La ola de niños inmigrantes a través de México aumenta los temores de una crisis en EEUU

27/11/2015 | Jude Webber (Financial Times) – Financial Times Español

Una nueva ola de niños inmigrantes, la mayoría desde El Salvador, se están apareciendo en la frontera entre EEUU y México, causando temores de una nueva crisis humanitaria en la frontera mientras se lleva a cabo la campaña electoral estadounidense.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) dijo que el número de niños menores de 17 años interceptados en la frontera — que se extiende desde Texas hasta California — ha aumentado en un 97 por ciento, alcanzando casi los 5.000 en octubre, comparado con el mismo mes en 2014. El número de familias detenidas creció en un 179 por ciento llegando a más de 6.000.

Esto sugiere que las restricciones impuestas en la frontera sur de México — junto con las campañas informativas en Guatemala, Honduras y El Salvador dedicadas a disuadir a los potenciales inmigrantes — ya no está funcionando.

El torrente de niños no acompañados — cuyo número alcanzó 10.000 — causó una crisis humanitaria que resultó en la imposición de restricciones más estrictas. Pero desde entonces, la violencia de las pandillas en Centroamérica y el surgimiento de nuevas rutas de contrabando han causado que el número de migrantes aumente de nuevo.

La nueva oleada comenzó después de que Donald Trump, el candidato presidencial republicano, hablara en contra de los indocumentados que llegan de México, asegurando que construiría una pared para mantenerlos fuera.

Si los números aumentan de nuevo a más de 10.000, “habrá una presión enorme, justo en medio de las elecciones presidenciales”, para detener la ola, dijo Adam Isaacson, un ejecutivo sénior en el Washington Office on Latin America, quien ha estado controlando la situación.

El Sr. Isaacson aseveró que el número de niños inmigrantes había alcanzado la cifra más alta que se había visto desde junio de 2014, cuando 10.359 niños de El Salvador, Guatemala, Honduras y México fueron interceptados. Muchos de ellos habían viajado creyendo que tener un familiar cercano en EEUU les otorgaría una entrada automática.

Después de junio de 2014 — cuando el número total de niños no acompañados que intentaron entrar en EEUU desde todos los países fue de 10.620 — los números cayeron, pero han estado subiendo de nuevo desde mediados de 2015.

Dado que El Salvador ha sido desgarrado por la violencia brutal de las pandillas que se han cobrado un promedio de 18 vidas al día durante este año, muchos están dispuestos a arriesgarse a emprender la jornada hacia el norte, pagando hasta 10.000 dólares a un traficante para que los transporte.

“Es mucho más peligroso que antes”, dijo el Padre Heyman Vázquez. Explicó que el precio había subido desde que México impuso restricciones en su frontera sur el año pasado.

Las campañas informativas para disuadir a los migrantes en el “Triángulo del Norte” — Guatemala, Honduras y El Salvador — de viajar al norte han sido demasiado “esporádicas”, dijo el Sr. Isaacson. “La corrupción juega un papel importante,” añadió. “Al igual que la violencia”.

La mayoría de los inmigrantes que llegan a EEUU vienen desde México y el Triángulo del Norte. Sin embargo, otra crisis migratoria ha surgido en la frontera entre Nicaragua y Costa Rica, donde más de 2.000 migrantes cubanos en camino a EEUU se han atrancado en un limbo diplomático después de que Managua no les permitiera la entrada este mes.

Bajo la política “pies secos, pies mojados”, los cubanos que llegan por tierra pueden obtener la residencia legal en EEUU. Los inmigrantes volaron desde Cuba a Ecuador, un viaje para el cual no necesitan visado. Entonces viajaron ilegalmente por Colombia y Panamá hacia Costa Rica.

Después de que Nicaragua les negara la entrada, han estado esperando en albergues en el norte de Costa Rica.

Los ministros de relaciones exteriores regionales se reunieron en El Salvador el martes para determinar una solución pero no llegaron a un acuerdo.

Dennis Moncada, el ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, acusó a Costa Rica de “haber creado irresponsablemente una invasión de inmigrantes ilegales en nuestro territorio”. Costa Rica ha estado abogando por un corredor humanitario para permitir un pasaje seguro para los cubanos.

