¿Por qué se contrata un seguro?

Para evitar las consecuencias desfavorables que distintos hechos imprevistos pueden acarrear a nuestra propia persona, a nuestra familia o a nuestros bienes y propiedades. Y porque solo con la prudencia y la previsión (que son importantes) no es suficiente.

También se contratan seguros porque la alternativa del ahorro se muestra limitada: ahorrar requiere tiempo y, en caso de producirse un hecho desfavorable, puede suceder mañana y además no sabemos cuál va a ser el importe del perjuicio económico. En cambio, en un seguro sabemos exactamente el dinero que nos va a costar estar protegidos.

Finalmente, en ocasiones se contrata un seguro porque es obligatorio.

Puedes saber más del mundo de los seguros en el siguiente enlace.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!