Es fácil ahorrar pero ¿Sabes cómo?

Un ahorro eficaz es un gran aliado en las economías domésticas. Muchas familias se encuentran con un rompecabezas para ajustar su capacidad monetaria y llegar bien a fin de mes. Los últimos datos del INE (los datos anuales de 2017 saldrán en marzo de 2018), en relación al tercer trimestre de 2017, muestran que la tasa de ahorro de los hogares fue de un -0,7% de su renta disponible, lo que supone 2,2 puntos menos que el mismo periodo del año anterior. Estos datos tan bajos no se registraban desde el 2008.

A pesar del aumento en la renta disponible bruta de un 1,3% (aumento de 2.122 millones) respecto al tercer trimestre de 2016, los hogares españoles han registrado una necesidad de financiación para cubrir el total de sus gastos entre los meses de julio y septiembre.

Uno de los puntos clave para mejorar el ahorro es gestionar y analizar cómo se hace la cesta de la compra. El último estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), sobre el gasto destinado a la compra de alimentos en supermercados, desvela que se puede ahorrar hasta 800 euros anuales. El coste medio anual de la cesta es de 4.783 euros. En el contexto nacional los supermercados con mejores precios son Alcampo, Mercadona y Carrefour en ese orden.

Algunos expertos apuntan que, en ocasiones, el ahorro en la cesta de la compra puede ocasionar problemas de salud. Los alimentos que más han subido de precio este año son los productos frescos frente a los envasados que han bajado. Esto ha generado una dinámica de compra de carnes y pescados enlatados, los cuales tienen peores propiedades alimenticias que los alimentos sin elaborar.

Consejos para ahorrar

No existe un libro sagrado que siente cátedra sobre el ahorro. No obstante, hay una serie de preceptos universales que pueden ayudar a que se llegue más desahogado a fin de mes.
– Elegir el supermercado con mejor nivel de precios. Si habitualmente compras lo mismo, tal vez te pueda interesar hacer la compra online, consiguiendo mejores ofertas, evitándote el tiempo y desplazamiento que supone ir hasta un centro comercial, y con la ventaja de que te llevan los productos a casa.
– Intenta no centrarte en los productos de marca y busca la “marca blanca”. Hoy en día muchas marcas con renombre tienen productos con las mismas características pero con un precio más reducido bajo una “marca blanca”.
– Revisar el potencial de electricidad que tienes contratado, quizás estés pagando por unas prestaciones que no se necesitan.
– Usar comparadores de precios online. Existen multitud de ellos, donde puedes comparar los contratos de las compañías telefónicas, seguros (de coche o de hogar), vuelos, hoteles, etc. Hoy en día es una herramienta muy útil.
– Comparar tu contrato de móvil con el resto de compañías.
– Elegir aquellos cajeros que no cobren comisión a la hora de retirar dinero en efectivo.
– Conducir de forma eficiente, evitando frenazos y acelerones bruscos o usar marchas largas, entre otras. Es decir, llevar a cabo prácticas de conducción eficientes.
– Evitar las compras por impulsos. Si te encuentras con una oferta, medita antes de comprarlo ¿Realmente lo necesito?
– Regular la calefacción. Quizás merezca la pena abrigarte un poco más dentro de casa y ahorrar unos euros.
– Controlar y/o eliminar los “gastos hormiga”, que son aquellos pequeños gastos que se producen de manera habitual, y que a la larga suponen un desembolso considerable de dinero como comprar el periódico en vez de consultarlo por internet, o el café que te tomas todas las mañanas en la cafetería antes de ir al trabajo en vez de hacértelo tú mismo en casa.

Son sólo unos consejos entre un gran abanico. No obstante, en un entorno en el que cada vez es más común el uso de comparadores online en multitud de productos, resulta interesante aprovechar estas sencillas herramientas y de rápido acceso.

El ahorro está resultando ser una terea pendiente en los últimos años entre las economías domésticas. Estas complicaciones se deben en gran medida al estancamiento de los salarios y al aumento de los precios (inflación). En el conjunto global de las economías avanzadas, la deuda media de las familias en proporción al PIB ha pasado del 52% en el año 2008 al 63% en la actualidad.

Autor: Daniel Moreno (9 enero 2018)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!