Francia elige Europa

El país de la libertad, igualdad y fraternidad ha vivido unos meses convulsos y llenos de vaivenes en busca de su presidente. El mundo en general y Europa en particular han seguido de cerca su desenlace. Estaba en juego el futuro del euro, de Europa y de los mercados. Finalmente, Emmanuel Macron, líder del partido político “En Marcha!” ha ganado las elecciones con un 65% de los votos frente a la polémica Marine Le-Pen, presidenta del “Frente Nacional”. Francia es la sexta economía del mundo y la quinta a nivel de exportación según los últimos datos ofrecidos por Eurostat en 2016. Con unas políticas completamente opuestas, la elección de un candidato u otro hubiese tenido unas consecuencias económicas muy diferentes entre sí.

Calificada como ultraderechista, Le-Pen dejó claro desde el principio su itinerario político en caso de victoria. Entre sus propuestas más llamativas estaban; salir de Europa y tener un control total de sus fronteras, volver al franco (moneda francesa anterior al euro), implantar una política proteccionista (fomentar las exportaciones y limitar las importaciones), aumentar el presupuesto militar e, incluso, limitar la entrada de inmigrantes. Es decir, un Brexit a la francesa. Por otro lado, el ganador Macron, del que ya apuntan que los franceses no votaron por él sino contra Le-Pen, dejó también claro su programa desde el inicio de su candidatura. En primer lugar, cree en el proyecto europeo firmemente, además, tiene una visión ecologista, de lucha contra el paro juvenil y de mantenimiento del déficit (los gastos son superiores a las ingresos) por debajo del 3%. Habrá que esperar para ver cómo se traduce esto en el futuro de Francia y de Europa.

“El mundo con Le-Pen” vs “El mundo con Macron”

La economía francesa cuenta con un paro del 10% y un endeudamiento del Estado del 98% respecto al PIB, cifra esta última que se ha incrementado en los últimos 3 años en un 6%, según recientes estimaciones aportadas por Eurostat. Cuando Le-Pen anunció en su programa la salida de Europa y del euro, hubo una fuerte huida de capitales (los inversores movieron su dinero a activos más seguros ante el miedo de que la economía fracasase) y los mercados europeos se resintieron con caídas que llegaron al 10%. Asimismo, al recuperar el antiguo franco pretendía imprimir muchas unidades monetarias, lo cual podría haber provocado una fuerte subida de precios (inflación). Sin embargo, con la victoria de Macron, la economía europea vuelve a respirar tranquila y los mercados financieros abrieron en números verdes un día después de la elección. Sin ir más lejos, el euro se cotizó a 1,10 dólares en los primeros intercambios en Asia tras el triunfo de “En Marcha!”. Una situación muy diferente de lo que hubiese sucedido con la victoria de Le-Pen, una política de ideales liberales pero para el beneficio del patriotismo francés. Según las principales firmas de analistas, la victoria del “Frente Nacional”, hubiese provocado las ventas de la divisa europea y la búsqueda de refugio en el yen (moneda de Japón).

Tras la gran crisis de 2008, el futuro de Europa es muy inestable. Las políticas de austeridad, el aumento del paro y la pérdida del poder adquisitivo son algunas de las consecuencias que han traído consigo esta quiebra financiera. El Brexit es el último acontecimiento destacable. Parece que Europa se desintegra pero esta última decisión, de una ciudadanía con una gran historia política y cultural, da un golpe de firmeza y de esperanza en son de la Liberté, égalité y fraternité.

Autor: Daniel Moreno (16 mayo 2017)

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox