El consumo de las familias en alcohol, tabaco, ropa y ocio está influido por su entorno social

 

El consumo de las familias en alcohol, tabaco, ropa y ocio está influido por su entorno social

09/02/2018 | Europa Press

 

Un tercio del consumo de las familias en bienes no duraderos está influido por su entorno social, tanto por la zona geográfica en la que residen, como por las decisiones de consumo de familias con una composición similar, iguales ingresos y mismo nivel educativo, según un estudio del Banco de España publicado este jueves.

Además, asegura que la influencia del entorno social parece ser «de mayor magnitud» en algunos bienes concretos, como, por ejemplo, el tabaco, el alcohol, la ropa o las actividades recreativas.

La autoridad monetaria, basándose en la Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadística (INE) entre 1985 y 1997 y con una muestra de 10.200 hogares, concluye que en torno a un tercio de las decisiones de consumo de los hogares vienen condicionadas por su propio consumo en periodos anteriores, lo que denomina «hábitos internos», pero otro tercio aproximadamente por las decisiones de su grupo de referencia (hábitos externos).

El grupo de referencia es aquel conjunto de hogares que comparten características sociodemográficas comunes, como son la media del número de adultos del hogar, el número de hijos, la edad promedio o el nivel educativo, así como la tasa de desempleo de la provincia en la que residen las familias o el tipo de interés promedio de los hogares con préstamos.

En cuanto a los productos consumidos analizados, el Banco de España incluye en la muestra los bienes de consumo no duraderos, que constituyen el 80% del gasto total de los hogares, entre los que se encuentran los alimentos, alcohol, tabaco, servicios y otros, como el gasto en calefacción, el transporte, bienes para el cuidado personal o ropa y calzado.

Dentro de estos productos, distingue, siguiendo el ranking de visibilidad elaborado por Heffetz (2011), entre bienes no duraderos «visibles» y «no visibles». El primer grupo agrega el gasto en tabaco, ropa, actividades recreativas y alcohol, mientras que en el grupo de bienes «no visibles» se incluyen los restantes productos no duraderos.

MISMOS RESULTADOS EN OTROS PAÍSES

De esta forma, el Banco de España concluye que el efecto del entorno social en el consumo de bienes «visibles» (alcohol, tabaco, ropa o actividades recreativas) se eleva al 35%, frente al 24% que se obtiene para el conjunto de bienes «no visibles», lo que subraya la importancia de los hábitos del grupo de referencia de los hogares para el consumo de ciertos bienes.

El estudio de la autoridad monetaria destaca que los resultados para los hogares españoles están en línea con los encontrados a escala internacional. Para la economía estadounidense, hay estudios que estiman que entre un 11% y un 44% de las decisiones de consumo de los hogares vienen determinadas por el consumo del grupo de referencia, mientras que otros encuentran un efecto del 30% en la economía danesa cuando se circunscribe el grupo de referencia únicamente al entorno laboral.

Por último, el Banco de España afirma que estudios de este tipo pueden ayudar a entender cómo determinadas perturbaciones, que inicialmente inciden de manera directa solo en el gasto de grupos muy específicos de población, acaban afectando al consumo de otros colectivos poblacionales más amplios.

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox