¿De dónde obtiene dinero el FMI?

El Fondo Monetario Internacional (FMI), como institución económica, cumple un papel fundamental en un mundo global e interconectado. Desde su creación el 27 de julio de 1945, se ha encargado de garantizar la estabilidad de los sistemas de pagos así como de los tipos de cambio para evitar una crisis financiera.
Pero, además de mantener este compromiso, en los estatutos del organismo aparecen otros objetivos como fomentar la cooperación monetaria internacional, facilitar la expansión y el crecimiento equilibrado del comercio internacional, así como infundir confianza a los países miembros poniendo a su disposición los recursos del Fondo siempre que cumpla con las garantías adecuadas.
De esta forma, el FMI constituye uno de los principales mecanismos de financiación para los 188 estados miembros. ¿Pero de dónde obtiene el dinero? Tal y como aparece en un informe elaborado por esta institución, la mayoría de los recursos proceden de los países miembros, principalmente del pago de cuotas; dinero que usa para financiar los préstamos que concede.
Dichas contribuciones, que se revisan cada cinco años como mínimo, se fijan en función del tamaño que tiene la economía de un país en relación a la economía mundial. Para ello, el organismo realiza un promedio ponderado del PIB, el grado de apertura así como la variabilidad económica que sufre el país.
Una vez computada la cuantía, el pago debe hacerse en un 75% en moneda nacional y el 25% restante se realiza en divisas. El objetivo es «determinar la posición relativa del país» subraya el organismo.
Es decir, este pago de cuotas supone la principal vía de financiación con las que esta institución puede actuar como mecanismo de «ayuda» a la economía mundial.
Otra herramienta que utiliza para «atender las necesidades de respaldo financiero» es la captación de crédito. El FMI mantiene dos mecanismos multilaterales de crédito permanente: los Nuevos Acuerdos para la Obtención del Préstamo (NAP) y los Acuerdos Generales para la Obtención de préstamos (AGP) que cuentan con una capacidad actual de 508.000 millones de dólares, (453.593 millones de euros).
Acuerdos que ha usado en varias ocasiones desde que comenzó la crisis económica. Una de ellas fue cuando en abril de 2010 el Directorio Ejecutivo amplió los Derechos Especiales de Giro (DEG) por valor de 367.000 millones. Ayuda que pudo llevar a cabo gracias a la participación de 13 países, en cuyo informe no se especifican.
Por otro lado, desde el estallido de la crisis mundial el FMI ha suscrito varios acuerdos bilaterales de préstamo y compra de pagarés con los que complementar los recursos procedentes de las cuotas. Pese a que dejaron de utilizarse en abril de 2013, en marzo de 2015 seguían vigentes aún 33 acuerdos por valor de 396.300 millones de dólares (353.856 millones de euros).
FINANCIACIÓN ADICIONAL
En aquellos casos en los que un estado miembro se encuentra en una grave situación financiera, el organismo otorga dos tipos de ayuda: préstamos a bajo interés y alivio de la deuda; recuros que proceden de las aportaciones que realizan el resto de países y el propio organismo.
El ejemplo más actual es Grecia quien el pasado jueves, 20 de agosto recibió el primer tramo del tercer rescate que ascenderá a un máximo de 86.000 millones de euros. 50.000 millones que provienen del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y el dinero restante se encuentra a la espera de la decisión que tome el FMI.
El alivio de la deuda proviene de los recursos constituidos por donaciones y depósitos de 93 países miembros así como contribuciones que realiza esta institución, que en su mayoría proceden de la renta obtenida por las transacciones directas de oro efectuadas durante los años 1999 y 2000.
TENENCIAS EN ORO
Otra forma de financiar los subsidios a los países de bajos ingresos es a través de la venta de oro, aunque con restricciones. El FMI es uno de los mayores tenedores oficiales de mineral a nivel mundial; en total cuenta con una reserva de 2.814,1 toneladas métricas.
El FMI puede vender oro o aceptarlo como pago de un país miembro con sujeción a que el 85% de los países miembros estén de acuerdo. Sin embargo, no puede realizar compras así como ningún otro tipo de transacciones en oro.
El caso más reciente tuvo lugar en diciembre de 2010 cuando esta institución se «deshizo» de 403,3 toneladas métricas de oro. Venta que estuvo sujeta a estrictas condiciones con el objetivo de evitar perturbaciones en el mercado.

Fuente: Europa Press

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox