El precio de la electricidad y la factura de la luz

Factura de la luz y el precio de la electricidad

Enero de 2021 ha comenzado con muchos temas que preocupan a la sociedad. Además de la pandemia causada por la Covid-19, que viene acaparando las noticias desde hace casi un año y contra la que afortunadamente, se están empezando a poner las primeras dosis de la vacuna, en España hemos sufrido a Filomena, un temporal de nieve que ha colapsado gran parte de España y como coletazo, está dejando una ola de frío coincidiendo con una subida del precio de la electricidad sin precedentes. Y no es casual.

La ola de frío ha provocado una mayor demanda que no han podido cubrir las energías renovables, debido a su producción tan moderada; ni el gas, cuyo precio también se ha doblado en España en los últimos días.

En cuanto al funcionamiento de este mercado, debemos saber que en Europa existe un marco regulatorio que rige el mercado del sector eléctrico, estructurado en mercado diario, intradiario de subastas e intradiario continuo.

Asimismo, hay unos agentes compradores y vendedores de energía, Red Eléctrica de España, la  compañía dedicada a la operación y transporte de la electricidad, y un operador designado para el mercado eléctrico (NEMO). En el caso de la Península Ibérica, el operador designado es OMIE, Operador del Mercado Ibérico de Electricidad, tanto para España como para Portugal. Y por supuesto, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que supervisa el funcionamiento y el grado de competencia del mercado eléctrico, tanto mayorista como minorista.

Este funcionamiento pasa por OMIE, el operador del mercado ibérico. Es quien recibe las ofertas de venta emitidas por las eléctricas y realiza la casación para cada periodo de programación, partiendo de la oferta más barata hasta igualar la demanda (es un mercado de precios marginales, por eso si la última demanda la casa una tecnología de producción cara te encarece el precio aunque las anteriores casaciones hayan sido más baratas).

De esta forma, el funcionamiento del mercado determina los precios y, en el caso del mercado diario, los precios son fijados para las 24 horas siguientes con un día de antelación.

Sea cuál sea el funcionamiento, todos tenemos claro que la electricidad es un bien básico en hogares y empresas. Estamos inmersos en una crisis sanitaria global que ha conllevado una crisis económica, y en España ya se habla de que este mes de enero recibiremos la segunda factura eléctrica más cara de la historia. Sin embargo, no debemos olvidar que lo normal es que las compañías comercializadoras de electricidad de MERCADO Libre, cuando definen y ofrecen sus productos, un alto porcentaje de su compra lo hacen en el mercado de futuros OMIP, OTC, y es por eso que el impacto de la subida no les afecta ni a ellos ni al consumidor final.  El impacto de los precios de ahora afectará en mayor medida a aquellos consumidores que tienen indexado su precio al mercado y que, además, consuman en las horas del día en las que los precios sean caros.

Si nos centramos en el precio de la luz y en cómo nos afecta, vamos a fijarnos en algunos apartados de nuestra factura:

  • Veamos la Tarifa que tenemos contratada y su precio, o bien una referencia para que la localicemos en el contrato.
  • Fijémonos en la Potencia contratada, ya que determina la Tarifa de acceso y/o Tarifa de acceso potencia. Es importante el ítem referido al coste que la empresa comercializadora paga a la distribuidora por el transporte del suministro eléctrico, el uso de la red, la distribución, y otros gastos. También se conoce como ATR, Acceso de Terceros a la Red.
  • El CUPS, Código Universal del Punto de Suministro; identificador único de un punto de suministro de energía que consta de 22 caracteres.
  • El Contador; código de 9 dígitos que la distribuidora otorga a cada contador con la finalidad de identificarlo rápidamente.

Además, en la factura deben mostrarnos el Término de potencia, el Término de energía, el Impuesto sobre la electricidad y el alquiler de equipos. A la suma de todos ellos se le aplica el 21% de IVA.

Nos debe quedar claro que el Término de potencia es el precio a pagar por la potencia que tenemos contratada con la compañía de suministro eléctrico y no por el consumo. La potencia contratada nos la cobran haya consumo o no, se paga por la disposición de energía para el consumidor. También se le llama Término fijo o Término de facturación de potencia, y se mide en kilovatios (KW).

El Término de energía sí es lo que pagamos por la energía que consumimos. Y se calcula multiplicando el precio en euros por kilovatio-hora (€/kWh), por la energía que se ha consumido en el periodo (dato que figura en el contador). También se conoce como Término variable, Término de facturación de energía o Término de consumo.

El Impuesto sobre la electricidad y alquiler de equipos (IE), es uno de los impuestos especiales establecido sobre consumos específicos, en este caso, sobre el consumo eléctrico, y viene fijado

por el Estado. Por lo tanto, la forma de calcular la cuantía a pagar viene definida por una norma tributaria. Este impuesto forma parte de los Componentes Regulados que estipula el Ministerio competente, que puede modificar el coste de dichos Componentes cada trimestre y aparece publicado en el Boletín Oficial del Estado.

Disfruta de más contenido