Ocho consejos para alquilar piso o habitación si eres estudiante

16/07/2015 | Europa Press – Europa Press Español

La apertura de los periodos de matriculaciones en las universidades, lleva aparejado un aumento en la actividad de estudiantes que buscan alojamiento en la ciudad en la que se encuentra la facultad elegida para realizar sus estudios. De hecho, de acuerdo con un estudio elaborado por el Círculo Formación en 2014, prácticamente la mitad de los estudiantes de bachillerato (el 48%) tienen intención de desplazarse a otra población para cursar un grado universitario.

Ante el aumento de la demanda, las distintas fórmulas de vivienda o residencia, las diferencias de precios y las necesidades de cada uno, el portal Uniplaces (www.uniplaces.com) ha elaborado una lista de ocho consejos a tener en cuenta en la búsqueda, como, por ejemplo, que el coste del lugar elegido no supere el 35% del presupuesto disponible para vivir.

Según esta plataforma, el coste del alojamiento es, por lo general, la partida de gasto más elevada cuando se vive fuera de casa. Sin embargo, existen también otros gastos como manutención, desplazamientos y es conveniente tener también en cuenta que pueden surgir “imprevistos” que eleven puntualmente el coste de vivir en otra ciudad. “Por eso es fundamental saber cuál es el límite que se puede pagar cada mes”, explican.

Junto con esto, advierten de la importancia de “no esperar hasta el último momento” para ponerse a buscar piso, residencia o habitación. De hecho, aseguran que la media de lo que tardan los usuarios de Uniplaces en encontrar alojamiento se sitúa en 52 días. “La antelación es la clave”, aseguran.

DEFINIR LAS PREFERENCIAS
Dicho esto, teniendo en cuenta el presupuesto disponible y la necesidad de un mínimo de antelación para encontrar una opción que se ajuste a las propias necesidades, para lo que será necesario establecer las propias “líneas rojas”, preferencias y saber a qué cosas se está dispuesto a renunciar.

“Por ejemplo, un piso cercano a la Universidad es más cómodo y permite ahorrarte tiempo pero quizás te compense más buscar en una zona un poco más alejada para ahorrarte dinero“, señalan.

En todo caso, recomiendan “no cerrar la puerta” a ninguna opción de alojamiento que se ajuste al presupuesto y necesidades y realizar varios tipos de búsqueda paralela, como por ejemplo estudios en alquiler, habitaciones en un piso compartido o residencias para estudiantes.

En cuanto al modo de buscar, la mejor técnica, según esta plataforma, consiste en “rastrear” cuáles de los pisos y alojamientos que cumplan las condiciones que se busca están más cercanos al lugar de estudio y de qué servicios (supermercados, tiendas, transporte público, hospitales y farmacias, entre otros) dispone la zona.

ANUNCIOS FALSOS
Además, los responsables de esta plataforma señalan las ventaja de seleccionar únicamente pisos que estén “verificados por un equipo de profesionales” para lo que recomiendan utilizar únicamente como buscadores aquellos portales de Internet que “verifican los pisos que anuncian”. La razón, según advierten, es que hay quienes emplean páginas web de anuncios de alojamiento para publicar anuncios falsos que emplean para estafar a quienes se interesan por ellos.

Por ejemplo, es frecuente encontrar anuncios de pisos a buen precio cuyas fotografías corresponden en realidad a hoteles o pisos en alquiler en otros países, pese a que la dirección diga que están en la ciudad en la que se busca piso. La técnica de los estafadores, en muchos de estos casos, consiste en reclamar una paga y señal a los posibles inquilinos antes de mostrarles el piso (en realidad inexistente) y “quedar” para enseñárselo, para después no aparecer.

CONDICIONES DE LA COMUNIDAD Y DEL CONTRATO
Una vez localizado el piso, habitación o residencia que, en principio, cumpliría las condiciones que se están buscando y antes de “decantarse por uno”, es importante preguntar por las normas de la comunidad de vecinos, para tener en cuenta, entre otras cosas, los horarios de ruidos, la prohibición de fiestas, la capacidad máxima de la vivienda, la prohibición de mascotas. “Todo ello con el objetivo de tener la mejor convivencia posible”, explica Uniplaces.

Igualmente, es necesario leerse con detenimiento las condiciones del contrato para ver qué gastos están incluidos en la renta, como el agua, la calefacción, la luz, la conexión a Internet o los gastos de comunidad, así como la duración del alquiler. También hay que observar qué mobiliario y utensilios figuran en la parte del contrato que corresponde al inventario de la casa, para evitar tener problemas cuando finalice el contrato.

Copyright &copy “Europa Press“.
“Europa Press” is a trade mark of “Europa Press”.
Published for Finanzas para Mortales with authorization of “Europa Press”.
¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!