Manuel González, el ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, a su vez acusó a Managua de “intransigencia” por haber vetado el corredor seguro el cual había sido apoyado por otras naciones y que hubiera impedido que los cubanos cayeran en manos de traficantes.

La posición del gobierno nicaragüense “no es aceptable”, dijo, y “es irónica…?dado que no ha hecho nada con respecto a los miles de nicaragüenses que han huido a Costa Rica durante décadas”.

 

Wave of migrant children from Mexico stokes fears of US crisis

11/27/2015 | Jude Webber (Financial Times) – Financial Times English

A new wave of migrant children, mostly from violence-torn El Salvador, is turning up on America’s border with Mexico, prompting fears of a fresh humanitarian crisis on the border in the middle of a US election campaign.

The Customs and Border Protection agency said the number of under-17s intercepted on its land border, stretching from California to Texas, had increased 97 per cent to nearly 5,000 in October compared with the same month in 2014. The number of families apprehended ballooned by 179 per cent to just over 6,000.

This suggests that a clampdown on Mexico’s southern border coupled with information campaigns in Guatemala, Honduras and El Salvador to dissuade would-be migrants is no longer working.

Last year’s flood of unaccompanied minors — the numbers hit 10,000 — prompted a humanitarian crisisand tighter border restrictions. But since then, gang violence in Central America and the emergence of new smuggling routes has seen the numbers rise again.

The renewed surge came after Republican presidential candidate Donald Trump slammed undocumented migrants from Mexico and said he would build a wall to keep them out.

If the numbers rise above 10,000 again, “there will be enormous pressure — in the middle of a presidential election campaign, no less” to try again to stem the tide, said Adam Isaacson, a senior associate at the Washington Office on Latin America who has been tracking the issue.

Mr Isaacson noted that the October figure for child migrants was the highest since June 2014, when 10,359 children from El Salvador, Guatemala, Honduras and Mexico were intercepted, many having travelled in the belief that having a close relative in the US would gain them automatic entry.

After the June 2014 peak, when a total of 10,620 unaccompanied minors from all countries tried to enter the US, the numbers nosedived, but have been edging up since mid-2015.

With El Salvador riven by brutal gang violence that has claimed an average of 18 lives a day this year, many are willing to risk the perilous journey north in return for as much as $10,000 paid to a smuggler to take them.

“It’s more dangerous than before,” said Father Vázquez, saying the price had risen since Mexico clamped down on its southern border last year.

Information campaigns to dissuade migrants in the so-called Northern Triangle — Guatemala, Honduras and El Salvador — from making the trip had proved “sporadic”, Mr Isaacson said. “Corruption plays a huge role. So does violence.”

Most migrants to the US come from Mexico and the Northern Triangle. However, a separate migrant crisis has flared on the Nicaragua-Costa Rica border, where more than 2,000 Cuban migrants heading north to the US have been stuck in diplomatic limbo after Managua refused them entry this month.

Under the “wet foot, dry foot” policy, Cubans arriving by land can obtain legal US residence. The migrants flew from Cuba to Ecuador — a trip for which they do not need a visa. They then travelled illegally through Colombia and Panama to Costa Rica.

After Nicaragua refused them entry, they have been waiting in shelters in northern Costa Rica.

Regional foreign ministers met in El Salvador on Tuesday to decide their fate but the meeting ended without an agreement.

Dennis Moncada, Nicaragua’s foreign minister, accused Costa Rica of “irresponsibly launching an invasion of illegal Cuban immigrants on to our territory”. Costa Rica has been pushing for a humanitarian corridor to allow the Cubans safe passage.

Manuel González, Costa Rica’s foreign minister, in turn accused Managua of “intransigence” by vetoing a safe corridor, which other nations backed and which would prevent Cubans from falling prey to people traffickers.

“It is unacceptable to play with people’s pain,” he said, adding the Nicaraguan government’s stance was “ironic…?given that they have done nothing about the thousands of Nicaraguans who have fled to Costa Rica for decades”.

Copyright &copy “The Financial Times Limited“.
“FT” and “Financial Times” are trade marks of “The Financial Times Limited”.
Translation for Finanzas para Mortales with the authorization of “Financial Times”.
  Copyright &copy “The Financial Times Limited“.
“FT” and “Financial Times” are trade marks of “The Financial Times Limited”.
¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!