Ragnar Frisch – Premio Nobel de Economía 1969

La Econometría distinguida con el primer premio Nobel de economía

El primer premio Nobel de Economía, establecido para conmemorar el 300 aniversario de la fundación del Banco de Suecia, fue concedido conjuntamente en 1969 al noruego Ragnar Frisch y al holandés Jan Tinbergen por sus estudios sobre la aplicación de los modelos dinámicos al análisis de los procesos económicos. En esta primera edición, el comité encargado de conceder el Nobel quiso premiar a los pioneros en integrar las matemáticas en la formulación de la teoría económica.

Concretamente, a Ragnar Frisch se le considera el padre de una técnica, a la que él mismo bautizó con el nombre de Econometría. Su sólida formación matemática, unida a la aplicación de la estadística, dieron lugar a una nueva forma de interpretar los fenómenos económicos.

A partir de entonces los adjetivos mucho, poco o regular, pasaron a ser sustituidos por coeficientes y cantidades que establecían relaciones y magnitudes formales y no simples juicios de valor.

La Econometría

La metodología empleada por Frisch presenta la novedad del aparente contrasentido de comenzar las cosas por el final. Si hasta entonces se buscaban las consecuencias de una determinada actuación, por ejemplo, que pasaba cuando se aumentaba un impuesto, lo que hacen los económetras es recopilar datos objetivos, para después tratar de explicar porqué se habían producido esos resultados.

La Econometría se limita a constatar hechos sin prejuzgarlos. Reconoce paladinamente quela realidad está de acuerdo consigo misma y trata de encontrar las razones que han conducido a ese desenlace final. Reivindica de alguna manera los descubrimientos y la ciencia de la antigüedad, que por medio de la observación de fenómenos recurrentes llegaron a establecer hitos tan importantes como el calendario y a predecir las crecidas del Nilo o las fases de la luna.

Ragnar Frisch fundó en 1930 la Sociedad Econométrica y dos años más tarde la revista “Econométrica”, de la que fue su redactor jefe durante 22 años. En ella se han publicado ininterrumpidamente trabajos de gran seriedad, que tenían que superar el rigor académico de un Frisch enérgico y vehemente.

Exigía en todo lo que publicaba comprobaciones exhaustivas de los datos recogidos y no consentía interpretaciones frívolas con apariencias de verosimilitud. Llamaba “playometría” a la pretensión de ocultar la ignorancia con la exhibición de un sofisticado aparato matemático. Sin embargo, las expectativas depositadas en la nueva metodología han sido defraudadas en gran parte, al pretender aplicarla a prácticamente todo y de una forma excesivamente simplificada.

Además de acuñar la palabra Econometría, a Frisch se le atribuye el haber diferenciado entre micro y macroeconomía, el establecer la distinción entre economía estática y dinámica, así como la existencia de variables endógenas y exógenas. Del grado de responsabilidad y exigencia de su trabajo da cuenta la expulsión del país que tuvo que sufrir, cuando asesorando al gobierno egipcio, Frisch le comunicó al presidente Nasser que su ministro de planificación, además de incompetente, no era de fiar. El que conociese a Frisch no dudaría ni por un momento de la autenticidad de su diagnóstico, pero lo que no debió tener en cuenta el primer Nobel de Economía, es que, por encima de ello ,el susodicho ministro era amigo personal del Rais.

Para conocer un poco más a fondo sobre cada uno de los galardonados recuerda que puedes consultarlo todo en el libro ‘Una corona de laurel naranja’ o entrando al siguiente blog.

José Carlos Gómez Borrero

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox