Consejos y criterios para elegir el trabajo adecuado para universitarios

Consejos y criterios para elegir el trabajo adecuado para universitarios

30/04/2014 | Emma Marzal

Los primeros trabajos de los adolescentes y jóvenes suelen ser similares para todos: profesor particular de niños, canguro, repartidor de flyers, relaciones públicas de discotecas, etc. Sin embargo, cuando eres universitario los criterios deberían cambiar, pues el objetivo no es “sacarse un dinerillo” sino dar los primeros pasos y sentar las bases de una trayectoria profesional más o menos planificada y sobre todo llena de aspiraciones e ilusión.

Sabemos que el resultado procede de las decisiones, esto no es un juego de niños.

Elegir bien los trabajos tiene ni más ni menos que la importancia de marcar tu vida profesional y sobre todo personal. No es extraño escuchar una valoración negativa y rechazo de un CV porque el candidato en cuestión tiene demasiada trayectoria «dando palos de ciego». Si se quieren buenos resultados hay que medir consecuencias y sobre todo pararse a pensar. Y lo fundamental, tener en cuenta que todo constituye, al menos, un determinante para el éxito o el fracaso. Y en el terreno profesional elegir los trabajos adecuados es un factor determinantísimo. Si bien, como siempre, nada es definitivo.

Criterios a seguir en la elección de trabajos si eres universitario

Como en los manuales teóricos vamos a partir de una hipotética situación perfecta:

Chica de 21 años, apasionada del mundo online, sin formación, con iniciativa y sin un duro.

Estoy segura de que muchos de vosotros pensaréis que tal y como están las cosas el demandante de empleo ni pincha ni corta: se adapta a lo que hay. Vamos a ignorar este aspecto, que es un determinante nada definitivo. Si por ejemplo tu gran pasión es el mundo online y tienes ya 21 años, no te metas a trabajar en una empresa en la que no hay ni un sólo profesional del mundo online: se trata de aprender y aprender y aprender y no de ponerte a hacer cosas que no controlas. En definitiva elige una empresa del sector que te interese y donde haya profesionales con buena reputación en eso que tanto te gusta.

Infórmate a través de un directivo y de la plantilla de las posibilidades y oportunidades reales de promoción. ¿Para qué entrar en una empresa donde vas a ser siempre la community manager en lugar de otra en la que puedes aspirar a ser directora del departamento de marketing online o a saber?

Valora enormemente la cultura de “desde abajo”, humildad y trabajo duro. Te están haciendo un favor enorme, te están dando una visión general del negocio (práctica encima) y sobre todo te están educando y haciéndote consciente de que eres una niñata de 21 años.

Rechaza trabajos como comercial, especialmente si van a comisión, aunque sea “mejor que nada”. Si la empresa que te contrata ofrece los mismos productos/servicios que tú quieres ofrecer a medio/largo plazo estás trabajando para otros y en contra tuya. No queda muy bien vender en t=1 productos de empresa de Social Media S.L y en t=6 vender los tuyos propios. Quizá me equivoque pero es mi punto de vista.

Antes de decir sí infórmate sobre el equipo humano: mejor una empresa sin recursos pero con principios que una super empresa liderada por picaflores de los negocios (inestabilidad y no trigo limpio), encantadores de serpientes (no trigo limpio e intereses dudosos) o gentuza general.

Duda automáticamente de quien no vaya con la descripción del puesto de trabajo y las condiciones (€ y horario) de este. Aquí todo por escrito a no ser que realmente sea algo pasajero y que se va a determinar en t=x. Pero en t=x no en t=x+y. Y si no se especifica no se trabaja, solamente se negocia.

Huye de las empresas piramidales o multinivel dudosas: son modelos de negocio estafa y fácilmente identificables. Que ganes si vendes, lo demás pamplinas.

Busca siempre por encima de ti. Si buscas un trabajo de objetivos fáciles y poco laborioso sé consciente de que vas a cobrar poco y de que vas en decadencia, no mejora. Mejor retos y conocer tus limitaciones a no avanzar o retroceder. Conoce a las empresas líderes y muévete en conferencias y lo que haya, pero busca líderes con afán de superación. Lo malo se pega pero lo bueno también.

Céntrate. Entrarás super contenta porque te han elegido y sobre todo por todo lo que hay por delante. Piensas que vas a poder aportar toda tu iniciativa y que tu energía y tu impronta personal van a dejar huella y que… ¡Y que nada! Vas a empezar a hacer tareas y punto. Y estáte con orejeras. Te pagan por trabajar no por una experiencia de tan sólo puro aprendizaje (vida contemplativa), para eso está la escuela y pagas tú, no te pagan.

Mi último consejo es el ingenio y la diferenciación, hay que ir a por las oportunidades, no esperarlas, y es algo tan sencillo como estar en redes sociales, ir a conferencias, crear un grupo de emprendedores o simplemente mover contactos pero sólo no hacerlo, sino hacerlo de forma extraordinaria.

Espero que te sirvan estos conceptos, directrices o criterios que pareciendo nada marcan la diferencia entre una buena experiencia y una mala.

¿Sugieres alguno más?

Este editorial tiene como origen «El blog de Emma Marzal«. Puedes verlo al completo en el siguiente enlace. La propia autora ha permitido su publicación en FXM Noticias.

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox