¿Por qué se contrata un seguro?

Para evitar las consecuencias desfavorables que distintos hechos imprevistos pueden acarrear a nuestra propia persona, a nuestra familia o a nuestros bienes y propiedades. Y porque solo con la prudencia y la previsión (que son importantes) no es suficiente.

También se contratan seguros porque la alternativa del ahorro se muestra limitada: ahorrar requiere tiempo y, en caso de producirse un hecho desfavorable, puede suceder mañana y además no sabemos cuál va a ser el importe del perjuicio económico. En cambio, en un seguro sabemos exactamente el dinero que nos va a costar estar protegidos.

Finalmente, en ocasiones se contrata un seguro porque es obligatorio.

Puedes saber más del mundo de los seguros en el siguiente enlace.

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox