El papel de las agencias de calificación en la crisis financiera de 2008

Una agencia de calificación de riesgos (CRA, credit rating agency en inglés), es la compañía que analiza la información financiera (y no financiera) de una empresa o institución para emitir opiniones o calificaciones sobre productos financieros (instrumentos de deuda, bonos, etc.) que ofertan o emiten empresas o gobiernos.

Las opiniones o calificaciones emitidas están basadas en modelos econométricos y otro tipo de análisis (políticos, sociales y ambientales) que sirven para valorar la capacidad de pago de una institución o empresa, o la variación de valor de una inversión.

Suelen ser las mismas instituciones o empresas que emiten los instrumentos de deuda las que pagan a las agencias de calificación por emitir opiniones o calificaciones sobre dichos instrumentos.

Dependiendo de cada agencia de calificación, cada una de ellas tienen una clasificación propia para el rating.

Existen tres agencias de calificación de riesgos con oficinas centrales en Nueva York y Londres (Fitch, Moody’s y Standard &Poor’s) que copan el 90% del mercado mundial, pero hay otras 72 más pequeñas que cubren el 10% restante y que están repartidas por todo el mundo.

A raíz de la crisis iniciada en 2007 con los créditos hipotecarios en Estados Unidos las tres agencias más grandes han visto en entredicho su fiabilidad e independencia ya que hasta muy poco antes de que se iniciara dicha crisis habían dado la máxima calificación a los bonos que avalaban esos créditos. A finales de 2011 el Gobierno de Estados Unidos consideraba llevar a juicio a Standard & Poor’s por haber calificado favorablemente un instrumento de deuda creado por un fondo de inversión que “apostaba contra ese mismo instrumento de deuda”, lo que equivalía a apostar por la caída del mercado.

Disfruta de más contenido