La Grecia de los Estados Unidos

05/11/2013 | Financial Times – Financial Times Español

El espectro de la suspensión de pagos se ha ido de Washington pero se alza amenazador sobre una de las posesiones más exóticas de los Estados Unidos.

Puerto Rico, un territorio de los EE. UU. con un gobierno propio, está en el punto de mira de los vigilantes de los bonos. Mientras que las letras y los bonos estadounidenses son activos de reserva a nivel global, no se puede decir lo mismo de los bonos emitidos por el gobierno isleño en San Juan. Su rentabilidad ha estado aumentando de forma brusca.

Hace tiempo que se debe haber producido un choque con la realidad en Puerto Rico. Las finanzas públicas han estado sobre extendidas durante mucho tiempo. San Juan tiene deudas de unos 70 mil millones de dólares, que no quedan muy lejos de su PIB de 100 mil millones de dólares. Muchos estados han estado luchando con sus finanzas en los últimos años, y los problemas de la islalas cuales combinan una economía en apuros, un desorbitado gasto público y un déficit en la seguridad social terroríficono son desconocidos. En el caso de San Juan, sin embargo, los problemas son extremadamente grandes.

De hecho, lo que sorprende es el tiempo que han tardado los inversores en sacarlos a la luz. Puede que esto sea así gracias al estatus ambiguo de Puerto Rico. Ni siendo un estado estadounidense ni un país independiente, los puertorriqueños disfrutan de la ciudadanía estadounidense pero no pagan impuestos federales sobre su renta. Adormecidos por sus títulos del estado libres de impuestos, los inversores han subestimado el despilfarro abundante de la isla. Mientras tanto, la “doble nacionalidad” que disfrutan los habitantes les ha convencido de la reticencia in extremis de Washington de hacer frente al colapso financiero de la isla.

El reconocimiento tardío de los inversores de que Puerto Rico, aunque parezca una versión americana de Grecia, igual no merece un rescate del estilo de Grecia, lo cual ha empujado a San Juan más hacia el abismo. Irónicamente, el estatus constitucional de la isla –el cual los habitantes votaron cambiar en un referéndum no-determinante el año pasado – puede dificultar un acuerdo si fuera necesario. Puerto Rico no puede declararse en bancarrota como pueden hacer los municipios en los EE. UU. La soberanía territorial es más restringida que la de los estados. Es probable que cualquier tipo de restructuración de deuda sea un campo de minas legal.

Para evitar una crisis, harán falta más que unos recortes en el gasto público a corto plazo. San Juan necesita articular un plan creíble de reforma económica. Esto significa terminar su obsesión con la creación de una base manufacturera de alta tecnología, y centrarse en su verdadera ventaja competitiva: el turismo. Es absurdo que las rentas del turismo sólo aporten un 4 por ciento de su PIB.

Durante demasiado tiempo Puerto Rico ha delegado las decisiones más difíciles a los mercados de capital. Si la necesidad puede provocar un cambio o no, está por ver. Pero no como en Washington, San Juan no tiene el lujo de quedarse indeciso.

America´s Greece

11/05/2013 | Financial Times – Financial Times English

The spectre of default may have been lifted from Washington but it still looms over one of America´s more exotic possessions.

Puerto Rico, a self-governing US territory, is poised in the crosshairs of the bond vigilantes. While US Treasuries are a global reserve asset, the same cannot be said for bonds issued by the island´s government in San Juan. Yields on those have been rising sharply.

Puerto Rico´s is an overdue collision with reality. The territory´s finances have long been stretched. San Juan has run up debts of about $70bn, not far short of its $100bn gross domestic product. Many US states have been wrestling with their finances in recent years, and the island´s problemswhich combine a struggling economy, bloated state spending and a terrifying entitlement overhangdo not look unfamiliar. In San Juan´s case, however, they are writ extremely large.

Indeed, what is surprising is how long investors have taken to rumble them. This may be the product of Puerto Rico´s ambiguous status. Neither a US state nor an independent country, Puerto Ricans enjoy US citizenship but pay no federal taxes on their income. Lulled by the tax-free status of its paper, investors have overlooked the island´s easy profligacy. Meanwhile, the “dual citizenship” enjoyed by its inhabitants has convinced them of Washington´s reluctance in extremis to countenance the island´s financial collapse.

Investors´ belated recognition that Puerto Rico, while an American version of Greece, may not merit a Greek bailout, which has nudged San Juan closer to the edge. Ironically, the island´s constitutional status – which its inhabitants voted to change in a non-binding referendum last year – may make a resolution harder, if one is needed. Unlike US municipalities, Puerto Rico cannot declare bankruptcy. The territory´s sovereignty is more constrained than US states. Any debt restructuring is likely to be a legal minefield.

To stave off crisis will take more than short-term spending cuts. San Juan needs to articulate a credible plan for economic reform. This means ending its obsession with building a high-tech manufacturing base, and focusing on its real comparative advantage of tourism. It is absurd that tourism receipts account for just 4 per cent of GDP.

For too long, Puerto Rico has subcontracted hard decisions to the capital markets. Whether necessity can force a change of course remains to be seen. But unlike Washington, San Juan does not have the luxury of dithering.

Copyright &copy “The Financial Times Limited“.
“FT” and “Financial Times” are trade marks of “The Financial Times Limited”.
Translation for Finanzas para Mortales with the authorization of “Financial Times”.
Copyright &copy “The Financial Times Limited“.
“FT” and “Financial Times” are trade marks of “The Financial Times Limited”.
¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!