¿Qué debes tener en cuenta a la hora de invertir tus ahorros?

inversion-portada

A la hora de valorar una inversión lo fundamental es entender las reglas de juego, y en general, van a venir determinadas por los conceptos de: Rentabilidad, Riesgo, y Liquidez.

Rentabilidad:

Una explicación muy sencilla del concepto de rentabilidad es la del beneficio que nos genera la inversión realizada. Normalmente se calcula en porcentaje. En su cálculo se deben tener en cuenta, por un lado, los recursos necesarios para obtenerlo, como las materias primas, el tiempo invertido, u otros gastos, y por otro, la renta obtenida. Si el resultado es positivo el producto es rentable. En caso de ser negativo, la rentabilidad habrá sido negativa. Rentabilidad = renta obtenida / recursos invertidos

Por ejemplo, si invertimos 1.000 € y nos generaron un beneficio de 60 € en un año, ¿cuál es la rentabilidad? Rentabilidad = 60/1000 = 6%

Si hablamos de productos financieros, la rentabilidad es mayor cuanto más riesgo conlleva el producto y cuanto menos liquido es. Y es que entre los “recursos invertidos” también debemos sopesar el riesgo y el tiempo que no podremos disponer del dinero invertido, o lo que es lo mismo, que no podremos hacerlo líquido. Para entenderlo mejor, veamos los conceptos riesgo y liquidez.

Riesgo:

En el mundo financiero, el riesgo es la probabilidad de que la rentabilidad que esperamos obtener no se produzca. Es decir, la evolución de nuestras inversiones no siempre la conocemos con seguridad cuando las realizamos, por lo que el riesgo de alguna manera mide la incertidumbre que acompaña siempre a un producto financiero.

Entre los productos financieros destacan los siguientes tipos de riesgo: el riesgo de liquidez (la capacidad de un producto financiero en hacerse dinero más rápidamente), el riesgo de crédito (el riesgo de que no me paguen), y el riesgo de mercado (asociado generalmente al riesgo derivado de la evolución de los tipos de interés).

Rentabilidad y riesgo forman un binomio que va siempre unido: Cuanto más riesgo tiene un producto, mayor puede ser su rentabilidad. 

Liquidez:

Cuando hablamos de liquidez nos estamos refiriendo a tener, o poder disponer con inmediatez de dinero, no necesariamente en efectivo, también puede ser en una cuenta corriente o en un depósito bancario a la vista. Incluso podemos hablar de un activo líquido para referirnos a algún producto financiero de cuyo dinero podemos disponer en efectivo con prontitud.

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox