El mercado eléctrico español

Mostrar la historia y el funcionamiento del mercado eléctrico español también es educación financiera. Todos recibimos la factura de la electricidad en nuestras casas y sin embargo, muchos de nosotros desconocemos los entresijos de un mercado eléctrico que no hace tanto que ha sido liberalizado y en el que todavía quedan partes reguladas.

Hasta el año 1997 el sistema eléctrico español estaba regulado por el Gobierno, que era quien fijaba el precio de la electricidad y remuneraba a las compañías eléctricas. A partir de ese año se fue produciendo una liberalización progresiva, especialmente provocada por la necesidad de adaptarse a la normativa de la Unión Europea. La Unión Europea exigía la separación de las diferentes actividades del mercado, con el objetivo de garantizar un entorno seguro de competencia entre los diferentes agentes.
Las diferentes actividades del mercado eléctrico se dividen en 4:

1. Generación: Los generadores son los encargados de producir la energía eléctrica por diferentes medios (térmica, nuclear, hidráulica, eólica, solar). La generación es una actividad liberalizada, es decir, el precio de la misma está en régimen de mercado libre.

2. Transporte: Es la red que lleva la energía eléctrica desde las centrales de producción hasta las áreas de distribución. Red Eléctrica de España (REE) es la propietaria de esta red y gestiona su desarrollo y mantenimiento. Es una actividad regulada, es decir, que su remuneración está fijada por el Gobierno.

3. Distribución: Es la red que lleva la energía desde los centros de distribución hasta el consumidor final. Las distribuidoras son las encargadas de facturar los peajes de acceso (ATR) a las comercializadoras y de realizar las lecturas de los contadores al cliente final. También es una actividad regulada, es decir, que su remuneración está fijada por el Gobierno.

4. Comercialización: Actividad liberalizada mediante la cual la compañía comercializadora factura la energía consumida al cliente final y actúa de intermediaria entre la distribuidora y el cliente. El precio de la energía es libremente pactado entre el cliente y la comercializadora y está compuesto por una parte regulada (también llamada Tarifa de Acceso) y una parte no regulada, la suma de ambos conceptos da como resultado el precio de la energía que el cliente consume. Asimismo, se pactan entre las partes el resto de condiciones del contrato de suministro eléctrico.

El proceso de liberalización del mercado eléctrico español culminó en el año 2009 cuando los consumidores ya pudieron escoger libremente la compañía eléctrica que les suministraba la luz. Sin embargo, para el mercado doméstico el Gobierno mantiene una tarifa regulada, actualmente denominada PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor) a la que pueden acogerse los hogares (cuya potencia sea <10kW) que no quieren contratar su suministro de luz con una compañía a precio del mercado libre. Esta tarifa regulada (anteriormente denominada TUR) generó mucha controversia cuando en el año 2014 se modificó la forma de cálculo, dejando de facturarse un precio fijo por la energía y a ser un precio variable, calculado en función del precio de adquisición de la energía en el mercado eléctrico español.

 

La liberación del mercado eléctrico ha supuesto la entrada de nuevos de competidores, actualmente existen más de 300 comercializadoras inscritas en el Registro Administrativo de Distribuidores, Comercializadores y Consumidores Directos en mercado y puede consultarse en la web de la CNMC. Cada compañía del mercado libre ofrece precios y condiciones propias y este cambio ha permitido acabar con el oligopolio anterior, donde 5 grandes compañías se repartían a la totalidad de clientes. En consecuencia, los consumidores pueden decidir con qué compañía comercializadora contratan su suministro y pueden beneficiarse de mejor servicio y mejores precios en sus tarifas. En algunos casos el ahorro puede llegar hasta el 20% en la factura de la luz. Por ejemplo, una empresa que pague 1.500€ de luz al mes puede llegar a conseguir ahorros de hasta 3.600€ al año.

Antes de cambiar de compañía es aconsejable consultar las condiciones y precios, por ejemplo una gran herramienta es el simulador de factura de Audax Energía, que permite evaluar el ahorro.

Audax Energía

01/10/2015

www.audaxenergia.com

 

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!