Apple en conversaciones para adquirir el fabricante de coches McLaren

28/09/2016 | Matthew Garrahan y Tim Bradshaw – Financial Times Español

Apple ha iniciado conversaciones con el McLaren Technology Group — el ingeniero de automóviles deportivos británico y dueño del equipo de Fórmula Uno — acerca de una posible adquisición. Es la muestra más evidente hasta el momento de que el fabricante del iPhone está tratando de transformar la industria automovilística.

El grupo tecnológico de California — el cual ha estado trabajando en un vehículo eléctrico de conducción automática durante más de dos años — está considerando una adquisición completa de McLaren o una inversión estratégica, según han expresado tres fuentes cercanas de las negociaciones, quienes han declarado que las conversaciones comenzaron hace meses.

Una alianza con McLaren — cuya experiencia abarca desde la ingeniería automotriz y los sistemas informáticos de a bordo hasta la utilización de novedosos materiales en los chasis, tales como la fibra de carbono y el aluminio — pudiera acelerar el proyecto automovilístico secreto de Apple. Apple y McLaren rehusaron hacer comentarios.

El grupo automovilístico, que en la actualidad se encuentra en pérdidas, probablemente se valoraría entre mil millones y 1.500 millones de libras, según lo indicaron las fuentes, añadiendo que no estaba claro si se llevaría a cabo un acuerdo.

Si se llevara a cabo, éste representaría la mayor adquisición de Apple desde la compra de Beats Electronics — el grupo de audio fundado por Dr. Dre y Jimmy Iovine — en 2014 por un total de 3.000 millones de dólares.

McLaren produce automóviles deportivos de lujo que pueden costar hasta 1 millón de dólares cada uno y posee un grupo de tecnologías avanzadas, así como el equipo de carreras Fórmula Uno del mismo nombre. Los propietarios de McLaren Technology controlan el 80 por ciento de McLaren Automotive. La compañía produjo 1.654 vehículos el año pasado, generando unos ingresos de 450 millones de libras, y se ha comprometido a invertir 1.000 millones de libras en investigación y desarrollo durante los próximos seis años.

McLaren Technology generó unos ingresos de 265 millones de libras y unas pérdidas antes de impuestos de 22,6 millones de libras en 2014. La compañía es propiedad de Ron Dennis, su presidente, de Mansour Ojjeh, y de Mumtalakat, el fondo de inversión soberano de Baréin.

El interés de Apple en la empresa con sede en Woking, Reino Unido, se concentra en su tecnología, en su capacidad en ingeniería y en su cartera de patentes, según las fuentes informadas sobre las conversaciones. Sin embargo, esas mismas fuentes advirtieron que no estaba claro si el acuerdo se llevaría a cabo después de un reciente cambio en la estrategia de automóviles de Apple.

Desde 2014, Apple ha estado formando un equipo de cientos de ingenieros y diseñadores para trabajar en el proyecto de los automóviles eléctricos, incluyendo individuos contratados de empresas como Tesla y Mercedes-Benz. El líder original del equipo, Steve Zadesky, dejó la compañía a principios de este año, y el veterano de Apple, Bob Mansfield, asumió el mando del proyecto.

Según lo declarado por personas familiarizadas con los cambios, decenas de empleados se han ido durante las últimas semanas, mientras que el Sr. Mansfield vuelve a concentrar los esfuerzos de Apple en los sistemas subyacentes que proporcionan energía a los automóviles de conducción automática en lugar de construir un vehículo eléctrico.

A pesar de los recientes informes acerca de esos cambios, algunos analistas de Apple han cuestionado si la empresa se apartará de su tradicional estrategia de controlar tanto el hardware como el software de sus productos.

El Sr. Cook nunca ha reconocido públicamente el proyecto automovilístico de Apple, pero muchos de sus altos ejecutivos son entusiastas de los automóviles. Phil Schiller, el director de marketing de Apple, se rumorea que es dueño de un McLaren; Eddy Cue, el encargado de servicios, ocupa una posición en la junta directiva de Ferrari; y el diseñador principal, Sir Jonathan Ive, ha expresado su afición por los Bentley y los Aston Martin.

La afinidad de los ejecutivos de Apple con los automóviles va más allá de la ingeniería automovilística y se incursiona en la estética y los materiales, declaró Ben Bajarin, un analista de Creative Strategies. “A Apple le gusta aplicar las innovaciones a través de categorías, por lo que la investigación y el desarrollo en el campo de los automóviles pudieran verse aplicados en otros nuevos productos”.

Mientras que la producción de McLaren está a una escala mucho menor de la que, en última instancia, ambicionara Apple tener dentro del mercado automovilístico, la potencial alianza recuerda la asociación inicial de Tesla con Lotus para producir su primer vehículo eléctrico.

En 2004, los fundadores de Tesla se reunieron con Lotus — otro fabricante británico de automóviles deportivos — y las dos compañías unieron sus competencias en gestión de proyectos, fabricación y seguridad. El resultado fue el Tesla Roadster, un automóvil de 100.000 dólares completamente eléctrico basado en la carrocería del Lotus Elise, pero sin el rugiente motor de combustión de su predecesor.

Tesla ha vendido menos de 3.000 de sus Roadster desde 2008, pero la asociación le abrió el camino a su Model S, un sedán de lujo que ha vendido más de 100.000 unidades desde su debut en 2012. El próximo año, Tesla espera lanzar su Model 3, con un coste mucho más asequible de 35.000 dólares y completando así el “plan maestro” inicial del jefe ejecutivo Elon Musk de llevar los vehículos eléctricos al mercado masivo.

