El curioso caso del mercado de FOREX: traders, chatrooms y manipulación conspirativa

El curioso caso del mercado de FOREX: traders, chatrooms y manipulación conspirativa

19/11/2014 | Evan Brock Gray

Tenemos otro caso encima de la mesa sobre manipulación de los mercados financieros, pero esta vez se ha manipulado el mercado financiero más grande de todo el mundo: el mercado FOREX, también llamado el mercado de divisas. Este mercado mueve más de 4 billones de euros (sí, Billones) al día.
Hoy en día, la cuestión no es dónde se están llevando a cabo estas prácticas ilegales; eso ya lo sabemos porque con un ordenador y una conexión a Internet no hay fronteras físicas. Las cuatro autoridades financieras más importantes de los EE.UU., el UK (Reino Unido) y Suiza han impuesto un total de multas de unos 3,5 mil millones de euros a seis grandes bancos internacionales. Habrá otras multas también para otras entidades financieras involucradas en la trama. Las cuestiones que realmente son importantes aquí son: saber quién lo estaba haciendo, para quién trabajan, cuáles eran sus motivos y cuál ha sido el efecto de un comportamiento claramente manipulativo y conspiratorio pero bien conocido, prolongado y ocultado durante muchos años.
Lo que ha estado pasando todo este tiempo, es decir, desde más o menos 2007 hasta el 15 de octubre de 2013 fue una manipulación conspirativa de las tasas de intercambio de divisas y de su índice de comparación de referencia global (el «benchmark«) por parte de cientos (o miles) de traders por todo el mundo de varios grandes bancos. En algunos casos, los traders trabajaron en grupos pequeños con nombres como “los jugadores”, “los tres mosqueteros” o “la cooperativa” para amañar el mercado y sacar un beneficio propio. En otros casos varios agentes de bancos competidores trabajaron juntos para manipular el mercado en general en beneficio de sus clientes o engañar a sus propios clientes mientras apostaban en su contra.
Si te paras a pensar, la cosa más grave puede ser que estamos descubriendo que unos grandes bancos multinacionales habían creado un tipo de cartel secreto. Se sabe que la venta masiva de valores respaldados por activos y participaciones preferentes fue una práctica ahora ampliamente considerada como algo entre irresponsable, deshonesto o incluso ilegal. El año pasado vimos como muchos grandes bancos estaban manipulando al mercado inmobiliario a través del amaño tanto del Euribor como el Libor (los benchmarks de tasas de interés más comunes utilizados para establecer todo tipo de contratos y, sobre todo, hipotecas) en el caso famoso del «London Whale».
Y ahora tenemos la manipulación del mercado de divisas. El problema es que se repiten casi los mismos nombres una y otra vez. Esta vez, los 6 grandes bancos que han aceptado su responsabilidad en este tramo al llegar a un acuerdo legal con las autoridades son (en orden de la cuantía de su multa de entre 1 mil millones hasta 250 millones de dólares): Citibank, JPMorgan, UBS, RBS, HSBC y Bank of America. Barclay’s también está imputado pero ha preferido llegar a un acuerdo por separado.
A continuación, quiero mostrar unas conversaciones publicadas de estos traders que mantuvieron en chats privados. Muestran el comportamiento desleal y un tramo continuo de irregularidades.
Conversación 1 – Entre tres agentes de Citibank, JPMorgan y UBS, hablando sobre si invitan a un cuarto a unirse al grupo.
Trader 1: “¿Contará lo que hacemos a sus compañeros de mesa, o incluso a los de la oficina en Nueva York?”
Trader 2: “Esa es una buena pregunta, no queremos que lo sepan los gilipollas que están en el mercado.”
Trader 3: “¿Nos va a proteger como nos protegemos unos a otros de nuestras propias oficinas?”
Conversación 2 – Traders de RBS congratulándose después de una buena sesión.
Al final del día anterior, preparando la sesión: ¡Bueno trabajo, caballeros!
Al final de la sesión: “Me quito el sombrero” – “Bien hecho, chicos” – “Bravo” – “Lo hemos machacado bien”
Conversación 3 – Traders de dos bancos en una conversación pillada por la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) del Reino Unido.
“¡Estuvimos geniales ayer en al amaño!” – “Síííííííííí” – “Arrastré a JPMorgan conmigo y cubrimos todas las bases:” – “¡¡Así que no podría haber sido tan mala semana!!”
Conversación 4 – Un trader lanza una pregunta y agradece la ayuda que le proporcionan.
“¿Cómo puedo hacer dinero gratis sin tener que estar ‘al descubierto’?” – “Gracias por decir que estabas igual, me ayudó a salir (del mercado) pronto:”
¿Quién es el responsable de estas actividades: los traders que cometieron los delitos; sus jefes de medio rango que fomentaron la actividad; los directivos que echaron la vista gorda o simplemente fueron incompetentes; o los reguladores que fueron incapaces de cumplir su función de controlar o regular los mercados financieros (hemos visto varios escándalos durante los últimos 6/7 años) y tampoco han sabido cómo disuadir/impedir este comportamiento sólo con multas (por grandes que sean) a las organizaciones (y no a personas específicas) y con un “liderazgo desde atrás”? Esta es un buena pregunta multinivel que el Banco Central Europeo debería estar pensando porque la unión bancaria al nivel europeo ya es una realidad.
Los efectos finales de una manipulación del mercado de FOREX son múltiples. Muchísimos productos financieros dependen del benchmark para cumplir correctamente su función de financiar a las personas, empresas y gobiernos. Un ejemplo fácil: el mercado de comodities internacional depende en gran parte de los contratos llamados “futuro o future” que establecen una orden de compra/venta en un momento determinado y en una divisa específica. Si alguien había invertido en un producto cuyo precio final dependía de un contrato “futuro”, con la manipulación de las tasas de intercambio o el valor real de una divisa alguien podía haber influido en el mercado a favor de sus clientes o en su propio beneficio. Por otra parte, una clara manipulación sistemática de los mercados por parte de las grandes entidades financieras vuele a minar y destruir la confianza de los grandes y pequeños inversores. Y si no hay inversión por falta de confianza, los propios bancos no pueden prestar dinero y financiar a las empresas y personas que más lo necesitan para llevar a cabo sus negocios y contribuir a la recuperación de la economía real.

Disfruta de más contenido