El coste de los desplazamientos al trabajo

El coste de los desplazamientos al trabajo

26/06/2013 | FxM – Nacho Sainz-Ezquerra

“Cada día pierdo una hora entre ir y venir al trabajo” ¿Quién no ha oído o ha dicho alguna vez esta frase? Seguro que son muchos los que se sienten identificados con ella.

Tanto los desplazamientos al lugar de trabajo, como los derivados del propio trabajo, suponen un coste para las empresas y para los propios trabajadores. Hoy en día las distancias entre los hogares y el puesto de trabajo se han incrementado, así como el número de viajes que se realizan, debido a la dispersión entre las ciudades y los núcleos o polígonos industriales.

Estos desplazamientos, los derivados del trabajo y los de ida y vuelta a casa, dan lugar al 10% de accidentes laborales con baja, y por increíble que parezca resultan ser la primera causa de muerte en el trabajo. A las cifras nos remitimos, uno de cada tres trabajadores muertos por accidente laboral en 2011 fue como consecuencia de un accidente de tráfico en sus desplazamientos.

¿Cuántos kilómetros recorren los trabajadores?
Un 17% afirma que realizan más de 61 kilómetros diarios, con el consiguiente coste en tiempo y económico que conlleva. En consecuencia, uno de cada tres trabajadores dicen que tardan más de una hora en ir y venir a su trabajo. Este tiempo no son sólo minutos perdidos, si no que esto conlleva a su vez un cansancio, fatiga y estrés en el trabajador que hace que merme su productividad en el trabajo.

¿Cómo se desplazan?
En el caso de los desplazamientos in itinere (de casa al trabajo y viceversa) prima el coche como medio de transporte favorito (55%), seguido del transporte público (26%). En cuanto al perfil de edad, los más jóvenes prefieren usar el transporte público (50%), mientras que en el resto de edades el 70% se desplaza en coche.

Para poder reducir la percepción de riesgo que poseen los trabajadores a la hora de desplazarse, una medida a tomar sería la flexibilización de los horarios. De este modo al no estar presionados por tener que acudir a su puesto de trabajo a una hora, se permite una mayor “tranquilidad” a la hora de conducir, y además se evitan las horas punta en las que el tráfico es mayor, con el consiguiente aumento de riesgo de accidente. De hecho, el 64% de los accidentes que se producen en este tipo de trayectos suceden como consecuencia del estrés de llegar al trabajo puntual.

Otra de las medidas que los trabajadores consideran que se podría aplicar y que reduciría los riesgos en los desplazamientos es el teletrabajo. De hecho un 40% se muestra a favor de esta medida, aunque claro esta posibilidad depende tanto del tipo de trabajo como de la empresa en que se trabaje. Dadas las nuevas tecnologías algunos trabajadores piensan que se podrían reducir sus viajes a la empresa a un par de días a la semana. De esta manera desde casa realizaría una serie de funciones, y el resto las haría en la propia empresa el resto de los días.

Y no sólo es el coste en el estrés y productividad, si no que en el caso de los accidentes los costes se multiplican tanto para la empresa como para los trabajadores. Ahí están los costes provocados por los días de baja, así como costes materiales derivados de la reparación de los vehículos.

La consecuencia más ingrata de los accidentes de tráfico laborales es el coste en vidas humanas. En 2011 los accidentes de tráfico laborales causaron 220 víctimas mortales y 1.120 heridos graves. De hecho el 10% de los accidentes laborales de ese mismo año con consecuencia de baja ocurrieron en las carreteras, y el 70% fue durante los trayectos de ida y vuelta al trabajo.

Centrándonos en el caso de los accidentes de tráfico en misión, esto es, aquellos que ocurren como consecuencia del propio trabajo también existen cifras. De hecho, el 75% de los desplazamientos que se producen en este ámbito se realizan mediante el coche.

El 15% de los trabajadores confiesan que realizan más de 160 km. al día por circunstancias laborales, confesando un 16% que llega a estar más de dos horas diarias desplazándose.

Existen ciertas profesiones en las que los accidentes de tráfico calificados como accidentes laborales son más frecuentes. Los cuerpos de policía, conductores de motocicletas y ciclomotores, conductores de taxis, furgonetas y camiones son los casos más significativos.

En cuanto a las muertes producidas durante el trabajo como consecuencia de un accidente de tráfico la cifra asciende a 66 personas muertas en el año 2011.

En tanto que las empresas cada vez parecen más preocupadas por el bienestar de sus empleados, deberían tener en consideración la posibilidad de ofrecer mayores facilidades para sus trabajadores en cuanto a movilidad se refiere. Tal es así que el número de empresas que tienen entre sus políticas la flexibilidad horaria es cada vez mayor. La relación coste-beneficio que suponen este tipo de medidas es mayor al coste que supone que un trabajador llegue cansado al trabajo, o que incluso pueda perder la vida por el mismo.

Para más información se puede acudir al I Barómetro de movilidad laboral del RACE

Disfruta de más contenido