La importancia de la educación financiera para la igualdad de género

Por todos es sabido que la educación es un pilar fundamental para alcanzar la igualdad en general y la de género en particular. Pero, cuando hablamos de educación financiera, debemos cuestionarnos si realmente sabemos qué son las finanzas. Normalmente, la gente tiene una visión única sobre las finanzas. La mayoría piensa que son jornadas interminables de banca o, tal vez, solo profesionales que buscan cómo pueden hacer crecer sus activos. Sin embargo, hay muchas áreas diferentes en este campo, todas ellas interesantes y que están presentes en nuestro día a día.

Por eso no es de extrañar que cuando la OCDE elabora encuestas cada dos años a nivel mundial sobre educación financiera ningún país apruebe. Porque aún no es algo de lo que se habla abiertamente en casa, ni se enseña en las escuelas. A esto contribuye que el dinero siga siendo en muchas culturas un tema tabú. Consultamos con nuestros amigos muchas decisiones, les pedimos consejos a la hora de comprar un móvil nuevo, sin embargo, las cuestiones económicas no se suelen compartir.

¿Por qué una carrera en finanzas?

Es un hecho que las mujeres han estado y todavía siguen estando infrarrepresentadas en la industria financiera. Estudios recientes muestran que entre los puestos de alto nivel en capital riesgo (venture capital) y capital privado (private equity), las mujeres ocupan solo el 9% y el 6% de esos puestos, respectivamente. En otros sectores como el derecho, las relaciones internacionales, la medicina y el mundo académico la diferencia no es tan grande.

Es normal que ante tales números nos surjan muchas preguntas. ¿Por qué sucede esto? ¿Se debe a que la mayoría de las mujeres optan por estudiar otras áreas o dudan sobre las oportunidades profesionales posteriores? ¿Por qué es tan importante para todos tener más representación femenina en el sector? ¿La igualdad de género es buena para todos, incluso para los hombres?

Michael Kimmel, sociólogo estadounidense especializado en estudios de género, es conocido entre otras cosas por su célebre frase: «Estoy aquí para reclutar a hombres que apoyen la igualdad de género». Pues Kimmel resume los beneficios de la igualdad de género en tres puntos:

  • Para los países es buena esta igualdad; porque según la mayoría de los estudios, los países con mayor igualdad son también los que tienen mayor índice de felicidad.
  • También es buena para las empresas; porque el nivel de permanencia es más alto y el grado de satisfacción mayor, con tasas de productividad más altas.
  • Y también es buena para los hombres; porque esperan que sus mujeres, sus esposas y sus compañeras, trabajen fuera de casa, y estén comprometidas con sus carreras al igual que ellos.

La igualdad es una necesidad para la sociedad

Es necesario elevar el estatus socioeconómico de las mujeres y verlas en los niveles superiores en los negocios, la tecnología, la ciencia, el arte y la filosofía. En este momento hay 10 gigantes tecnológicos, 5 en EEUU y otros tantos en China que están determinando el futuro de la humanidad a medida que nuestras vidas se fusionan con la tecnología. Y ni una sola de estas empresas está dirigida por mujeres.

Es necesario tener un número equilibrado de mujeres en la mesa de negociación y en la toma de decisiones, ya que en este siglo se están construyendo nuevas industrias y nuevos modelos económicos. Nuestros sistemas políticos e instituciones educativas están experimentando profundos cambios impulsados, entre otros, por la inteligencia artificial, la biotecnología, la nanotecnología o el blockchain.

Lo primero de lo que tenemos que ser conscientes es de los factores que hasta ahora han impactado en el progreso socioeconómico de las mujeres. La lista es larga, pero se pueden enumerar que los principales son factores biológicos, culturales, educativos, económicos, políticos, legales, corporativos, tecnológicos, psicológicos y los datos sesgados.

Una vez identificados estos factores, tenemos que ver cómo podemos ayudar a las mujeres a sobrevenirlos. Por ejemplo, construyendo negocios, encontrando oportunidades, elevando su perfil o generando riqueza a través del progreso. Pero, sobre todo, mejorando sus habilidades, su salud, su bienestar y su educación financiera. De esta forma hemos encontrado nuestra misión, que es conectar y empoderar a las mujeres que trabajen en finanzas y promover la igualdad de género en la industria. En palabras de Sheryl Sandberg, directora de Operaciones de Facebook: «No podemos cambiar aquello de lo que no somos conscientes, y una vez que nos damos cuenta, no podemos evitar cambiar».

El sector financiero, comprometido con el desarrollo sostenible

Uno de los objetivos de Finanzas para Mortales es cumplir con los retos de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. Cada día, trabajamos para que la relación que existe entre la educación financiera y el desarrollo sostenible actúe como palanca de impulso a estos ODS.

Desde Finanzas para Mortales tenemos el firme compromiso de conseguir e impartir una educación de calidad que abarque a todas las edades y colectivos sociales con el principal propósito de impulsar la educación financiera. Queremos extender la cultura financiera en la sociedad de tal forma que sea palanca para la inclusión financiera como garantía de reducción de las desigualdades. Par ello, exploramos alianzas institucionales y organizacionales como impulso para lograr una educación financiera integradora.

Desde el sector bancario, ya en 2019, la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, expresó: “El objetivo es empoderar a 10 millones de personas para 2025, en especial a las mujeres”. Este objetivo cobra especial significado cuando se calcula que en todo el planeta hay 1.700 millones de personas excluidas del sistema financiero.

Es innegable que la inclusión financiera es un catalizador para la disminución de la pobreza, otorga la capacidad de ahorrar, empodera a las mujeres, ayuda a emprender, aumenta el consumo y las inversiones. Es decir, gran parte de los problemas más graves de los países en desarrollo podrían solucionarse a través de la inclusión financiera. Así que tenemos el desafío de acabar y erradicar la pobreza, abordándolo desde la perspectiva de la inclusión financiera de la sociedad.

Es importante valorar el camino recorrido hacia la igualdad. Sin embargo, no podemos bajar la guardia porque aún queda mucho por hacer. Esto significa que a través de la formación hay oportunidades que pueden generar un gran impacto en la forma de hacer negocios y en la sociedad. El camino a la igualdad pasa por reconocer nuestras diferencias y hacer virtud de ellas en pro de mejores rendimientos y, en última instancia, de la felicidad.

Es labor de todos reflexionar sobre la igualdad de género y otras cuestiones. Concienciando de la importancia de la formación en finanzas para desenvolverse en la vida. Las finanzas, la tecnología o la ciencia no es solo cosa de unos pocos hombres. Es un problema social global, cuya solución reside en nuestras acciones individuales. Es bueno conocer el pasado para no repetir sus errores, pero también podemos aprender de él y mirar hacia delante. Implicándose ahora para evitar discriminaciones en el futuro. Siendo responsables a nivel individual disfrutaremos de unos beneficios que lo son para la sociedad global.

Lorena Busto Hurtado, Formadora voluntaria de Finanzas para Mortales

Lorena Busto Hurtado forma parte del Middle Office de la tesorería de Santander UK en Londres.

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox