Rumores en la red: beneficios y pérdidas al instante

Rumores en la red: beneficios y pérdidas al instante

26/04/2013 | FxM – Nacho Sainz-Ezquerra

¿Pueden afectar los rumores a los mercados? O, ¿más bien es al revés? Existen estudios en los que se demuestra las implicaciones que tienen las frases, pensamientos, estados de ánimo, etc. de las redes sociales en los mercados. Éste es el caso de Johan Bollen, profesor de la Universidad de Indiana. En su estudio “El ánimo de Twitter predice el mercado” ha concluido que los cambios de ánimo coinciden con las variaciones del Dow Jones, 3 o 4 días después. De tal manera que si la gente está feliz, el Índice sube, bajando en el caso de que se encuentre triste. En definitiva, Twitter es “la bola del cristal” del Dow Jones.

El pasado 23 de abril ocurrió lo que ya tantas veces ha pasado: un rumor en la red, en este caso un tuit falso en la cuenta de la agencia de prensa Associated Press, provocó el caos en la Bolsa. El tuit provenía de un grupo que se hacía llamar “Ejército Electrónico de Siria” y en él se decía textualmente: “Alerta: Dos explosiones en la Casa Blanca y Barack Obama está herido”. Al instante el Dow Jones perdió todo lo que había ganado durante la jornada.

Son multitud los casos, tanto para bien como para mal, en los que los rumores han hecho que los mercados suban o bajen. Cronológicamente sirvan como ejemplos algunos de los casos que se nombran a continuación.

En abril de 2004 un rumor sobre el estado de salud de Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal de EE. UU. provocó un descenso en los mercados.

Ya en el año 2007 dos empresas fueron las protagonistas: Engadget y Apple. En un determinado momento, un trabajador y bloguero de Engadget recibió información en la que se afirmaba que se producía un retraso en algunos proyectos de Apple. Inmediatamente la noticia corrió como la pólvora. ¿Cuál fue la consecuencia? Sus acciones (Apple) bajaron un 3%, lo que supuso una devaluación de 4.000 millones de dólares. Poco después se conoció que el rumor era falso.

En este mismo año, en España ocurrió algo similar. Los rumores afirmaban que la empresa farmacéutica Novartis iba a lanzar una OPA sobre Zeltia. Automáticamente en apenas unas horas, las acciones de Novartis crecieron un 15%. Posteriormente Zeltia negaba tal operación, y las acciones de Novartis volvían a sus valores normales.

En octubre de 2011 las dudas por saber cuándo se iba a celebrar la cumbre europea y por saber si se iba a ampliar o no el fondo de rescate europeo, provocó que la Bolsa española cayera un 2,73%. Y no sólo el Ibex sufrió pérdidas, el resto de bolsas europeas también se vieron afectadas.

Un año más tarde EE. UU. volvía a ser el centro de atención. Las acciones de la marca estadounidense Kodak llegaban a desplomarse un 30% en un mismo día en la bolsa de Nueva York. ¿Por qué? El origen fue “The Wall Street Journal” afirmaba que Kodak se iba a declarar en suspensión de pagos.

Otro caso es el de Repsol en enero de 2012. Su valor en bolsa se llegó a ver reducido un 2,3%, llegando incluso a perder un 3%, como consecuencia de los rumores que avanzaban que Cristina Fernández iba a nacionalizar la pertrolera YPF, de la que Repsol poseía un 58%.

El 21 de marzo de este mismo año 2013, los rumores en los que se afirmaba que Chipre podría abandonar el euro, provocó en la bolsa española un descenso del 0,77%.

Pero los rumores no sólo tienen consecuencias a nivel bursátil, a pie de calle también provocan efectos. El pasado marzo de este mismo año 2013, en Tenerife, un simple rumor provocó el caos en los cajeros automáticos de la entidad financiera Caja Canarias. La propia entidad avisó a sus clientes de que durante unas horas las operaciones que éstos realizaran no se verían reflejadas en sus cuentas hasta pasado un tiempo. Pero las redes sociales no recogieron toda la información, y muchos se creyeron que aunque sacaran dinero de los cajeros, esto no afectaría a sus cuentas corrientes, cosa que lógicamente no ocurrió. Muchos hicieron cola para poder retirar dinero con la esperanza de que ese hecho puntual no tuviera consecuencias en los saldos de sus cuentas bancarias.

Ahora son los tuits, pero antes era cuestión de los SMS y la palabra “Pásalo” ¿Estamos ante una nueva forma de atacar a la competencia? ¿O bien puede ser una estrategia de los brokers?

¿Cuántos rumores habremos escuchado que no son verdad? ¿Nos dejamos influir demasiado por lo que leemos, oímos, etc? Es necesario poder contrastar las informaciones que recibimos continuamente, y más cuando es nuestro dinero el que está en juego, ya que de igual manera no confiaríamos nuestro dinero a cualquiera. Habitualmente, bien por pere
za, por falta de iniciativa o por falta de visión no contrastamos las informaciones. Tenemos que ser lo suficientemente conscientes para poder tener en cuenta los riesgos que conllevan nuestros actos, y pensar si nos fiaríamos de todas las informaciones que corren por la red.

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox