“La crisis económica de 2008 me pilló a los 34 años y sin estudios” – así le ha ido a un cántabro

 

“La crisis económica de 2008 me pilló a los 34 años y sin estudios”, así le ha ido a un cántabro

14/05/2015 | Hugo Vázquez

Mi vida antes de la crisis
En el 2007 yo vivía en Santander, Cantabria, y trabajaba en una pequeña distribuidora de alimentación en Torrelavega. Antes de eso estaba en una empresa más grande de distribución en la cual repartía congelados, pero como varios compañeros no estábamos a gusto nos salimos unos cuantos y decidimos emprender y crear nuestra propia distribuidora, pequeña pero nuestra. Yo repartía y llevaba también el almacén. Era un trabajo que me gustaba y estaba bien.
Antes del inicio “oficial” de la crisis mi situación económica me permitía hacer todos los años un viaje sin problema, recuerdo que hasta me permití hacer un viaje al Caribe. En ese entonces vivía de alquiler porque soy partidario de vivir de alquiler. Tenía un coche de cuatro o cinco años de antigüedad que no necesitaba cambiar.
(El Banco Central Europeo dice que el 60% de los residentes en la eurozona vive en una casa en propiedad, pero en España el porcentaje es del 83%)
Como yo trabajaba en distribución de alimentos estaba en contacto con el sector hostelero, en mi caso específico con restaurantes de menús a los que iban camioneros, gente de polígonos, y ahí ves claramente reflejada la situación económica, cuando la economía empeora la gente ya no va o va solo a comer un bocadillo. Puedes notar que cada vez hay menos trabajadores. Así que para el 2008 hacía ya un tiempo que veía el deterioro de la situación, de manera que cuando estalló la crisis yo ya llevaba notándolo desde 2007.
Llega la crisis de 2008
Al principio esta crisis me recordó la crisis del año 1993, pero tampoco le di mayor importancia porque sabía que las crisis son algo cíclico, todo lo que sube baja, y las burbujas inmobiliarias son un fenómeno que lleva repitiéndose ya casi cuatro siglos. Luego al paso del tiempo me di cuenta que ésta crisis era más grave de lo que parecía al principio.
(El PIB cápita español cayó 8,5% en el periodo 1992-1993 y no volvió a caer, mientras que en el periodo 2008-2009 la caída fue de 4,5% y acumuló caídas anuales hasta el año 2013)
En 2009 la empresa en la que estaba tuvo que reducir su personal a un tercio y yo quedé fuera. A partir de ahí me he tenido que buscar trabajos temporales, ir de un sitio a otro, trabajar en negro y andar más-menos trampeando.
Tuve que cambiar de casa, dejar el coche, recortar gastos totalmente. A mí ésta crisis me ha afectado totalmente. También mi círculo de amigos se ha visto afectado, han tenido más trabajo con menos ingreso. Su calidad de vida en general, tanto para funcionarios como para los que son autónomos, se ha visto afectada pero no de manera tan grave como la mía.
(Desde 2009 1,3 millones de españoles vieron disminuir sus condiciones de vida. Red Europea de Lucha contra la pobreza y la Exclusión Social)
He tenido que reconducir mi vida volviendo casi al origen, volviendo al nido, después de casi 15 años de haber salido de casa de mis padres regresé en 2010 porque no me podía permitir vivir de alquiler ya que no tenía un ingreso fijo.
En mi círculo cercano nadie ha tenido que hacer algo tan drástico, tengo la suerte de tener un círculo de amigos con trabajos más estables, o son funcionarios o trabajan en la misma empresa desde hace mucho tiempo, algunos tienen educación universitaria, y si bien han tenido que recortar gastos, los que tienen hipoteca han hecho ajustes para seguir pagándolas. Se han quitado de lujos, que no lo son tanto sino que es calidad de vida, lo que te permite vivir con holgura.
Los efectos emocionales de la crisis
Antes de la crisis, cuando tenía un trabajo estaba mucho más tranquilo emocionalmente hablando. Al ir empeorando mi situación económica mis relaciones sentimentales han ido a peor, a pesar de que maduras y ya a mi edad sabes que lo importante no es lo que tiene una persona sino cómo es, el no tener una seguridad económica te hace sentir como inseguro, no te puedes permitir salir con una persona, salir un fin de semana, ir a cenar a un sitio que te gusta, o coger el coche… siempre estás incómodo. Esa inseguridad laboral es una inseguridad que condiciona tu vida. No soy una persona especialmente insegura pero sí se está incómodo.
(Quienes han visto aumentar su estado de ansiedad y depresión durante la crisis son los hombres de 35 a 45 años, sin educación universitaria, y que se han visto afectados por el desempleo. Agencia de Salud Pública de Barcelona)
De hecho ahora mismo no estoy en plan de buscar pareja, porque tienes esa mentalidad de que es un gasto e intentas recortar en tu vida todos los gastos, y he recortado de manera extrema mis gastos. Y la pareja es un gasto brutal. Cuando conoces a alguien te dices “no quiero, no quiero tener una pareja porque se me sale del presupuesto”, y es triste pero es así.
En mi grupo de amigos cercanos la situación es diferente, de hecho ha habido amigos que se han casado. Es gente que no tiene ningún problema y ha comenzado relaciones, se ha comprado un piso, etc.
Aunque ya fuera de mi círculo de amigos veo que la cosa está bastante peor. La gente con la que he coincidido en trabajos temporales está como yo.
(La crisis ha afectado a los trabajadores en tres aspectos: su salario se ha devaluado, ha aumentado la desigualdad distributiva y han aumentado los empleos precarios con ingresos que no permiten la independencia por estar debajo del umbral de la pobreza. Basado en datos del INE)
Lecciones de la crisis
De muy joven terminé el bachillerato y comencé una ingeniería técnica pero la dejé al segundo año y me puse a trabajar, por suerte o por desgracia. En ese entonces no tenía la cabeza muy amueblada y como te viene dinero fácil pues te dices “¿para qué voy a estudiar si tengo dinero?” Ahora me arrepiento de no haber estudiado, no esa carrera sino otra.
Lo que me ha quitado esta crisis es el intentar hacer planes a largo plazo. Sí intentar ver a corto plazo, asegurar lo que tengo, pero a medio plazo no pienso para nada. Me gustaría volver a vivir de alquiler, tener coche, pero ahora mismo ni me lo planteo.
Conforme ha avanzado este año 2015 mi situación económica ha mejorado un poco, ahora estoy trabajando “mini-jobs” con los cuales tengo un ingreso. Hice un curso de monitor deportivo, de monitor de Pilates, y ahora he reconducido mi vida por ese camino, es algo que me gusta y es ahora lo que me reporta un ingreso. Esto es una cosa positiva que he sacado de la crisis.

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox