El Petro Yuan dispuesto a debilitar la hegemonía del dólar

Después de la II Guerra Mundial, el dólar americano se convirtió en la moneda de reserva oficial. Pero eso no era suficiente para la hegemonía estadounidense y unas décadas después (año 1973 aproximadamente) se creó el “Petro dólar”, el cual consiste en monopolizar los pagos de petróleo de la OPEP en la divisa norteamericana.

Como la mayoría de hechos relevantes en la historia, la estrategia del “Petro dólar” tiene multitud de teorías y cada una de ellas con un sesgo ideológico. Sin embargo, la más común, es que EE. UU. tenía que diseñar un modelo en el que sus políticas expansionistas (imprimir su divisa) fuesen viables. ¿Cómo conseguirlo? Manteniendo la demanda de USD (dólares) a nivel mundial y, para ello, impuso que todos los pagos en la compra de petróleo (materia prima demandada a gran escala) fuesen en dólares o, como se le tilda coloquialmente, “Petro dólares”.

Por lo tanto, las naciones exportadoras de petróleo dependen del valor del dólar. Es decir, reciben grandes cantidades de dólares con la venta de petróleo y sus ingresos nacionales dependen de ello. Por lo tanto, no les interesa que el valor de esta moneda caiga.

Este escenario, de supremacía de la divisa americana, está instaurado desde hace décadas. Sin embargo, recientemente China ha dado un golpe en la mesa y ha propuesto otro marco de actuación en las transacciones con el petróleo. El propósito del gigante asiático es crear el “Petro yuan” y cambiar el monopolio del dólar sobre el petróleo.

¿Por qué China quiere cambiar el modelo?

En los últimos meses la tensión política entre EE. UU. y China es notable. El gobierno americano ha intentado poner aranceles a las importaciones de productos de consumo chino sin mucho éxito, y ahora está decidido a hacerlo con la industria del metal.

Por otro lado, desde 2015, China ha estado reduciendo las compras de deuda americana para evitar que el yuan se siga debilitando. Asimismo, lo ha hecho para mantener sus reservas físicas en dólares (posee 3,1 billones aproximadamente) y de este modo influir en el precio de cotización de la divisa verde.

China es el mayor consumidor de petróleo a nivel mundial. Por ello, está convencida de que, dado su peso en la economía global, puede usar el yuan para realizar los pagos. Este eco que se escucha desde hace meses ya tiene forma y hay países que estarían dispuestos a aceptarlo. Pero, si el dólar sigue siendo la divisa hegemónica ¿Por qué lo aceptan? Porque el gigante asiático ha propuesto abrir futuros (derivados financieros) en yuanes y respaldarlos con oro. Hay que recordar que China ha triplicado sus reservas en oro (1.800 toneladas aproximadamente) desde 2007.

La situación es aún más compleja, pero estos sucesos permiten tener una idea de las convulsiones que está viviendo el panorama económico mundial. El hecho de que una materia prima tan demanda como el petróleo se haga en distintas divisas obligaría a los bancos centrales de los distintos países a tener reservas de las divisas que acepta y, por lo tanto, podría desestabilizar el escenario económico mundial. Además, muchos estados tienen que pagar en dólares deudas que contrajeron con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. La entrada del “Petro yuan” beneficiaría a esos estados porque debilitaría el dólar pero, aun así, de una forma u otra, tendrían que seguir acumulando esta divisa para hacer frente a las deudas.

Con este nuevo escenario es casi seguro que el precio del petróleo será más volátil y dará una gran oportunidad a los operadores de mercado para obtener beneficios. Realmente los grandes perjudicados serán las economías domésticas.

Autor: Daniel Moreno (12 abril 2018)

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox