La educación financiera, un derecho universal

El Día de los Derechos Humanos se celebra cada 10 de diciembre desde 1948, año en que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Esta declaración, es un documento histórico que proclama los derechos inalienables que corresponden a toda persona como ser humano, independientemente de su raza, color, religión, sexo, idioma, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Uno de los principales derechos es el “Derecho a la Educación” y según el informe “La educación transforma vidas” de la UNESCO, actualmente hay alrededor de 260 millones de niños que siguen sin asistir a la escuela y más de 758 millones de adultos son analfabetos de los cuales, las dos terceras partes son mujeres.

Durante la última década, con la Agenda 2030, se ha logrado ampliar el acceso a la educación, pero aún queda mucho camino por recorrer.  

A nivel mundial, más de 125 bancos han firmado los principios de la Banca Responsable, para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. En su compromiso por un futuro sostenible e inclusivo, la educación financiera juega un papel fundamental, se ha convertido en uno de los pilares básicos de las entidades financieras para poder facilitar a la sociedad el acceso a una educación inclusiva y equitativa en esta materia.

Algunos datos que debemos tener en cuenta:

  • Existen alrededor de 2.500 millones de personas que no utilizan servicios financieros.
  • Unos 1.700 millones de personas, 200 millones solo en América Latina, se encuentras en situación de vulnerabilidad o habitan en pueblos alejados de los núcleos urbanos no tienen acceso a servicios financieros básicos, destacando que el 75 % de dichas personas no dispone de cuenta bancaria.

Por tanto, en Finanzas para Mortales consideramos que la educación financiera es la clave para impulsar la inclusión social, que a su vez reduce la pobreza e impulsa la prosperidad de los pueblos.

En España, más del 75% de los españoles reconoce que debe mejorar sus conocimientos en materia financiera. Por ello, aún tenemos mucho trabajo por delante con el propósito de posicionar a la educación financiera como un derecho universal y así lograr el ODSnúmero 4: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.

Disfruta de más contenido