Del deporte al curro

Del deporte al curro

09/10/2013 | FxM – Hugo Vázquez

¿Qué haces cuando alrededor de los 30 años tienes que reconducir tu vida?

En promedio un deportista profesional ve terminada su carrera al alcanzar los 33 años, y estamos hablando de los pocos deportes que tienen arrastre mediático y beneficios económicos para sus practicantes (Fútbol soccer y americano, béisbol, tenis, ciclismo, hockey sobre hielo y alguno más).

Pero el promedio de edad al que tienen que abandonar el deporte a nivel competitivo los atletas de alto rendimiento puede ser más bajo aún, ya sea porque las aptitudes físicas requeridas por su deporte van asociadas a una extrema juventud, como es el caso de las gimnastas, o porque la vida real les exige dedicarse a una actividad profesional que les permita ganarse la vida.

Según el Open Sports Science Journal, la transición de una vida dedicada al deporte a una vida dedicada al curro puede implicar: crisis de identidad, pérdida o baja en la autoestima, abuso de medicamentos antidepresivos, problemas físicos asociados a la disminución en la actividad física como aumento de peso, dificultad para dormir, etc.

¿Y qué puede hacer un deportista para pasar de un tipo de vida centrado en la actividad física a otro centrado en el trabajo? Antes de responder tengamos en cuenta que la mayoría de los atletas de alto rendimiento o profesionales, que apenas rozaron el estrellato y por lo mismo sus ingresos económicos no fueron estratosféricos, pudieron haber dejado en segundo plano su formación académica y/o necesitan reenfocar su mentalidad competitiva hacia metas laborales.

En la actualidad existen varios programas alrededor del mundo, tanto a nivel nacional como internacional, que ayudan a los deportistas a realizar la transición del campo de juego a la oficina. En primer lugar las universidades suelen apoyar a sus deportistas permitiéndoles el uso de las instalaciones de manera gratuita, otorgando flexibilidad en la asistencia a clases y exámenes; todo con el fin de facilitar una formación académica que pueda compaginarse con la práctica deportiva.

En segundo lugar, y ya a nivel profesional, están los programas empresariales como el de Adecco, que en colaboración con el Comité Olímpico Internacional, tiene el “Athlete Career Programme” cuyo objetivo es “…ayudar al deportista a definir su objetivo profesional y a diseñar su Plan de Carrera: enfocar sus capacidades dentro del entorno laboral, hacer la búsqueda de empleo, hacer una buena entrevista de trabajo, etc. de manera que pueda integrarse al mercado laboral”.

El Athlete Career Programme ha logrado que ocho mil atletas de los cinco continentes hayan logrado una exitosa transición del campo de juego al curro.

En Australia el programa “Athlete Career and Education” ha guiado a cerca de 20 mil deportistas de élite en su preparación para “la vida después del deporte”.

El emprendimiento también tiene presencia en la vida postdeportiva de algunos atletas. En los EE. UU. un jugador promedio de la Liga Profesional de Futbol Americano solo logra permanecer a ese nivel durante 3,5 años, y las estadísticas indican que el 78 por ciento de ellos dos años después de dejar de jugar profesionalmente se declaran en bancarrota, están desempleados o divorciados. Es por ello que la National Football League proporciona educación y guía, tanto financiera como de salud física y mental, a sus jugadores y exjugadores.

Entre los programas de educación que ha lanzado la NFL está el Business Management and Entrepreneurial Program para facilitar la transición del campo de juego a la vida laboral de sus jugadores, asociado con la Escuela de negocios de Harvard, la Escuela de Administración Kellogg, la Universidad Northwestern, la Universidad de Notre Dame y la Escuela de Graduados de Stanford, proveen a los jugadores y exjugadores de conocimientos sobre emprendimiento, entre otros temas de negocios.

En el caso de los futbolistas españoles, la Asociación de Futbolistas Españoles ofrece a sus afiliados becas para seguir una carrera profesional tanto en el ámbito de la administración deportiva como en los negocios, ya sea en el Instituto de Estudios Deportivos o la Universidad Europea de Madrid.

Aún así, los resultados de estos programas a disposición de los atletas dependen de poder emplear las mismas habilidades que utilizaban durante su carrera deportiva, como el trabajar bajo presión, comunicación con sus compañeros y resolución de problemas, además de dedicación y enfoque, al campo laboral.

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox