el brazo por fuera de la ventanilla, no llevar camiseta, ir descalzo, llevar chanclas o tacones, acicalarse ante el retrovisor ante un semáforo en rojo o un atasco, aparcar en la arena de la playa o en espacios protegidos, llevar la música muy alta, tocar el claxon por prisas o rés, poner un maniquí en el asiento del copiloto para usar el bus vao, circular por el carril izquierdo estando libre el derecho, discutir con el acompañante, perder de vista la carretera en repetidas ocasiones, no tener las dos manos en el volante, tocarse las orejas, besarse, practicar sexo o hacerle una peineta a otro conductor.

En fin, que al volante, ¡mucho ojo!

Autora: Elvira Calvo (24 mayo 2018)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!