Finanzas para Mortales – Formación Financiera

 

¿Qué es la Formación Financiera?

Hoy en día, para poder movernos como pez en el agua en el mundo de las finanzas, es necesario poseer una formación financiera básica que nos permita entender cómo funciona el dinero y cómo afectan el ahorro, la inversión y las malas decisiones a nuestra situación financiera.

Entendemos por formación financiera la capacidad de comprender el funcionamiento, riesgos y oportunidades que ofrecen los productos financieros (tarjeta de crédito, plan de pensiones…), y de tomar decisiones que nos ayuden a planificar nuestro futuro de forma adecuada. La formación financiera adquiere, por ello, cada vez más importancia. Frente a la complejidad y la opacidad de muchos procesos, resulta imprescindible aportar conocimiento, información y explicación para entender la economía y las finanzas, especialmente en esta época de nuevas tendencias y profundas transformaciones.

 

La Formación Financiera en el ámbito nacional

La necesidad de hacer más comprensibles los conceptos económicos y financieros a los ciudadanos llevaron a la OCDE a lanzar una iniciativa pionera para promover y difundir la formación financiera, implicando progresivamente a organismos internacionales multilaterales, y generando un amplio e interesante número de proyectos de destacadas entidades e instituciones en la mayor parte de las economías desarrolladas.

Con el fin de garantizar la protección de inversores y consumidores financieros y reforzar la estabilidad financiera internacional, muchos países (entre ellos España) han desarrollado estrategias nacionales de formación financiera.

En nuestro país, han sido el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) quiénes asumieron la responsabilidad de esta tarea, impulsando desde 2008 un “Plan de Educación Financiera”, que ha sido renovado para un nuevo período de vigencia entre 2013 y 2017.

 

Conceptos básicos

El primer paso para adquirir una adecuada formación financiera es conocer una serie de conceptos básicos clave en este ámbito:

  • Ingresos: son las entradas de dinero que recibimos. Normalmente se trata del sueldo, aunque también se tienen en cuenta los llamado ingresos extraordinarios (intereses recibidos, realización de trabajos extra…). A la suma de todos nuestros ingresos netos de tu hogar, se le conoce como renta disponible.
  • Gastos: son todas las salidas de dinero (comida, luz, agua, calefacción, ocio, gasolina…). Al igual que los ingresos, es necesario tenerlos en cuenta a la hora de realizar un presupuesto.
  • Ahorro: es la cantidad de nuestra renta disponible que no gastamos mensualmente. Evidentemente, si gastamos más de lo que ingresamos no existirá ahorro.
  • Inversión: es la parte de nuestros ahorros que destinamos a productos financieros en un corto, medio o largo plazo.
  • Endeudamiento: es la acción de recurrir a un dinero ajeno para ser capaces de adquirir bienes que, sin esa ayuda, no podríamos tener. Algunos ejemplos comunes son los créditos o los préstamos hipotecarios. Un endeudamiento irresponsable no puede conducir a la morosidad y, con ello, a la expropiación de nuestras pertenencias.

 

 

Consejos para una buena Formación Financiera

El objetivo de la formación financiera es que, gracias a la una mejor comprensión de los productos financieros y a contar con las habilidades precisas, el ciudadano aprenda a tomar decisiones y a desarrollar hábitos de ahorro y planificación de gastos. A continuación, expondremos algunos consejos que te ayudarán en esta labor:

  • Aprende a elaborar un presupuesto: Para ello debes ser consciente de tu cantidad de ingresos y gastos, es decir, del dinero del que dispones. De esta forma podrás tener una idea más clara de cómo gestionar tu propio dinero y evitar vivir pos encima de tus posibilidades.
  • Identifica posibles ayudas: es posible que existan ciertas ayudas que te permitan deducirte gastos a la hora de hacer la declaración de la Renta. También puedes verte beneficiado por ayudas o descuentos que se te aplican dependiendo de tu situación económica o tipo de familia.
  • Invierte con cabeza: si estás pensando en invertir una parte de tu dinero ahorrado en algún tipo de proyecto, siempre debes valorar previamente los pros y contras de dicha inversión. Antes de poner tu dinero en disposición de otros, se plenamente consciente de los riesgos que esto conlleva. Es por ello, que en este tipo de casos te aconsejamos acudir al asesoramiento de un especialista.
  • Tu jubilación: finalmente, uno de las metas más importantes de tener una buena formación financiera es la correcta gestión de nuestros ahorros durante los años para poder tener una jubilación placentera. Por muy joven que seas y veas tu jubilación aún muy lejana, es más beneficioso ahorrar poco a poco durante muchos años que tratar de hacerlo cuando se acerque nuestro periodo de jubilación.