¿En qué consiste la reciente reforma de las pensiones?

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 9 de febrero el real decreto ley que permite rescatar, a los diez años, el dinero invertido en un plan de pensiones. Hasta ahora, no se podía disponer del dinero hasta haber alcanzado la edad de jubilación salvo casos excepcionales como la de padecer una enfermedad grave o sufrir un desahucio. El objetivo que el Gobierno pretende es hacer más atractivo el producto y estimular el ahorro privado. Sobre todo, entre los más jóvenes que no suelen contratarlo.

¿Por qué se ha tomado ahora esta medida que entrará en vigor en 2025 y como afectará a los ahorradores? Los planes de pensiones surgieron en la década de los 80 con el objetivo de ahorrar y ante el temor de que las generaciones venideras no llegaran a cobrar jubilaciones del sistema público de pensiones. Pero ¿quién contrata planes de pensiones actualmente? No hay un perfil único, depende de la edad, de los ingresos, del patrimonio y de la liquidez que se pretenda obtener. Al fin y al cabo se trata de una inversión en la que se puede ganar o perder. Existe un perfil conservador que busca ahorrar algo de dinero pero sin poner en peligro el presente, pero también existe el perfil dinámico, con altos beneficios, que busca además del ahorro, exenciones fiscales.

Algunos expertos alertan de un posible peligro: la fuga de activos y, por tanto, la descapitalización de los planes. Algunas gestoras temen que se limite su gestión lo que, sin duda, repercutirá en la rentabilidad de los planes que actualmente es del 4,03%.

Según el Ministerio de economía, más de 8 millones de ciudadanos tienen algún tipo de plan de pensiones. Unos, individuales (74.400 millones de euros) y otros a través de planes de pensiones de empleo (a través de la empresa para la que trabajan, unos 35.800 millones de euros). En total, el dinero invertido en planes de pensiones alcanza los 110.000 millones e euros. La nueva medida, en vigor a partir de 2025, introduce, además, otros cambios como la rebaja en las comisiones de gestión, que actualmente ronda el 1,5%. Afectará solo a los ahorradores individuales pero solo a las aportaciones realizadas a partir de 2015. El tratamiento fiscal será el mismo, tributando como rendimiento del trabajo y con la exención hasta un máximo de 8.000 euros anuales.

El Estado aporta, anualmente, 783 millones de euros para deducciones de IRPF por aportaciones en planes de pensiones, según el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, Gestha. Las personas que no llegan a 30.000 euros, se desgravan casi un 30% mientras que las que superan los 60.000, consiguen unos beneficios del 70% en las reducciones fiscales.

INVERCO, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de pensiones, calcula en 41.000 millones de euros la cantidad que podría ser rescatada en 2025, una cantidad que, dicen, no es significativa. Con unas previsiones conservadoras, la asociación espera que el patrimonio de pensiones crezca un 2,6% durante 2018, hasta los 114.000 millones de euros; y reclama a la Seguridad Social, el envío de una carta informativa sobre la pensión futura a los ciudadanos como mejor medida para fomentar el ahorro. Según la asociación, España tiene los menores incentivos fiscales de ahorro en planes de pensiones de la OCDE: apenas alcanzan el 9% frente al 30% de la media. Entre los más desarrollados destacan Canadá, Dinamarca, Países Bajos o Suiza, que facilitan ventajas fiscales a sus partícipes de hasta el 34%.

Otro tema es la política que aplicarán las empresas que contratan planes de pensiones para sus trabajadores. Son los llamados planes de pensiones de empleo y tienen una regulación diferente porque se basan en pactos entre la empresa y los representantes de los trabajadores, e invierten en activos alternativos, como empresas no cotizadas o vehículos de inversión inmobiliaria, lo que les permite mayores rentabilidades. Por este motivo, los gestores de planes de pensiones de empresas ya han anunciado que van a tratar de evitar la liquidez a 10 años para no perder esa rentabilidad.

Autora: Elvira Calvo (21 febrero 2018)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!