Sólo el 13,7% de los españoles tiene alguna cuenta bancaria exclusivamente online

06/04/2017 | Europa Press

 

Sólo el 13,7% de los españoles dispone a una cuenta bancaria exclusivamente online, mientras que el 20,1% no tiene servicios de este tipo en sus cuentas en un entorno en el que las entidades financieras están luchando por ser cada día más digitales.

Esta es una de las principales conclusiones del estudio “El cliente de la banca digital en España”, elaborado por el Observatorio de Digitalización Financiera impulsado por Funcas y KPMG, en el que también se pone de manifiesto que el 28,9% de los encuestados usa algún servicio financiero no bancario online, como Paypal.

Este informe analiza la demanda actual de servicios financieros digitales y el perfil de sus usuarios y determina que el 92% de los clientes bancarios es usuario habitual de Internet, el 85,3% tiene smartphone, el 44,3% dispone al menos de un ordenador en el hogar y el 47,2% cuenta con una tablet.

Tras una exhaustiva encuesta, los responsables del estudio determinan que el perfil del cliente de servicios financieros digitales en España es el de una mujer trabajadora con menos de 39 años de edad y con hijos, residente en poblaciones de más de 200.000 habitantes y con ingresos entre los 3.000 y los 5.000 euros en el hogar.

CONVIVENCIA DE LAS OFICINAS Y EL MUNDO DIGITAL

Un aspecto que llama la atención es que el 37% de los participantes en esta encuesta asegura que acude a la oficina bancaria una vez al mes para consultas, mientras que el 48% realiza una consulta mensual a través del móvil, ya sea una llamada o un mensaje.

Este hecho lleva a pensar que habrá un periodo “importante” de tiempo en el que las sucursales convivirán con los medios digitales, según ha explicado Francisco Rodríguez, uno de los autores del estudio.

Entre las actividades que más se realizan a través de Internet destaca la consulta de saldos y movimientos. Sin embargo, el 75,7% de los encuestados no conoce el tipo de interés de su cuenta de ahorro ni un rango aproximado del mismo.

Los clientes también ven más segura la domiciliación en banca online que en banca móvil y solamente el 63,2% considera a la banca online como de bajo coste o de muy bajo, frente al 58,8% de la banca móvil.

La digitalización también está permitiendo a los bancos acercarse a sus clientes, ya que el 40,8% de los usuarios de smartphone afirma haber recibido un sms de su entidad bancaria a lo largo de un año y el 19,8% declara haber usado alguna app de pagos en este periodo.

EL CLIENTE EN EL CENTRO DE LA ESTRATEGIA

Funcas y KPMG también han dado a conocer hoy las conclusiones del informe “El nivel de madurez digital del sector financiero en España”, que apunta que las entidades deben cambiar el modelo de distribución para satisfacer las nuevas formas de interacción que requiere el cliente digital.

A diferencia de lo que ocurría en los primeros años de la digitalización, cuando se ofrecían descuentos para fomentar el canal online, los clientes ahora no tienen la percepción de que exista una política de precios distinta en función de canal de acceso elegido.

A día de hoy, los bancos dan a conocer su oferta digital a través de sus páginas web y de banca móvil y el 73% de ellos están trabajando con herramientas data & analytics para conocer a sus usuarios.

Un aspecto que preocupa a las entidades es la ciberseguridad y la regulación, por lo que la mayoría de ellas destina unos recursos de entre el 10% y el 50% del total del presupuesto.

“En Funcas pensamos que la regulación debe ser de funciones, no de instituciones”, ha explicado Santiago Carbó, quien señala que los bancos y los nuevos entrantes, como las fintech, han de tener un marco regulatorio común si desarrollan las mismas funciones.

A la vista de todas estas conclusiones, los autores del estudio apuntan que en España hay entidades que caminan a buen ritmo por la senda de la digitalización, frente a otras que van algo más retrasadas. Sin embargo, consideran que el grado óptimo de digitalización no será el 100%, ya que la población, por el momento, “no acompaña”.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!