Libra (Facebook) pone en jaque al sistema financiero y monetario mundial. Claves para entender la nueva criptomoneda

Los bancos centrales ya han mostrado cautela ante la aplicación e implementación de la criptodivisa .

El gigante tecnológico Facebook ha sacudido el sistema financiero y monetario mundial con el anuncio de su nueva creación: la criptomoneda Libra. El proyecto pretende establecer un sistema de pagos entre particulares, ofreciendo transferencias de dinero instantáneas a bajos costes. Esto supone poner al alcance de los más de 2.000 millones de usuarios que tiene la red social esta nueva plataforma financiera que no deja indiferente a gobiernos y reguladores de todo el mundo.

Facebook no trata solo de unificar los sistemas de pago en internet, sino que también pretende lanzar una nueva moneda global que no está destinada a desafiar a los reguladores del Gobierno puesto que el valor de sus monedas se basa en el valor de las monedas soberanas.

 A diferencia de otras criptodivisas ya en funcionamiento, Libra estará respaldada por depósitos bancarios y bonos soberanos a corto plazo que están denominados en “divisas de bancos centrales respetados y estables” y serán custodiados por una “Reserva”, según la tecnológica. La “Reserva Libra” será administrada por la “Asociación Libra”, una entidad independiente, sin ánimo de lucro y radicada en Suiza, que aglutina a empresas como Mastercard, PayPal, Visa, Uber, Vodafone y Booking, entre otras.

No obstante, los bancos centrales ya se han mostrado cautelosos ante la aplicación e implementación de la criptodivisa anunciada por Facebook. Durante esta semana se han dado a conocer las opiniones del Banco de Inglaterra, el Banco Central Europeo y la Reserva Federal de Estados Unidos respecto a Libra y los tres coinciden en que estarán atentos a la evolución del sistema anunciado por Facebook, para asegurar que se establezcan las debidas condiciones regulatorias que garanticen “estabilidad monetaria y financiera”.

¿QUÉ ES LIBRA?

Libra nace con la idea de ser una nueva moneda digital, con el objetivo de ofrecer servicios financieros que actualmente gestionan los bancos. Pretende alcanzar zonas donde la red bancaria está muy extendida para postularse como competencia directa frente a los bancos y a las aplicaciones de pago instantáneo, mientras que en los lugares donde la red bancaria es casi inexistente, como en zonas de África, busca situarse como el principal gestor de los servicios financieros.

¿CUÁLES SON LAS DIFERENCIAS ENTRE LA LIBRA Y EL BITCOIN?

El bitcoin es una criptomoneda que no tiene fondos financieros o de reserva reconocidos, lo que ha permitido el anonimato en su gestión y, a su vez, ha provocado que se convierta en un recurso especulativo. Ruiz apunta que Libra intenta separarse de esa visión, porque “si quiere convertirse en una moneda alternativa a la que utilizamos de manera corriente actualmente no puede permitirse caer en los vicios en los que ha caído bitcoin”.

Además, Libra, al contrario que el bitcoin, intenta establecer un marco de gestión de gobernanza que ofrezca confianza, aunque no será similar al nivel que puede dar un banco central que respalda a su propia moneda. Para esto, el lanzamiento de Libra se va a basar en un blockchain, ya que va de la mano de una asociación de más de 30 empresas de prestigio (se pretende llegar a 100) que ofrecen confianza porque son multidisciplinares, con solvencia y presencia mundial.

¿CÓMO SE REGULARÁ?

“Los precedentes del bitcoin no invitan al optimismo”, señala Ruiz. La Asociación Libra ha sido transparente en su lanzamiento y ha detallado que el fondo de reserva lo van a gestionar todas las empresas, con mayoría de 2/3 en las tomas de decisiones, por lo que la criptomoneda no estará supeditada únicamente a una única entidad.

Ahora mismo supone una “amenaza” – aunque no en sentido negativo, sino de desconocimiento- porque rompe con el equilibrio tradicional de la circulación del dinero, lo que provoca que los bancos centrales pierdan el control sobre su regulación y se muestren cautelosos con la implementación de la nueva criptomoneda.

 ¿QUÉ PAPEL JUGARÁ EN LA ADOPCIÓN Y USO GLOBAL DE LAS CRIPTOMONEDAS?

“El hecho de que haya detrás de esta criptomoneda empresas tan representativas cambiará el concepto que podamos tener sobre las criptomonedas” recalca el director. De hecho, lo que se pretende es desligar a la nueva criptomoneda de la concepción de valor especulativo y vincularlo a uno de intercambio. Si en dos o tres años Libra no se ha hundido, puede romper los cimientos de los servicios de pago online, porque si esto funciona, Amazon y Google también querrán sacar sus propios proyectos.

¿SERÁ SEGURO OPERAR CON LIBRA?

Desde el punto de vista de la estructura tecnológica, el establecimiento de un blocklchain no público va a hacer que sea más seguro. Desde el punto de vista de los datos, Facebook ha sido “hábil”, ya que ha separado en una empresa independiente su incorporación a la asociación Libra, alejándola así de las acusaciones y sentencias sobre la vulneración de la privacidad y su mal uso de la gestión de datos.

“La información que pueda quedarse con Libra es la que está quedándose o bien en las transacciones a través de las tarjetas visa o de las de tu propio banco”.

¿QUÉ IMPACTO TENDRÁ EN LA VIDA DIARIA DE LOS USUARIOS?

No solo se universalizará el pago online, sino que también se podrá acceder a un mecanismo de pago en el móvil que no va a tener que apoyarse en una estructura bancaria, por lo que se reducirán los costes al no haber intermediarios.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!