Horace Dediu — un analista de tecnología que ha seguido de cerca la trayectoria automovilística de Apple a través de su podcast, Asymcar — ha especulado que el fabricante del iPhone tendría que vender al menos 2,5 millones de coches al año para cumplir con los criterios internos que aplica a lo que significaría hacer una “contribución significativa” a la industria.

Sin embargo, la entrada de Apple a la industria automovilística no se esperaba sino hasta el final de la década. Un reciente informe del Wall Street Journal acerca del diseño de su automóvil indicaba que se asemejaba a un “minivan”, muy lejos de ser uno de los elegantes coches deportivos de McLaren. No obstante, las dos compañías comparten un linaje de diseño: Sir Norman Foster, el arquitecto detrás de las nuevas instalaciones de Apple, también diseñó la sede central de McLaren en Surrey, a la misma vez que, en agosto, el grupo automovilístico también se unió a un escrito de “amicus curiae” en apoyo del caso de la patente del fabricante del iPhone contra Samsung ante la Corte Suprema de EEUU.

Apple in talks on McLaren supercars takeover

28/09/2016 | Matthew Garrahan y Tim Bradshaw – Financial Times English

Apple has approached McLaren Technology Group, the British supercar engineer and Formula One team owner, about a potential acquisition, in the clearest sign yet that the iPhone maker is seeking to transform the automotive industry.

The California technology group, which has been working on a self-driving electric vehicle for more than two years, is considering a full takeover of McLaren or a strategic investment, according to three people briefed on the negotiations who said talks started several months ago.

A tie-up with McLaren, whose expertise ranges from automotive engineering and on-board computer systems to novel chassis materials such as carbon fibre and aluminium, could accelerate Apple’s secretive automotive project. Apple declined to comment.

The lossmaking automotive group was likely to be valued at between £1bn and £1.5bn, the people said.

That would make it Apple’s biggest acquisition since the $3bn purchase of Beats Electronics, the audio group founded by Dr Dre and Jimmy Iovine, in 2014.

McLaren produces luxury sports cars that can cost as much as $1m a piece and owns an advanced technologies group, as well as the eponymous Formula One racing team. The owners of McLaren Technology control 80 per cent of McLaren Automotive, which produced 1,654 vehicles last year, generating revenues of £450m. The company has pledged to invest £1bn in the next six years on research and development.

McLaren Technology reported revenues of £265m and pre-tax losses of £22.6m in 2014, its last published accounts. It is owned by Ron Dennis, its chairman, Mansour Ojjeh, and Mumtalakat, Bahrain’s sovereign wealth fund.

Apple’s interest in the Woking-based company centres on its technology, engineering prowess and patent portfolio, said people briefed on the talks. However, those people cautioned that it was unclear if a deal would go ahead following a recent shift in Apple’s car strategy.

Since 2014, Apple has built up a team of hundreds of engineers and designers to work on the electric car venture, including recruits from companies such as Tesla and Mercedes-Benz. Its original team leader, Steve Zadesky, left this year, and Apple veteran Bob Mansfield took over the project.

In recent weeks, dozens of employees have departed, people familiar with the changes have said, as Mr Mansfield refocuses Apple’s efforts on the underlying systems that would power a self-driving car rather than building an electrical vehicle itself.

Despite recent reports of those changes, some Apple analysts have questioned whether the company would depart from its traditional strategy of controlling both the hardware and software in its products.

Mr Cook has never publicly acknowledged Apple’s automotive project, but many of its top executives are car enthusiasts. Phil Schiller, Apple’s marketing chief, is said to own a McLaren, and Eddy Cue, its services head, sits on the board of Ferrari, while top designer Sir Jonathan Ive has expressed his fondness for Bentleys and Aston Martins.

Apple executives’ affinity with cars goes beyond automotive engineering and into aesthetics and materials, said Ben Bajarin, analyst at Creative Strategies. “Apple likes to translate innovations across categories, so the car [research and development] could translate back into other new products.”

While McLaren’s production is at a far smaller scale than Apple’s ultimate ambitions in the car market, the potential tie-up recalls Tesla’s early partnership with Lotus for its first electric vehicle.

The founders of Tesla met Lotus, another British sports-car maker, in 2004 and the two companies pooled their expertise on project management, manufacturing and safety. The result was the $100,000 Tesla Roadster, an all-electric car based on the shell of the Lotus Elise — but without its predecessor’s roaring combustion engine.

Tesla has sold fewer than 3,000 of its Roadsters since 2008, but the partnership paved the way for its Model S, a luxury sedan that has sold more than 100,000 units since its debut in 2012. Next year, Tesla hopes to release its Model 3, costing a far more affordable $35,000 and completing Mr Musk’s initial “master plan” to bring electric vehicles to the mass market.

Horace Dediu, a tech analyst who has tracked Apple’s automotive moves closely through his podcast Asymcar, has speculated that the iPhone maker would need to sell at least 2.5m cars a year to meet its internal criteria for making a“meaningful contribution” to an industry.

Nonetheless, Apple’s entry into the automotive industry had not been expected until the end of the decade. An early report of its car’s design by the Wall Street Journal suggested that it resembled a “minivan” — a far cry from McLaren’s sleek sports cars. Nonetheless, the two companies share a design lineage: Sir Norman Foster, the architect behind Apple’s new campus, also designed McLaren’s Surrey headquarters, while in August, the automotive group also joined an amicus brief in support of the iPhone maker’s patent case against Samsung in the US Supreme Court.


Copyright &copy “The Financial Times Limited“.

“FT” and “Financial Times” are trade marks of “The Financial Times Limited”.
Translation for Finanzas para Mortales with the authorization of “Financial Times”.


Copyright &copy “The Financial Times Limited“.
“FT” and “Financial Times” are trade marks of “The Financial Times Limited”.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!