¿Cuál es el origen del "menú del día"?

¿Quién no ha comido el menú del día en un restaurante? Hoy en día lo vemos como algo cotidiano y habitual, pero este «producto/servicio» fue una clara campaña de promoción turística.

Todo empezó allá por el año 1965, cuando Manuel Fraga era ministro de Información y Turismo. Entre las diferentes medidas de apoyo y promoción al turismo, se estableció que cualquier local que sirviera comidas y bebidas debía ofrecer un menú turístico a un precio fijo. Y ése fue su nombre original: menú turístico. Unos años más tarde (1970), se decidió cambiar (por ley) cambiar el nombre a: menú del día. Ya en 1981 también se aceptó que se llamara «menú de la casa«.

Al igual que ha pasado con el nombre, su precio también ha sufrido variaciones con el paso del tiempo. Así por ejemplo, en sus orígenes existían menús desde las 50 pesetas (los más modestos) hasta las 250 pesetas (los más lujosos); se le llegó a conocer como el «menú de los pobres». Hoy en día el precio medio está en los 11,64 euros.

¿Qué debía contener el menú turístico en sus comienzos?
Entremeses, sopa o crema de primero; un plato de pescado, carne o huevos con guarnición; un postre con fruta, un dulce o queso; pan y un cuarto litro de vino del país, cerveza, sangría u otra bebida.

También se establecía que el menú estuviera en un lugar lo más destacado posible, además de tener preferencia para servirse con la mayor rapidez.

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox