Derechos de televisión: Premier League VS Liga BBVA. Parte 2

04/05/2015 | Victor Calle Marsella

Se dice que “España es diferente”.

Decíamos en el anterior capítulo que el reparto de los derechos de televisión en la Premier League es uno de los más equilibrados del viejo continente. Los ingleses cuidan al detalle la organización de sus partidos, algo que facilita mucho su negocio, ya que los juegos de la Premier y sus retransmisiones van a parar a todos los rincones del planeta.

En la actualidad y tomando como ejemplo a la Premier League, el fútbol español ha trabajado con la intención de vender todos los derechos de manera conjunta. Es decir, vender todo como un paquete y a partir de ahí realizar un reparto más equitativo de manera que se facilite a los clubes sanear sus cuentas y poder invertir en su futuro.

Las desigualdades que hay entre Real Madrid y F.C. Barcelona con el resto de clubes en el reparto de los derechos son muy grandes. Unas diferencias muy ventajosas en lo económico y en lo deportivo para los dos monstruos del fútbol español.

Actualmente sabemos que los contratos que han tenido los equipos españoles de manera individualizada con las televisiones han dado paso a un nuevo paquete unitario. Es importante saber que para poder vender de manera centralizada esos derechos han sido aprobados a través de un nuevo Real Decreto los derechos televisivos después de duras negociaciones entre CSD, RFEF y LFP.

Los que no perderán su caché son el Real Madrid y el Barcelona. Los dos grandes de la Liga BBVA seguirán recibiendo cifras que rondarán los 140 millones de euros anuales. El Valencia C.F. es el siguiente de la lista. El equipo valencianista ingresa 48 millones de euros por su venta de derechos. Calculan desde la capital del Turia que con la venta centralizada podrán percibir cantidades que se acercarán entre 70 y 75 millones de euros.

Después de numerosos desencuentros, pugnas por la titularidad de los derechos y amenazas de parón de los clubes, el Decreto ha visto la luz. Ese dinero tendrá un reparto muy distinto al actual ya que será La Liga la encargada de repartirlo.

Aprobada la ley del gobierno, la LFP trata de conseguir una cifra cercana a los 1.000 millones de euros por la venta total de los derechos televisivos. Esta cifra está muy alejada del montante total que generan en la actualidad los derechos televisivos en la liga inglesa, 1.875 millones de euros.

La Premier League ha cerrado un acuerdo económico multimillonario que permitirá a los dos operadores, Sky Sports y BT Sports, retransmitir los partidos desde la temporada 2016 hasta la 2019 mediante el pago de una imponente cifra de 7.000 millones de euros, un 70% de mejora respecto al acuerdo anterior.

Un ejemplo de las grandes diferencias que nos alejan del fútbol inglés es el límite salarial. Esto facilita a los clubes británicos que sigan siendo rentables. Basándonos en las últimas cifras financieras publicadas, los beneficios netos de un club como el Manchester United son de 56,4 millones de euros. Aunque llama poderosamente la atención que el 50% de su presupuesto de 433 millones de euros va a parar en salarios. En cambio, el otro club histórico de las islas, el Liverpool, obtiene sólo unos beneficios de 1,6 millones de euros de un presupuesto de 266 millones de euros. El equipo del Merseyside reserva el 56% para pagar a jugadores, técnicos y empleados.

¿Conviene al fútbol español tomar como ejemplo las medidas adoptadas en la Premier League para poder ser solventes como empresas?
La respuesta es clara y contundente. Para los medianos y pequeños clubes, este nuevo reparto les facilitará poder ponerse al día con la Hacienda Pública como sucede en Inglaterra. Es bien sabido que la deuda del fútbol español es de 738,5 millones de euros, cifra que se pagaría como muy pronto hasta el año 2021.

Además de pagar a la Agencia Tributaria, este dinero facilitará a los clubes poder invertir en muchos aspectos hasta ahora imposibles de atender. Por ejemplo, inyectar fondos en las canteras que forman una parte esencial del futuro del fútbol español. También la posibilidad de mejorar las infraestructuras con nuevas instalaciones deportivas que facilitarán el trabajo de todos: jugadores, entrenadores y resto de empleados.

El futuro del fútbol español pasa por transformarse. Adaptarse a nuevos horarios para acercarnos a los nuevos mercados internacionales debe ser una de los primeros pasos para la evolución de nuestro fútbol. Esto no significa romper con nuestra cultura futbolística, sino aproximarnos a un nuevo público todavía por descubrir.

¿Seremos capaces de evolucionar y alcanzar al fútbol inglés? El tiempo nos dirá.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!